Menú

Rajoy: "El PP no se abstendrá y defenderá su victoria"

Ausencia de críticas. Ningún senador hace uso del turno de réplica. Barreiro elogia "la seriedad, el temple y la lealtad" de Rajoy.

157
Rajoy, tras su intervención en el Senado. | Tarek/PP

Le recibieron con aplausos y puestos en pie y, al término de su intervención, nadie hizo uso del turno de réplica. Como ya ocurriera en el Congreso, Mariano Rajoy solventó sin apuros la reunión con su grupo en el Senado. Cara a cara, la ausencia de críticas fue total. Y ello pese a los lamentos de pasillo, que son una constante en ambas Cámaras. "El PP no va a entrar en ningún juego ni se va a abstener en nada, ha ganado las elecciones y va a defender su victoria", zanjó el presidente.

Los senadores del PP llegaban a la cita con el líder desmoralizados. El martes por la tarde, la Cámara se convertía en una ratonera en la que los periodistas sólo les paraban para preguntar por el futuro político de la silente Rita Barberá. "Lo que tiene que hacer es pensar qué es lo mejor para el partido y que lo anteponga a sus intereses personales", contestó Alberto Fabra, dejando claro que cree que ha de dar un paso atrás. En privado, muchos no entendieron por qué se le blindaba en la diputación permanente, asegurando su aforamiento incluso en caso de nuevos comicios. "No tiene defensa, va en contra de lo que dijo públicamente Pablo Casado", se exasperaba un representante valenciano.

Un malestar, también por la incapacidad de recuperar la iniciativa política, que desapareció una vez Rajoy puso un pie en la sala donde se celebró la reunión del Grupo Popular. Y, de inmediato, se escucharon los aplausos. El presidente en funciones no mencionó a la ausente Barberá –amiga personal durante años-, y nadie le mostró su pesar por el hecho de que la exalcaldesa siga enrocada y sin dar explicaciones. Tampoco dijo nada nuevo sobre la corrupción, e incluso se mostró menos firme que en otras ocasiones. Recalcó, eso sí, que está dispuesto a considerar cualquier planteamiento "de buena fe" que le puedan plantear sus interlocutores políticos.

Duras críticas a Sánchez

Rajoy se ve este jueves con Albert Rivera y el viernes con Pedro Sánchez, pero no detalló ante sus senadores qué les ofrecerá en concreto. Especialmente, al líder de Ciudadanos, que el PP sigue considerando un "aliado natural" pese a su "coqueteo" con los socialistas. En su discurso, el presidente se limitó a defender una gran coalición encabezada por él, y ya avisó de que, sin su partido en la Moncloa, el país será prácticamente ingobernable.

"Es imposible que en España pueda haber un Gobierno que se califique como tal en contra del PP", destacó Rajoy. En su opinión, los números pueden propiciar una investidura de Sánchez, pero "la falta de coherencia de quienes la apoyarán, las discrepancias ideológicas y los intereses dispares" harán de gobernar un infierno. "No se puede engañar a la gente (…) hay que decirles la verdad y es que, en minoría, no se puede gobernar", arguyó. Cabe recordar que el PP tiene mayoría absoluta en el Senado.

Partiendo de esta base, Rajoy dio a entender que acude a la cita con Sánchez por mera cortesía. "Necesita iniciativas, seriedad y sentido común. Con noventa diputados no se puede", recalcó, para a renglón seguido censurar que el PSOE no haya incluido la amenaza separatista en el documento de negociación enviado al resto de partidos políticos, salvo al PP y los secesionistas. "Es verdaderamente sorprendente que en ese documento no se hable para nada del problema más importante que tiene España ahora, como es la amenaza independentista en Cataluña", denunció. También afeó que solventara "en un renglón" la prometida reforma de la Constitución.

En síntesis, Rajoy calcó una vez más el discurso que lleva pronunciando desde un día después de los comicios, y fue ovacionado. El gallego José Manuel Barreiro, portavoz del Grupo Popular, le elogió por su "compromiso, seriedad, temple y lealtad". "Eres el único legitimado para seguir gobernando el país", le dijo. Nada aclaró sobre la propuesta que está ultimando de cara a sus reuniones con Rivera y Sánchez. "Una intervención sin ninguna novedad", resumió un senador, que volvía a los comentarios de pasillo, una vez el presidente se marchaba sin atender a los periodistas.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios