Menú

Así no, Valentino

0

Da igual qué argumento haya usado Valentino Rossi para defenderse porque lo ocurrido este domingo en el circuito de Sepang es indefendible. No sólo por el fondo, sino sobre todo por la forma. Y me explico. Caídas o choques involuntarios pueden ocurrir durante la batalla entre pilotos porque vas al límite, porque aumenta el riesgo. Pero lo de Valentino no es un lance de carrera desde el mismo momento en que el italiano, harto de que Márquez le luche la posición, le espera en la curva, le mira y, cuando le tiene a tiro -no hay mejor vocabulario que éste-, asesta la patada, abre la pierna con premeditación con tanta puntería que impacta contra la maneta de freno de Marc Márquez y provoca la caída del piloto español.

Muchos habrán tenido que esperar a ver la repetición para creerse lo que estaban viendo, una actuación más propia de un pandillero que de todo un nueve veces campeón del mundo de Motociclismo, un mito del deporte internacional, un ejemplo, hasta ahora, de las nuevas generaciones. Muy desesperado debe estar Valentino si tiene que contar con estas malas artes para poderse anotarse el Mundial. Malas artes que comienzan no en carrera, sino el mismo jueves en la rueda de prensa de los pilotos cuando el italiano acusa a Marc Márquez de ayudar a Lorenzo durante el Gran Premio de Australia, algo que sorprende al español y que enciende una mecha que Lorenzo, acertado, le advierte a su compañero de equipo que le puede explotar en la misma cara.

Y vaya que si le estalla. Pese a que Valentino sigue defendiendo, y no con las mejores formas su actuación, no es cierto que Márquez actuara mal o provocara el choque. Marc Márquez sólo disputa su posición, como se la disputó en Australia a Lorenzo con la misma agresividad a la que el piloto leridano nos tiene acostumbrados. En la declaraciones posteriores a la carrera, Rossi justifica su actuación diciendo que Márquez le estaba molestando. Si quiere le hacemos un campeonato y que corra solo, así seguro que sería campeón. En las motos nada es regalado aunque te llames Rossi, y estarán conmigo en que hoy Rossi ha perdido esa magia de genio del motor que tanto nos ha encandilado a muchos.

Los insultos a Márquez tras el gran premio, cuando ambos se han encontrado en dirección de carrera; la falta de humildad, la ausencia del reconocimiento de que se ha equivocado no puede sino emborronar la carrera deportiva de Valentino que no merece ganar el Mundial, pese a que los comisarios no piensen lo mismo.

Comisarios, la mayoría de ellos italianos, que sólo le han relegado a la última posición en Cheste pero ni han tocado un solo punto de los logrados gracias a una acción detestable y no olvidemos que también peligrosa. Hace cuatro años, Marco Simoncelli perdía la vida en el Gran Premio de Malasia en Sepang lo que nos recordó el riesgo que corren estos deportista y hoy Valentino ha obviado todo, las normas, la ética, la seguridad y todo por su décimo campeonato el que sabe que si no gana este año nunca más podrá ganar.

Dentro de quince días en Cheste se debería hacer justicia y que Jorge Lorenzo, que hoy ha demostrado entereza e inteligencia, gane el Mundial. Así no, Valentino.

Herramientas

0
comentarios