Menú

Rubalcaba busca sustituto a Roberto Jiménez tras el farol en Navarra

Él dirige la operación desde Ferraz. Ha mandado diez días a Antonio Hernando a Navarra para ver "cómo respira el PSN".

37
Él dirige la operación desde Ferraz. Ha mandado diez días a Antonio Hernando a Navarra para ver "cómo respira el PSN".
El ultimátum que dio Jiménez

"Señor Rubalcaba, ¿qué va a pasar en Navarra? ¿Habrá moción de censura?". La pregunta, al término de una sesión maratoniana en el Congreso, sólo recibió la siguiente contestación del secretario general del PSOE: "si no he hecho más que hablar últimamente. Si me han oído ustedes...". Ante la insistencia periodística que le apuntaba su silencio en la cuestión navarra, saldaba la persecución con un monosílabo: "ya".

Sin embargo, Rubalcaba no se ha olvidado de Navarra, y mucho menos del enorme problema político generado por el PSN y su líder, Roberto Jiménez. Ferraz habla de una "comunicación fluíida y permanente" entre Rubalcaba y Jiménez, pero su anuncio de una moción de censura, que sólo podría salir adelante con los votos de Bildu, dejó en evidencia a la flamante candidata recién nombrada, Elena Valenciano, corregida por Eduardo Madina y Soraya Rodríguez tras haber sentenciado que el PSOE "no irá ni a la vuelta de la esquina con Bildu".

Poco tardaron los acontecimientos en desautorizar a la número dos del PSOE cuando las fuentes de Ferraz insistían en respaldar al PSN y los responsables parlamentarios, Madina y Soraya, hablaron de un "nuevo tiempo para Navarra" en el que "no se puede tolerar la corrupción".

Éste fue el primer toque de atención para Rubalcaba. Valenciano empezaba con mal pie su campaña europea, y Jiménez podría ser la piedra en su zapato de cara a unas elecciones europeas que para los socialistas son la prueba de fuego. La última oportunidad de demostrar que el PSOE ha superado el bache electoral de hace dos años y que Rajoy está lo suficientemente quemado como para que cambie el sentido del viento político podría verse empañada por el coste político de recoger los votos de Bildu para desalojar a UPN del poder.

"Nada tiene que decir en esto Elena, ha sido Alfredo. Lo está dirigiendo personalmente", dicen fuentes socialistas a LD.

Pero, como es habitual, en la sombra. Lejos de focos, cámaras y preguntas, el líder del PSOE ha cogido al toro por los cuernos. No sólo es quien ha frenado desde Ferraz la moción de censura, dejando en evidencia al líder del PSN, a quienes los suyos le han solicitado abiertamente esta semana unas primarias en una reunión de partido; sino que es el propio Rubalcaba quien dirige la operación. En primer lugar, para buscar una fórmula (podría ser una moción de reprobación) con la que frustar públicamente la censura; y en segundo lugar, para descabezar al PSN de Roberto Jiménez y buscarle sustituto. La oportunidad sería en el mes de septiembre, fecha en la que se celebrarán las primarias autonómicas socialistas, un mes antes del proceso de primarias nacional.

Prueba de esta operación, que relatan fuentes socialistas, está el misterioso viaje de su emisario, Antonio Hernando. Diez días ha estado uno de los discípulos aventajados de Rubalcaba en la comunidad foral "viendo por dónde va el viento, cómo están los ánimos", y, sobre todo, buscando aspirantes que sustituyan a un personaje del que mucho se dice en Navarra y suena peor en boca de miembros de la Ejecutiva Federal. Por ello, la estrategia pública es la del secretario de Política Autonómica del PSOE, Antonio Hernando, quien, tras su extenso viaje, no quiso confirmar que la decisión de frenar la moción de censura ya está tomada y cerrada. En una entrevista en TVE, se limitó a asegurar que los socialistas decidirán una vez que termine la comisión de investigación parlamentaria, "dentro de 24 horas".

Pero todo está ya decidido, y hay quien bromea diciendo que "más o menos 24 horas es lo que le queda a Roberto Jiménez".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation