Menú

Un grupo de artistas intenta parar una función de 'El Rey León'

Los artistas protestaron durante la huelga general por la subida del IVA y Willy Toledo volvió a ser uno de los más activos en las protestas.

0

Tal día como hoy, 14 de noviembre, pero de 2012, Libertad Digital contaba en su portada que un piquete informativo formado por unos 200 trabajadores del espectáculo, entre ellos Willy Toledo y Carlos Bardem, trataron de cancelar, sin éxito, la función del musical. Fue un acto más de presión de los piquetes en aquella jornada de huelga general.

Los concentrados ante el teatro trataron de bloquear el acceso de los espectadores al interior del teatro y negociaron con representantes de la productora del musical la suspensión del pase, que finalmente se desarrolló con normalidad gracias a que medio centenar de agentes de policía rodeó la entrada al Teatro Lope de Vega para permitir el acceso a los espectadores.

A pesar de ello, durante una hora se vivieron momentos de tensión, con forcejeos y empujones, entre el público que quería entrar en el local y los piquetes que querían impedirlo. El público pudo acceder finalmente al teatro entre insultos y gritos de "vergüenza" y "a ver dónde vais cuando cierren los teatros".

Durante aquella jornada de huelga general el actor Willy Toledo se mostró bastante activo. De hecho, junto a Alberto San Juan y otros actores se encerraron en el Teatro Español como forma de sumarse a ese paro general. Su intención era permanecer encerrados durante aquel 14-N y protestar por la subida del IVA y la situación del teatro y del cine español.

Pero lo de mostrarse activo era en sentido figurado ya que según pudo comprobar esRadio, a las 9:30 de la mañana de aquel 14 de noviembre tanto San Juan como Toledo seguían dormidos. Según dijeron el resto de personas ‘encerradas’ ambos intérpretes no querían ser "las caras protagonistas" de la protesta. Mientras Alberto San Juan y Willy Toledo dormían, sus compañeros de protesta desayunaban ante una mesa en la que no faltaba de nada.

Seguramente los dueños de los bares de la zona, que ya fueron insultados e increpados por abrir sus locales, agradecieron que Willy Toledo estuviera dormido a tenor de sus precedentes como ‘piquetero’. En marzo de ese mismo año, el actor fue denunciado por liderar un piquete "muy violento" que destrozó el mobiliario de un bar de Madrid.

El periodista de El Mundo y colaborador de esRadio, Fernando Lázaro, narró desde su cuenta de Twitter los hechos. Dijo que "el piquete de Toledo denunciado rompió sillas, agredió a los clientes, prendió fuego en el local, con pintadas…" y que el dueño del bar aseguró que agredieron "a un grupo de clientes que estaba tomando una copa" y que a él lo insultaron y provocaron con frases como "eres una mierda", "o cierras o te vamos a matar". Para terminar, Lázaro apunto que "la denuncia contra Willy Toledo, al que el dueño identifica sin ninguna duda, se ha presentado a las 2:15 horas" de la madrugada".

Willy Toledo quedó en libertad sin fianza acusado de un delito contra los trabajadores y daños y atentado contra la autoridad. Por su parte, la Unión de Actores y Actrices de Madrid defendió la actuación del artista y aseguró en un comunicado que "en ningún momento participó en acto de violencia alguno contra las personas o contra las cosas" y que se limitó a tomar parte en "piquetes informativos pacíficos".

El dueño del bar aseguró que cuando se disponía a cerrar las puertas del local aparecieron e "intentaron romper las ventanas". Una vez dentro, "hicieron destrozos y empezaron a tirar a la gente" durante un espacio de entre "15 y 20 minutos". Sobre la presencia del actor en el bar, dijo que él "no le conocía, pero los clientes sí, y uno de ellos incluso le conocía específicamente".

Finalmente, el Juzgado de Instrucción número cuatro de Madrid archivó la causa contra Willy Toledo y decretó el "sobreseimiento provisional" de las diligencias. En un Auto se señalaba que "aunque subsisten indicios de un posible delito o falta, éstos no son suficientes para establecer un juicio de culpabilidad contra una determinada persona, no existiendo expectativas de obtener nuevos datos inculpatorios ante la ausencia de testigos y la falta de voluntad del dueño del bar a colaborar al no comparecer cuando ha sido citado como perjudicado".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios