Menú

Corinna corrobora la versión de Villarejo sobre las amenazas de muerte que recibió del exdirector del CNI

El Juzgado de lo Penal nº 8 de Madrid celebra el primer juicio contra el comisario Villarejo por denuncia falsa y calumnias al exdirector del CNI.

0
El Juzgado de lo Penal nº 8 de Madrid celebra el primer juicio contra el comisario Villarejo por denuncia falsa y calumnias al exdirector del CNI.
Declaración del comisario José Villarejo en el juicio de Félix Sanz Roldán, exdirector del CNI. | TSJM

Corinna Larsen, la que fuera amiga íntima del rey emérito, ha confirmado este viernes durante su declaración como testigo en el primer juicio seguido contra el comisario José Villarejo que fue amenazada en el año 2012 por el entonces director del CNI, Félix Sanz Roldán. La vista oral se celebra en el Juzgado de lo Penal nº 8 de Madrid por presuntos delitos de calumnias y denuncia falsa del comisario al ex director del CNI.

Durante su comparecencia como testigo desde Londres, Corinna Larsen ha afirmado que en la primavera de 2012 se sintió amenazada "como ciudadana, como persona normal y mujer" cuando sus oficinas y apartamento en Mónaco fue ocupado por una empresa de seguridad contratada por los servicios de inteligencia españoles (CNI). Pidió explicaciones al hoy ex monarca, que le dijo que se trataba de una operación para protegerla de los paparazzi.

Larsen también ha afirmado que el propio Sanz Roldán le trasladó que debía "seguir unas instrucciones porque si no, no podría asegurar su integridad física y la de sus hijo". Además, según el testimonio de la que fuera amiga íntima de Juan Carlos, se encontró con un libro de Lady Diana y una llamada anónima le dijo que "había muchos túneles entre Mónaco y Niza".

Durante la declaración, algo accidentada al precisar la intervención de intérpretes, el abogado del excomisario, Antonio José García Cabrera, le ha preguntado si había tenido la sensación de ser "una ciudadana amenazada por un jefe de estado y de los servicios secretos y si eso le hizo sentir miedo", a lo que la empresaria de origen alemán ha contestado afirmativamente.

"Sí, estaba decididamente muy asustada. No entendía el motivo y no se me proporcionó una explicación adecuada como ciudadana, a una persona normal, una mujer que se encuentra enfrentada con unas personas tan poderosas en territorio extranjero", ha contestado a la pregunta, calificando de "ilegal" la ocupación de sus oficinas y vivienda. Ha añadido que la explicación que obtuvo del rey no tenía sentido porque además al día siguiente tenía previsto abandonar Mónaco, por lo que no habría problemas con los fotógrafos.

También ha confirmado su encuentro personal con el ex responsable del CNI en mayo de ese año, quien se trasladó expresamente a Londres para ello según le informó el propio Juan Carlos I, y a lo que no podía negarse. "Siempre querían hacer constar que el señor Sanz Roldán recibía los órdenes del rey Juan Carlos I, que las recibía desde arriba", ha dicho.

Villarejo: "Sabía que mi vida se iba a convertir en un infierno"

Durante su comparecencia como acusado, el comisario José Villarejo ha negado cualquier ánimo de injuriar al que fuera director del CNI, asegurando que su único propósito al denunciarle era proteger los intereses institucionales de España, y ha denunciado que, en cambio, él sí sería víctima de una operación para "aniquilarle" orquestada, supuestamente, por el ex jefe de la Inteligencia española.

Villarejo, a preguntas de su abogado sobre cuál era su "ánimo" a la hora de denunciar a Sanz Roldán por, presuntamente, difundir una fotografía del excomisario cuando regresaba de una operación encubierta contra el terrorismo yihadista, ha respondido que no era injuriar sino "definitorio". Según ha declarado, le "indignó" que de esa forma se pusiera en peligro su tapadera y con ello a sus colaboradores. "Me pareció absolutamente aberrante", destacaba.

El comisario ha señalado que el motivo que le llevó a denunciar a Sanz Roldán fue defender los intereses institucionales de España, aduciendo que "como servidor del Estado" su "obligación" era "poner en conocimiento de la autoridad lo que estime que es delictivo". "Con la madre, con la patria, sin razón o sin ella. Yo jamás voy en contra, como español", ha sentenciado, al tiempo que ha criticado que "este es un país absurdo donde a uno le insultan llamándole patriota".

Por su parte, el propio Félix Sanz Roldán ha negado durante la vista oral haber amenazado en algún momento a Corinna Larsen. El juicio está previsto que quede visto para sentencia este mismo viernes.

Póngase en contacto con nosotros en investigacion@libertaddigital.com

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia