Menú

La polémica cúpula de Barceló en la ONU se desmorona

Días después de su inauguración oficial la cúpula diseñada por el artista español Miquel Barceló se desmoronaba.

4
Días después de su inauguración oficial la cúpula diseñada por el artista español Miquel Barceló se desmoronaba.

Tal día como hoy, 5 de diciembre, pero de 2008, Libertad Digital llevaba una foto en exclusiva que demostraba los desprendimientos que estaba sufriendo la polémica cúpula de Barceló y se preguntaba: "¿Diseño Barceló su cúpula con desconchones?".

La denuncia llegó en primer lugar por parte del periodista argentino Juan Gasparini que dijo que la cúpula se estaba desmoronando y que "la ONU intenta evitar que el asunto se divulgue". Para ello, "las puertas con cristales de la sala XX del Palacio de las Naciones han sido recubiertas y se ha prohibido la entrada". Tuvo que ser una lectora de LD quien aportara la prueba definitiva del desconchamiento de la creación de Barceló gracias a una visita a la sede de las Naciones Unidas en Ginebra. Una de las salas estaba cerrada al público y estaba tapada con "paneles de madera". Aún así había una puerta de cristal a través de la cual pudo fotografiar parte de la cúpula en la que se apreciaba que parte de la cúpula y la pintura se estaba desprendiendo.

Tanto la ONU como el Gobierno trataron de desmentir la exclusiva de Libertad Digital. El organismo internacional emitió un comunicado en el que se decía que "la Oficina de Naciones Unidas en Ginebra confirma que el techo-escultura en la sala de los Derechos Humanos y de la Alianza de las Civilizaciones no ha sufrido ningún daño estructural ni de otro tipo". Miguel Ángel Moratinos se expresó de igual manera al decir que "de la cúpula de Barceló no se ha caído nada, es totalmente maravillosa".

Desde un primer momento la obra del artista mallorquín se vio envuelta en la polémica ya que se habían invertido en ella 20 millones de euros, ocho de ellos aportados por los contribuyentes españoles. La aportación del Estado se hizo "recurriendo en parte al presupuesto del Ministerio de Asuntos Exteriores y en parte a las aportaciones de las comunidades autónomas". El departamento de Miguel Ángel Moratinos confirmó que además se utilizó una partida de 500.000 euros de los Fondos de Ayuda al Desarrollo. ¿La justificación? La contribución de esa obra de arte a la promoción de los derechos humanos y el multilateralismo.

El Partido Popular calificó de "irregular, inmoral e ilegal" emplear el Fondo de Ayuda al Desarrollo para costear la obra. Por ello el PP quiso reprobar al ministro por usar medio millón de euros de la FAD para costear la bóveda. Además, denunció en el Congreso que "el Ministerio de Exteriores, el 20 de enero de 2007, desembolsara un millón de euros como contribución voluntaria a la Fundación ONUART, cuando esa fundación no existía".

No extraña tal despliegue económico atendiendo a lo que esta cúpula despertaba dentro del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Moratinos la calificó como "arte con mayúsculas" por ser una obra que "lucha contra la gravedad".

Y llegó el 18 de noviembre de 2010, día de la inauguración. En ella estuvieron los Reyes, el ministro de Asuntos Exteriores, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y Zapatero. Este último la calificó como la obra de "un genio, un genio español". Se desconoce si el presidente del Gobierno conocía que la cúpula presentaba deficiencias el día de su inauguración. De haberlo sabido se habría ahorrado el comentario de que creía que la cúpula era un "reflejo de la España actual".

Otro miembro del Gobierno que no dudó en alabar la creación de Barceló fue César Antonio Molina. El ministro de Cultura calificó a Barceló como "el Miró de nuestro tiempo". Sobre el dinero aportado por el Estado aseguró que "nada es gratuito y el mundo de la cultura tampoco" por lo que su arte "cuesta dinero".

Tanto es así que pasaron los meses y la crisis económica llegó a la conocida como Capilla Sixtina del siglo XXI al deberse el 40% de la obra. En marzo de 2009 sólo se habían pagado 11 de los 19 millones que costó la obra. Aún así, el Gobierno socialista aprobó una nueva subvención de 2 millones de euros para financiar la polémica cúpula.

El Partido Popular consideró necesario la fiscalización de la financiación ante las "sospechas fundadas de irregularidades concurrentes". El PP quería que se investigara el posible fraude en la creación de la Fundación ONUART y que se investigue la legalidad de la financiación.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios