Menú

Las amenazas a la Guardia Civil en Lérida tras el 1-O: "Hijos de puta, os vamos a matar"

Guardias Civiles y Mossos relatan al tribunal las lesiones y escraches que sufrieron antes y después del 1-O.

0
Las amenazas a la Guardia Civil en Lérida tras el 1-O: "Hijos de puta, os vamos a matar"
Juicio a los golpistas en el Tribunal Supremo | EFE

Un guardia civil que participó en el operativo para evitar el referéndum ilegal del 1-O ha relatado las amenazas de muerte que sufrieron cuando paseaban por Lérida, donde se encontraba su hotel el 2 de octubre: "Hijos de puta, os vamos a matar".

"Disfrutábamos del día libre, estábamos paseando por Lérida. Íbamos tres agentes de paisano. Uno de ellos se percató de que una persona nos podía estar siguiendo. Cambiamos de acera. Esa persona siguió caminando con el teléfono en el oído, como si estuviera hablando. Nos estaba grabando. Nos insultó y nos amenazó", recordaba.

"Nos llamó hijos de puta, nos dijo que nos íbamos a cagar, que nos iban a matar", afirmaba el guardia civil sobre el incidente con el hombre que les grababa con el teléfono móvil. Después, se dirigieron hacia el Parador Nacional: "Vimos una furgoneta. Era el mismo individuo que nos siguió amenazando".

Sin embargo, el incidente no se quedó ahí y el agente denuncia que se publicaron en redes sociales fotografías suyas durante el 1 de octubre en Artesa (Lérida), solapadas contra otras fotos que les tomaron por la calle para ser señalados. "El texto venía a decir que esos guardias civiles que paseaban por su barrio habían estado pegando a la gente el día anterior. Alentaba a la gente a ir al hotel donde creía que estábamos alojados, el Parador Nacional. Lo pensó porque nos paramos allí, pero no estábamos alojados allí", señalaba.

Otros guardias civiles han relatado los escraches y amenazas sufridas mientras se encontraban alojados en hoteles de Seo de Urgel (Lérida). Aunque los dueños de los hoteles les dispensaron un buen trato, al final por miedo les pidieron que se marcharan a otro hotel porque cuando los agentes se fueran, "ellos se quedaban allí".

Posteriormente, dos mossos d'esquadra explicaban las agresiones, lesiones y amenazas que sufrieron durante un registro y detención practicado en Sabadell. De 10 agentes que participaron en la actuación, 5 resultaron heridos: "Nos dieron patadas, puñetazos, empujones a todos (...) una de las personas sentada detrás mío me lanzó una patada en la planta del pie, y otra persona me hizo una luxación en el dedo. Estuve tres semanas aproximadamente de baja, si no recuerdo mal", relataba un agente de la Policía autonómica catalana.

Un segundo agente de los Mossos también relataba su experiencia en el registro de Sabadell: "Nosotros recibimos empujones cuando el detenido iba a salir, teníamos que intentar aguantar esa línea que teníamos, la gente se abalanza, me zarandean cogiéndome por el chaleco, se me queda enganchada la pierna derecha y se me produce una pequeña distensión en la rodilla derecha, de la que fui visitado en el Asepeyo de Sabadell. Al día siguiente fui a trabajar".

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios