Menú

El balance de Feijóo desespera a Vázquez: "Cifras, cifras... no me hable de cifras"

Una carta del consejero delegado de Pemex era el as en la manga que tenía Feijóo y que terminó de decantar a su favor el debate.

libertad digital
73
Una carta del consejero delegado de Pemex era el as en la manga que tenía Feijóo y que terminó de decantar a su favor el debate.
Feijóo y Pachi Vázquez en el debate | EFE

Los candidatos a la Presidencia de la Xunta del PPdG, Alberto Núñez Feijóo, y del PSdG, Pachi Vázquez, se enfrentaron este lunes en debate cara a cara en la Televisión de Galicia. El primer detalle que marcó diferencias, en un debate íntegramente en gallego, fue el saludo inicial de Feijóo, que lo hizo en los dos idiomas: "Boas noites y buenas noches", frente al socialista, que no utilizó en ningún momento el español.

La crisis económica ocupó el primer bloque, donde el político socialista adoptó un discurso populista. Culpó a Feijóo de la mala situación económica y le acusó de machacar a "jubilados, enfermos, trabajadores y parados", de los que se arrogó su representación. Vázquez llevaba la estrategia muy definida, y no se apartó de ella en ningún momento: culpar a Feijóo y a Rajoy, al que mencionó en todas sus intervenciones, de "recortar a las familias gallegas". De hecho, a pesar de que Feijóo dijo en su primera intervención que su prioridad eran los más de 200.000 parados, Vázquez, en su primer traspié, le replicó: "No quiere hablar del paro".

Feijóo se apoyó en el balance de su gestión. Con la ayuda de unos gráficos, mostró cómo Galicia estaba por debajo de la media nacional en paro, tiene menos déficit y es la región con menor deuda de todo el país. Ante la insistencia de Vázquez en decir que había familias que no se podían pagar los libros de texto, Feijóo le recordó que el 70% de la familias reciben una ayuda, pero le espetó: "A sus hijos y a los de los diputados gallegos no les vamos a pagar los libros de texto".

Ante los datos desplegados por el candidato del PP, Vázquez, visiblemente incómodo, le contestó: "Cifras, cifras, cifras... no me hable de cifras, ¿estamos mejor o estamos peor que hace cuatro años?"; y definió a Feijóo como "el presidente del paro". Asimismo, dijo que Galicia iba camino de ser "como Grecia y Portugal".

Frente a la incomodidad del candidato socialista, Feijóo siguió echando mano de las cifras del balance de su gestión: "Las cifras reflejan la verdad, por eso no le gustan"; y le recordó que fue el PSOE el que congeló las pensiones, y que allí donde gobiernan los socialistas es donde hay más paro. En este sentido, Feijóo replicó a Vázquez: "Si ustedes siguiesen gobernando, Galicia ya sería Grecia".

El momento de más tensión, y la segunda gran metedura de pata de Pachi Vázquez, llegó cuando el candidato socialista acusó a Feijóo de mentir sobre el contrato con la petrolera Pemex para que los astilleros gallegos construyan dos floteles.

"No distingue la verdad de la mentira", respondió Feijóo, que guardaba un as en la manga. En ese momento mostró una carta del consejero delegado de la compañía mexicana en la que confirmaba el acuerdo alcanzado y explicaba que en el sector naval no se pueden hacer públicos los contratos, por razones de propiedad intelectual, tal y como refleja una cláusula del acuerdo alcanzado entre Pemex y la Xunta, que estipula que si se hiciera público supondría la cancelación del mismo. Además, en la carta el consejero delegado de Pemex confirmaba que en los próximos días iniciarán conversaciones con astilleros gallegos para la construcción de varios remolcadores.

Al hablar de "bienestar y servicios sociales", Vázquez siguió en la misma línea. Acusó a Feijóo de recortar la sanidad y la educación para salvar el déficit. Ahí llegó un nuevo error del socialista, que llegó a decir que su rival "tenía el déficit niquelado" a costa de los servicios sociales, después de haber acusado a Feijóo minutos antes de mentir y falsear el déficit.

"Estoy de acuerdo, la sanidad y la educación no son los culpables de la crisis, lo son las políticas socialistas", replicó el popular; y añadió: "También estoy de acuerdo en que tengo el déficit niquelado, y agradezco que ahora lo reconozca". El presidente de la Xunta comparó la situación de los servicios sociales en Galicia y en Andalucía, donde gobierna el PSOE, y volvió a sacar de quicio a Vázquez: "¡No me hable de Andalucía, a mí me importa Galicia!".

La única baza que le quedaba al socialista era el clásico discurso del miedo: "Usted y Rajoy adelantaron las elecciones porque va a haber un rescate y quieren ocultar a los jubilados que le van a bajar las pensiones".

En el último bloque, dedicado a la autonomía de Galicia, Feijóo dejó claro que no hará ninguna reforma estatutaria que se salga de los límites constitucionales y defendió la permanencia de Galicia en la Nación española. Dijo que su gestión económica era el mejor aval de la autonomía de Galicia, que no necesita ningún rescate, como les sucede a Cataluña o a Andalucía.

Vázquez no quiso contestar a Feijóo cuando le preguntó si "volvería a pasar por el aro de todo lo que digan los nacionalistas" y proponer una "reforma inconstitucional, soberanista y rupturista". El socialista se fue entonces al tema lingüístico y dijo que él defenderá "la lengua propia de este país, que es el gallego, no era un problema hasta que llegó usted". Vázquez se comprometió a "anular del decreto del gallego" y volver al modelo de imposición del anterior Gobierno de socialistas y nacionalistas.

El popular le replicó: "Los gallegos estamos orgullosos de tener dos lenguas, que cada uno hable lo que le dé la gana, gallego o español", y defendió una "Galicia libre y bilingüe".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation