Menú

El amigo de Urdangarín, nuevo director de 'La Vanguardia'

Amigo de los Urdangarín-Borbón, el nuevo director de La Vanguardia fue cronista real en su periódico y ahora escribía de gastronomía y gin tonic.

0
Amigo de los Urdangarín-Borbón, el nuevo director de La Vanguardia fue cronista real en su periódico y ahora escribía de gastronomía y gin tonic.

Las intenciones que se esconden detrás del cambio de fichas en La Vanguardia, han sido objeto de numerosas interpretaciones, pero ¿quién es Màrius Carol? Hasta su nombramiento, ejercía como relaciones públicas del grupo Godó.

Según cuenta Salvador Sostres en El Mundo, el conde de Godó lo que ha intentado con su nombramiento es sacrificar a las tres piezas clave con que el cesado director, Antich "se ha asegurado el dinero convergente", a saber, Pilar Rahola, Jordi Barbeta y Fracesc-Marc Álvaro. Además, según el columnista de Unidad Editorial, pese a no tener "el periodismo" de Juan Tapia ni el instinto de Antich, Màrius es "amable" y "su servilismo está garantizado".

Pero el nombramiento de Carol tiene aún más implicaciones. Antes de convertirse en el jefe de comunicación del Grupo Godó, Màrius escribía en el periódico de la vida social, gastronomía, ocio y hasta de los locales de la Ciudad Condal con los mejores alquimistas del gin tonic. Antes, hace más de 10 años, era el corresponsal real de La Vanguardia. Su cometido era seguir al Rey y su familia en viajes y actos oficiales.

Fue entonces cuando comenzó a trabar relación con el matrimonio Urdangarín Borbón que, gracias a que fijó su residencia en Barcelona, se intensificó y estrechó aún más. Su época de reportero "empotrado" en la Casa Real fue fructífera y logró grandes contactos entre los jefes de prensa de Zarzuela e incluso los miembros de la Familia, como esa amistad con la infanta Cristina.

Prueba de ello es su participación en tertulias durante estos meses. Según el relato del cronista del costumbrismo gastronómico de Barcelona, nuevo director de La Vanguardia, la familia Urdangarin Borbón no entiende lo que está pasando. Según dice, Iñaki y Cristina se sienten muy extrañados de todo el revuelo que se ha levantado a su alrededor con los casos Nóos y Aizóon. Se sienten colapsados, insiste Carol, y se creen víctimas de las malas decisiones de los administradores.

Uno de los frutos de la relación entre Màrius y la Zarzuela fue el libro Un té en el Savoy, de la editorial La Esfera de los libros. Publicado en mayo de 2012 con la excusa de las bodas de oro de don Juan Carlos y doña Sofía, Carol cuenta los "50 años al servicio de España" de los reyes. Abunda en el "gran equipo" que formaban Sofía y Juan Carlos, una pareja que "se complementa perfectamente". Su sintonía con Zarzuela era tal, y su relación con la "alta sociedad" catalana tan cultivada que hizo prologar su trabajo editorial por José Cusí, uno de los amigos del Rey y visitadores de la Zarzuela, aficionado como su majestad a las regatas.

Pero las conexiones del Dandy Carol -como lo definen muchos en la Ciudad Condal- no terminan ahí. También tiene muy buenas conexiones con el PP ya que fue muy amigo de Piqué -quien animó a Aznar a nombrar a Antich- y también cultiva una buena amistad con el líder de Uniò, Josep Antoni Duran i Lleida.

En cuanto a su relación con el conde de Godó, quizá una de las anécdotas más divertidas es la que cuenta este jueves Sostres. Dice que a Màrius le molesta mucho que el conde de Godó haya contratado a un chófer con su mismo nombre, Màrius, porque cuando le llama desde su despacho y dice aquello de "¡Màrius, nos vamos!", nunca sabe si se refiere a él, o al nuevo conductor.

¿Qué esperar de Carol al frente de La Vanguardia? Los que le conocen desde hace años, no dudan de que en lo político seguirá la línea marcada por el conde de Godó, es decir, como Antich. Entonces, ¿por qué su nombramiento? Según cuentan, su espíritu "separatista" pero "moderado", su afición por el FC Barcelona y lealtad al conde lo convertían en el candidato ideal.

Pero el punto decisivo que inclinó la balanza a su favor fue, según algunas fuentes, una llamada de Soraya Sáenz de Santamaría quejándose de la información que publicó hace unos días La Vanguardia, según la cual, el Gobierno planeaba eliminar el Defensor del Pueblo de Cataluña o la Sindicatura de Cuentas. Soraya negó la información y pidió al conde una reacción. El nombramiento de Màrius, cuenta pues, con el beneplácito del conde, Zarzuela y Moncloa. Una condición que, según relata en Libertad Digital Pablo Planas, es fundamental para un periódico a quien conceden gran importancia los banqueros y empresarios catalanes, no tanto por difusión, como "por influencia, aunque esta sea nefasta".

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD