Menú

La prensa danesa llama a doña Letizia la "princesa cerilla"

Desde que se supo que la futura reina de España iba a ser doña Letizia, la prensa puso la lupa sobre su aspecto físico.

3
Desde que se supo que la futura reina de España iba a ser doña Letizia, la prensa puso la lupa sobre su aspecto físico.

Tal día como hoy, 25 de junio, pero de 2010, Libertad Digital contaba en su portada que "La prensa danesa rebautiza a Letizia como la "princesa cerilla"". La multitudinaria boda de Victoria de Suecia y Daniel Westling reunió a quince casas reales europeas, lo que sirvió para que las representantes femeninas se lucieran. Cuando la mayoría de la prensa se centró en los estilismos de las invitadas, la de Dinamarca quiso resaltar la "extrema delgadez" de doña Letizia.

El periódico danés B.T. tituló "La princesa cerilla sorprendió en la boda". En ese artículo se comentaba la extrema delgadez que paseó la Princesa de Asturias por Estocolmo, los delgadísimos brazos que mostró Letizia y la calificaron como "enfermiza" y "nada saludable". Hicieron hincapié en el comentario de una periodista que cubría la boda: "Mira esos brazos tan delgados. No puede ser saludable". No perdieron la ocasión de contar "los rumores de un posible problema de anorexia".

Desde que se anunció la boda entre doña Letizia Ortiz y el Príncipe de Asturias la prensa ha mirado con lupa a la princesa. De hecho, la propia princesa declaró en noviembre de 2003 que "me abruma saber que se fijan en todo lo que hago". Poco después, en el año 2005, la Casa del Rey tuvo que desmentir que la princesa Letizia sufriera anorexia. Respondieron a una publicación del diario El Mundo que en su sección de Crónica se preguntaba si doña Letizia sufría el llamado "mal de las princesas" haciendo referencia a diferentes artículos de la prensa francesa e inglesa sobre esa cuestión.

La periodista que firmó la noticia, Carmen Duerto, señaló que la "extrema delgadez" de la Princesa de Asturias podía deberse a "los cursos para aprender a andar como una verdadera princesa" y recordó que "su talle es dos centímetros menor al de una modelo". Otra periodista, Carmen Rigalt, sugirió días antes que doña Letizia podría sufrir anorexia: "Me abstendré de afirmar pues que la Princesa es anoréxica, pero tiene hechuras de anoréxica, y eso es objetivable".

La Casa del Rey envió una carta a Pedro J. Ramírez, director de El Mundo, para desmentir la información publicada y recordar que "los autores de los artículos citados se basan en reportajes de prensa extranjera que en ningún momento contrastaron sus afirmaciones con esta Casa" por lo que "le agradecería la publicación de esta carta para que los lectores de su periódico dispongan de información veraz y para responder así a las dudas que esos artículos puedan sembrar entre los ciudadanos".

De nuevo en 2011 se desataron las alarmas tras la publicación de unas fotos de la princesa durante una cena de gala ofrecida en el Palacio de la Moneda de Chile. El aspecto de doña Letizia volvió a levantar las sospechas sobre su posible anorexia. La princesa vestía una camisa negra anudada al cuello que dejaba desnudos sus hombros y sus brazos preocupantemente huesudos.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios