Menú

Mas choca con el arzobispo Sistach, que se niega a apoyar explícitamente la consulta

Los obispos catalanes toman nota de la reprobación vaticana al abad de Montserrat y eluden la petición del president para hablar del proceso.

0

"Con la Iglesia hemos topado" es la frase que debe rondar por la cabeza de Artur Mas tras el rechazo de los obispos catalanes a escenificar su apoyo, en estos momentos, al proceso separatista. El ardor independentista de los párrocos del pasado "Onze de Setembre" no se ha traducido en la implicación de los obispos catalanes, algunos de los cuales no destacan precisamente por su neutralidad política. Pero Mas se ha quejado por activa y por pasiva, ha enviado emisarios e incluso el propio Xavier Homs, católico practicante, se puso manos a la obra con tal de conseguir que los obispos, particularmente el arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, digan algo, lo que sea, sobre el proceso político que vive Cataluña y la consulta. El fracaso ha sido total, uno más.

En la pasada misa de Sant Jordi, Sistach se limitó a hablar de la secularización del país y de la responsabilidad de los políticos. No hubo nada en el sermón alusivo a la cuestión. La web de asuntos religiosos Germinansgerminabit.org da cuenta del hecho, en un texto firmado por Oriolt en el que se resalta: "En el Sant Jordi de este año se redoblaron los apremios. El mantra de siempre: el proceso pacífico, el derecho a decidir, la identidad del poble, etc, etc. Y Sistach, impertérrito, hablando de la secularización del país y de la necesidad de buenos políticos. A Artur Mas se le fue poniendo ese rictus de hombre desnortado, con la mirada perdida, que viene repitiendo con frecuencia últimamente. Otra ocasión dilapidada. Y pensó que ya estaba bien de la tomadura de pelo de Sistach. Que ahora le iban a oír a él. Por eso se fue a Montserrat, al homenaje del obispo Carrera y delante del arzobispo (de Tarragona) Pujol Balcells pidió que la Iglesia se movilizase a favor de la consulta".

Pese a que sin el papel de la iglesia catalanista el "proceso" tendría unas dimensiones muy diferentes, los obispos, y más el de Barcelona, tienen la mirada puesta en el tajante rechazo de la Santa Sede a que muestren sus simpatías por la independencia. La reprimenda por carta del nuncio Fratini al abad de Montserrat tras decir éste que el Vaticano reconocería una Cataluña independiente ha sido muy tomada en cuenta por Martínez Sistach quien, según la misma página de información religiosa, aspira a prolongar su mandato hasta principios de 2015 y no quiere dar motivos al papa Francisco para que adelante el relevo.

La Generalidad, en cambio, ha activado todos sus resortes para provocar el cambio. Afirma el texto de Germinans que "al mismo tiempo que se producían las groseras declaraciones de Montserrat, desde el ejecutivo catalán se estaba dando puerta a Sistach. Ya pretenden moverle la silla. Y tienen prisa. El tema de la consulta pinta tan mal que necesitan algún aval episcopal. Y saben que el de Sistach resulta imposible obtenerlo. De ahí que hayan empezado los reportajes periodísticos, la proliferación de rumores, los movimientos entre mitrados. Las prisas y el cortoplacismo del gobierno catalán han llegado a tal punto que darían por buena incluso la promoción del obispo Taltavull, aquel al que hasta hace dos días miraban con recelo por no ser muy nacionalista".

Las esteladas de los campanarios no resultan suficientes para animar un "proceso" que encuentra resistencias en ámbitos como el de la Iglesia en Cataluña, cuyo sector mayoritario está formado por "compañeros de viaje" y donde la adhesión se daba por descontada.

Germinans, absuelta

Pero Martínez Sistach no sólo ha estado de actualidad en los foros religiosos por su "espantada" ante Mas sino porque ha perdido el juicio promovido contra la citada página web, con lo que ya no podrá celebrar su cumpleaños, 77 años el pasado martes, con el regalo que pretendían hacerle desde su entorno, el cierre de la página que denuncia sistemáticamente la impregnación nacionalista de los sacerdotes y obispos catalanes.

En el entorno arzobispal la derrota judicial ha causado perplejidad y desasosiego, casi más que los episodios de tensión con el molt honorable. Sobre este paticular, se subraya que Sistach ha sabido nadar y guardar la ropa. Además, nadie supone, argumentan, que los obispos catalanes estén en contra del dret a decidir por lo que no ven necesario, ni sobre todo prudente, hacer pronunciamientos como los que puntualmente les exigen.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD