Menú

La ANC presiona a los comerciantes para que cierren en la Diada

Ciudadanos recoge testimonios en farmacias y panaderías sobre visitas de supuestos miembros de la Asamblea que les conminan a cerrar el 11-S.

(Barcelona)
165
Ciudadanos recoge testimonios en farmacias y panaderías sobre visitas de supuestos miembros de la Asamblea que les conminan a cerrar el 11-S.
Banderas independentistas en la Diada de Cataluña del años pasado. | Archivo

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) intensifica los preparativos para la Diada y se jacta de que ya son casi 250.000 las personas que se han inscrito para participar en una jornada que pretenden histórica y más masiva aún que la de los dos año precedentes. Sin embargo, no ocultan su preocupación ante los riesgos que entraña pretender superar la mítica barrera del millón y medio de personas del año pasado (según Sociedad Civil Catalana fueron 800.000), y por los signos que muestran un cierto cansancio y desmovilización en las bases separatistas. Los últimos actos no han ido todo lo bien que se esperaba. No obstante, la consigna es aparentar optimismo y confiar en el poder de convocatoria del sistema mediático catalán.

En este contexto, algunos farmacéuticos y propietarios de pastelerías del Ensanche barcelonés han denunciado a Ciudadanos que han recibido la inquietante visita de unos sujetos que se identificaron como miembros de la ANC y que les "invitaron" a cerrar sus establecimientos el próximo 11 de septiembre, jueves. Se trata de farmacias, pastelerías y panaderías que acostumbran a abrir en domingos y festivos, y que están sitas en la Gran Vía y la Diagonal (que son las calles que pretende "reventar" la ANC) y aledaños.

Según ha explicado la dirigente de Ciudadanos Carina Mejías a Libertad Digital, algunos de estos comerciantes se han dirigido al partido para explicar detalles como que los "visitantes" peroraban sobre el sentido histórico del próximo 11-S, la libertad de Cataluña y el derecho a decidir para justificar la "obligación moral" de cerrar.

Algunos farmacéuticos se escudaron en las guardias que les toca hacer por ley para sacudirse a los incómodos activistas. El propietario de una pastelería cercana a la Monumental alegó que tenía que abrir todos los días del año porque la prohibición de las corridas de toros le había arruinado el negocio. Otros comerciantes han advertido a Ciudadanos de que, en algunas de esas visitas, se les pidió una "aportación" de cien euros a la causa, "o la voluntad", lo que les hizo sospechar de que podría tratarse de un timo aprovechando la ocasión del 11-S.

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios