Menú

Los ataques a periodistas que amparan las asociaciones de periodistas

Tradicionalmente, las asociaciones de prensa han justificado los ataques a Jiménez Losantos y se han pronunciado contra su libertad de expresión.

19

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Federico a las 8: La Generalidad denuncia a Federico Es la Mañana de Federico

Ponlo en tu web

Copia el código HTML para insertar el audio "Federico a las 8: La Generalidad denuncia a Federico" en tu blog, página web o en un foro. Puedes cambiar el ancho antes de copiar y pegar el código.

Ancho:

Código:

×

No puede escuchar el directo

Tiene alguna extensión del navegador que está bloqueando la reproducción, seguramente un bloqueador de anuncios. Desactívelo si quiere escucharnos.

×
Tradicionalmente, las asociaciones de prensa han justificado los ataques a Jiménez Losantos y se han pronunciado contra su libertad de expresión.
Arriba: Fernando González Urbaneja y María Antonia Iglesias | Izquierda: el juez Carlos Fanlo

Durante la tertulia de este martes en Es la mañana de Federico, tanto los oyentes como los tertulianos han comentado la demanda de la Generalidad contra Jiménez Losantos "en defensa del pueblo catalán". Con ironía, el director de ABC, Bieito Rubido, decía esperar que las asociaciones de la prensa de "toda España" se levanten "para defender la libertad de expresión y el derecho a poder escribir y opinar" de Federico Jiménez Losantos.

A continuación, constataba que "las asociaciones de la prensa sólo sirven para ir contra la libertad de expresión" y recordaba el caso de un periodista de su periódico que fue abroncado por hacer una pregunta en una rueda de prensa que sentó muy mal al diario El País. Desde el diario, pidieron amparo a la Asociación de la Prensa y nunca recibieron respuesta.

Se trata de una escena sucedida el 15 de julio de 2013 en una rueda de prensa en Moncloa. En aquella ocasión, el periodista de ABC decidió saltarse el tradicional pacto para las preguntas al presidente del Gobierno que solía monopolizar el corresponsal político del diario El País, Carlos Cué. Desde ABC tenían claro qué preguntar si el presidente del Gobierno concedía la palabra y así lo hizo. Desde la Asociación de la Prensa no recibieron respuesta, según se ha quejado Bieito Rubido.

También el periodista del diario El Mundo y colaborador de Es la mañana de Federico, Fernando Lázaro, ha recordado cómo el propio González Urbaneja -expresidente de la Asociación de la Prensa- miró para otro lado cuando le telefoneó personalmente para pedirle amparo. Fue cuando el diario El País publicó la conversación que mantuvo con una de sus fuentes en 2006 para tratar de aportar algo de luz a los agujeros del 11-M. Fue conocido como el "caso Parrilla".

Sobre González Urbaneja, Federico Jiménez Losantos ha rememorado la época en la que "estábamos en Antena 3, en el telediario de Luis Herrero, antes de que Mario Conde pusiera el dinero para echarnos. Era la época en que El Mundo sacó lo de Ibercorp. Pasaban los días, las semanas y hacíamos quinielas para ver qué día el telediario de Urbaneja iba a hablar del escándalo de Ibercorp, porque no lo sacó ni un sólo día".

Una asociación, contra algunos periodistas

Un pequeño repaso a la hemeroteca deja constancia de los hábitos de conducta que han tenido durante los últimos años las asociaciones de la prensa en España.

En noviembre de 2004, cuando el expresidente del Gobierno, José María Aznar se refirió a la cadena SER como al "Poder Fáctico Fácilmente Reconocible" y les acusó de mentir y manipular durante las jornadas del 11 al 14 de marzo de 2004, Fernando González Urbaneja, presidente de la Asociación de Periodistas de Madrid (APM) y de la Federación de Asociaciones de la Prensa de Madrid (FAPE) no tardó en reaccionar y acusar a Aznar de excederse:

"... se excedió y se pasó (...) no cumplió con las tareas de ejemplaridad de un líder político hacia la sociedad". Según Urbaneja, el expresidente "no entiende el fenómeno de la opinión pública, del periodismo y de cómo se trabaja en las redacciones". Consideró también que Aznar colocó a los medios "en la picota, en protagonistas forzados e indeseables, en una trinchera en la que no hay que estar". "No podemos ser –continuó– ni tan importantes ni tener tanto protagonismo. Somos más instrumentos, más medio que fin".

Un año después, en noviembre de 2005, Montilla cargó contra la COPE acusando a esta cadena de "lanzar mensajes que incitan al odio, la división y la confrontación y que sólo hacen que sembrar cizaña e ir contra los valores que en teoría defienden los titulares de esa cadena". Unas acusaciones a las que Urbaneja contestó del siguiente modo:

"Cuando se es regulador, hay que ser muy prudente y muy templado, y yo creo que él no ha sido ni prudente ni templado. Él es el regulador de la tele y de la radio, él es el regulador de lo audiovisual. El trabajo del regulador es estar callado, lo mismo que le dijimos a Conte hay que decírselo también al ministro Montilla; que palabras dichas en otro contexto o dichas por otra persona, otro ministro puede tener más capacidad para criticar lo que no le guste que el ministro regulador, el ministro responsable de ese sector. Y entonces yo creo que son unas palabras no afortunadas, que además consiguen el efecto contrario a lo que pretenden; es decir, que en vez de producir más distensión, y de hacer apelaciones a la tolerancia, a la concordia, y a la templanza, es subir la temperatura, de manera que yo creo que ha sido desafortunado".

En diciembre de 2005, Fernando González Urbaneja se pronunciaba a favor de un artículo firmado en la edición catalana del periódico 20 minutos. En aquel artículo, el juez de Barcelona, Carlos Fanlo Malagarriga, lamentaba que el grupo terrorista Terra Lliure no disparara "al corazón a Jiménez Losantos". Añadía este juez que "nada hubiera pasado porque careces de él". No contento, el juez Fanlo dirigiéndose directamente al entonces director de La Mañana de Cope, lo calificó de "mendaz, ruin, palafernero de los poderosos" (…) escoria de un periodismo provocador y cainita."

Para Urbaneja, aquel artículo "del señor Fanlo puede ampararse en la libertad de expresión y opinión. El señor Fanlo tiene esa libertad y defenderé que la tenga y que la use", dijo. Así lo publicó en el mismo periódico, en su edición de Madrid.

También fue llamativo, en junio de 2008, que el mismo Fernández Urbaneja, que seguía siendo presidente de FAPE, apoyara la condena contra Jiménez Losantos por un supuesto delito de injurias graves con publicidad contra el alcalde de Madrid. Urbaneja, el mismo que defendió la "libertad de expresión" del juez Fanlo para decir que unos terroristas deberían haber disparado en el corazón a Jiménez Losantos, señaló que el presidente de Libertad Digital se había colocado "un poco más allá del periodismo", profesión que, dijo, "tiene unos límites".

Más recientemente, en junio de 2010, el mismo González Urbaneja, tachaba de "vergüenza" la ubicación de Sara Carbonero cerca de la portería de España durante el mundial de Sudáfrica. Para este supuesto defensor de periodistas, Carbonero debería ponerse en otro lugar por ser la novia del portero de la selección, Iker Casillas.

¿A quiénes defienden estas asociaciones?

El repaso a la hemeroteca, en cambio, sí que recoge algunos casos en los que las asociaciones de prensa han salido en defensa de medios de comunicación. En diciembre de 2009, la APM y la FAME consideraron que la sentencia del juez titular del juzgado 16 de Madrid contra dos directivos de la cadena SER era "inaudita, desmesurada y asombrosa". Decía entonces que el respeto debido a las decisiones judiciales "no impide opinar que la confusión que emana sobre lo que son o no son medios informativos o sobre el concepto de revelación de secretos, es inquietante".

Ni está ni se le espera

Por supuesto, nada se sabe de las asociaciones de prensa en casos como la intervención en TV3 del escritor y guionista Jair Domínguez, en la que justificaba emprenderla a tiros contra Salvador Sostres y Juan Carlos I. Tampoco se pronunció cuando se vejó a Federico Jiménez Losantos al caricaturizarlo haciendo una felación a José María Aznar, también en TV3.

Tampoco se pronunció la Asociación de la Prensa ni la FAPE cuando en noviembre de 2011 la periodista María Antonia Iglesias aseguró, en referencia a Federico Jiménez Losantos, en La Noria, que es "imprescindible barrer de la faz de la tierra a gente como ese señor que habla de navajas, cuchillos" con "un talante absolutamente chulesco, guerracivilesco".

Nada se supo de ellos tampoco cuando en un programa de TV3 se afirmó que "si usted es un matón, una prostituta o un delincuente en un programa emitido en TV3, lo más probable es que hable en español". Éstos son sólo unos ejemplos de las ofensas que se permiten en TV3, y que no resultan ofensivas, no sólo a la Generalidad, sino tampoco a las asociaciones de la prensa.

Actualmente, la excorresponsal de COPE para la Casa Real, Elsa González, preside la FAPE, mientras que Carmen del Riego de Lucas preside la Asociación de la Prensa de Madrid.

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios