Menú

El Rey destaca la fragmentación política y defiende "el ejercicio de control de la oposicion"

Felipe VI hace un alegato en defensa del "acuerdo y diálogo" porque "España no puede ser de unos contra otros sino de todos y para todos".

0

En una legislatura en la que el futuro del Gobierno depende de quienes quieren acabar con la estructura territorial de España y con la Constitución, el rey Felipe VI hizo una defensa férrea de la Carta Magna como "la base más firme que tenemos " y "lugar de encuentro de todos los españoles, de diferentes modos de entender y sentir España, con una inequívoca vocación integradora e incluyentes a la vez que respetuosa con nuestra pluralidad y diversidad territorial".

Una defensa del marco constitucional como elemento de plena vigencia en la actualidad porque sus valores de "concordia, reconciliación, entendimiento, respeto y, por supuesto, libertad" sirvieron para que "España recuperase su autoestima hace más de 40 años y el orgullo colectivo como la gran nación que es; España perdió sus miedos, encontró la paz social y dejó atrás sufrimientos y penalidades para muchos españoles".

El monarca pidió "preservar" esos valores constitucionales: "Hemos de recordar, preservar y, sobre todo, hacer prevalecer en toda su plenitud" con el siguiente objetivo: "España no puede ser de unos contra otros; España debe ser de todos y para todos". Así lo ha querido la sociedad española desde hace más de 40 años. Así lo sigue queriendo y, sobre todo, así lo merece".

En este sentido, Felipe VI quiso hacer una alusión a la fragmentación política que arrojaron las elecciones generales del pasado 10 de noviembre, tendencia que viene arrastrando el Parlamento nacional desde hace más de cuatro años: "A partir de las elecciones de diciembre de 2015 y en las sucesivas, nuestras Cortes Generales han ampliado su diversidad representativa, fruto de las diferentes opciones políticas que han concurrido a las elecciones".

Algo que ha servido para lanzar una advertencia velada al respeto al "mayor pluralismo político representativo" que "requiere el pleno desenvolvimiento de nuestro régimen parlamentario" cuya "esencia es el acuerdo como también lo es el ejercicio del control político de la oposición. Pactar y controlar, acordar en unos asuntos y disentir en otros, son consustanciales a nuestro régimen parlamentario en el que la diversidad de ideas y opiniones va unida al común respeto de los valores constitucionales".

En España

    0
    comentarios

    Servicios