Menú

Bruselas toma las riendas: Grecia deberá recortar el sueldo a los funcionarios

La Comisión Europea endurece el plan de austeridad ideado por el Gobierno de Atenas para regresar a un déficit público del 3% del PIB. En concreto, recomienda a Grecia reducir los salarios a los funcionarios e implantar nuevos impuestos a los artículos de lujo.

0

Las cosas se ponen cada vez más serias para el Gobierno de Atenas. La Comisión Europea (CE) pedirá a Grecia el próximo miércoles más medidas para reducir su déficit y su deuda y sortear así el riesgo de suspensión de pagos y someterá sus cuentas públicas a una vigilancia reforzada. Además, el Ejecutivo comunitario expedientará al Gobierno de Atenas por la mala calidad de las estadísticas presupuestarias que ha enviado a Bruselas los últimos años.

El comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, considera que el último plan de austeridad elaborado por Grecia a mediados de enero para sanear sus cuentas públicas -y que prevé reducir el déficit desde el 12,7% en 2009 hasta el 2,8% en 2012- fija "objetivos ambiciosos", pero considera que existen "riesgos" que podrían frustrar el logro de estos objetivos, de ahí que inste a Atenas a adoptar medidas adicionales de consolidación presupuestaria, informa Europa Press.

¿Pero cuáles son estas medidas? El plan adicional de recorte presupuestario ideado por Bruselas sigue la línea marcada por Irlanda y Letonia. En concreto, la CE quiere que el Gobierno griego "reduzca el salario nominal" a los funcionarios, tanto de la Administración central como de los gobiernos locales, agencias, empresas e instituciones públicas, según el documento Medidas urgentes para ser adoptadas el 15 de mayo de 2010.

De este modo, Bruselas establece un plazo de cuatro meses para imponer un plan mucho más rígido de recorte presupuestario. Además, recomienda el establecimiento de nuevos impuestos sobre artículos de lujo, así como acelerar y mejorar la recaudación fiscal que afecta a los trabajadores autónomos.

El primer ministro griego, George Papandreou, que llegó al poder el pasado año, ya anunció una congelación salarial para todos los funcionarios con sueldos superiores a los 2.000 euros al mes, así como la reducción de terminados subsidios especiales que, en la práctica, constituyen una gran parte de los ingresos totales que perciben los funcionarios griegos. Sin embargo, no contemplaba el recorte del salario en términos nominales, algo por lo que ahora sí aboga la CE, en la línea con lo aplicado por Irlanda y Letonia.

El mayor sindicato del sector público griego (ADEDY) ha anunciado la convocatoria de una huelga de 24 horas para el próximo 10 de febrero en protesta por las medidas de austeridad anunciadas. El propio Papandreou señaló la pasada semana en el Foro Económico Mundial celebrado en Davos que su Gobierno estaba acelerando la aprobación de una profunda reforma tributaria para finales de febrero, y que también se introducirán cambios en el sistema de pensiones a finales del próximo abril.

Desde hace algunas semanas, la burocracia de Bruselas -tanto la CE como el Banco Central Europeo- estudian, entre otras medidas, que los países con graves desequilibrios presupuestarios aumenten el IVA en uno o dos puntos porcentuales, retrasen la edad de jubilación y congelen e, incluso, reduzcan, el salario a los funcionarios hasta que el déficit regrese al límite máximo del 3% del PIB que impone el Pacto de Estabilidad. Tras las informaciones que apuntan a un posible rescate de Grecia por parte de Bruselas, tanto Alemania como Francia se han apresurado a descartar un préstamo bilateral a Atenas, pero los analistas no descartan de momento dicha posibilidad.

España no es ajena a estos ajustes. De hecho, el peso del gasto y los sueldos públicos en el PIB debería caer a niveles de hace 10 años, según el Servicio de Estudios del BBVA. Por el momento, el Gobierno tan sólo ha propuesto un plan de austeridad con el fin de recortar el gasto público en 50.000 millones de aquí a 2013.

En Libre Mercado

    Servicios