Menú
La prensa de un vistazo

Lucía Méndez babea con Sánchez, "la persona más reposada, sosegada, risueña e impertérrita"

Ayer la Consti cumplió 45 añazos y la verdad es que está envejeciendo fatal.

Ayer la Consti cumplió 45 añazos y la verdad es que está envejeciendo fatal.
Pedro Sánchez (2i), es recibido por los presidentes del Congreso, Francina Armengol (c), y del Senado, Pedro Rollán (i), a su llegada al Congreso de los Diputados para asistir a la celebración por el Día de la Constitución este miércoles. EFE/Mariscal | EFE

El Mundo

"Moncloa da por perdido el pacto del CGPJ antes de las europeas". ¿Y va a dejar de la vara con sus cachitos de juez? A ver si es verdad . A Lucía Méndez se le cae la baba con la "sonrisa abierta y por todo lo alto" de su amo y señor Sánchez el día de la Constitución. "Hay que subrayar una y otra vez -nunca serán suficientes- que la persona más tranquila, reposada, sosegada, risueña, impertérrita y hasta con ánimo festivo se llama Pedro Sánchez". Qué sí, Lucía, que lo hemos entendido, tu chico está contento y tu más. Como en otras ocasiones, Lucía pierde el decoro de periodista dejando escapar sin freno la admiración, el embobamiento que le produce su pichi, el chulo que castiga. "La fuga de Podemos al Grupo Mixto, que ha dejado a su mayoría de Gobierno sin cinco diputados, no le preocupa lo más mínimo. Lo comprobó todo el salón. Las reuniones de Ginebra, que avergüenzan a muchos socialistas, a él ni siquiera le rozan el traje. La Ley de Amnistía que rechazan la mayoría de los españoles, incentiva su vocación pedagógica y su receta mágica es que el tiempo todo lo cura". Ay, Lucía, estás más enamoriscada del chulo que la Von der Leyen, pero me parece que con Begoña no tenéis nada que hacer.


En su intento de lisonjear a su querido e inalcanzable Pedro, Lucía cae tan bajo hasta hacerle de papagayo. "Cuarto y medio de sonrisa luce Feijóo, sinceramente preocupado por las decisiones de Pedro Sánchez. Aunque no tan preocupado por el grave trastorno institucional como para sentarse con el PSOE a renovar el CGPJ". Nena, córtate un poco que das vergüenza ajena. Un azucarillo para Lucía, la perrilla bien domada.


El director Joaquín Manso, sin embargo, no está tan fascinado con la figura de Pedro Sánchez. "Sería iluso obviar los problemas a los hoy se enfrenta España. Apoyado en minorías que reniegan de la Carta Magna y la unidad que consagra, el Gobierno está inmerso en un indisimulado acoso a la independencia judicial y una colonización de las instituciones con fines partidistas". "Tras lanzar el mayor ataque al Estado de Derecho y la convivencia de las últimas décadas, los impulsores del procés marcan ahora la agenda del Gobierno incluso en el Día de la Constitución, a la cual desprecian e intentan cercar con sus acuerdos", dice el editorial.


El periódico también analiza el plantón de los diputados podemitas. "La escisión de los morados desdibuja el proyecto de Díaz, restándole fuerza parlamentaria, y amenaza con radicalizar la acción del Gobierno, fragilizando aún más una coalición ya de por sí muy fragmentada y débil". "La espantada de Podemos supone, finalmente, el hundimiento definitivo del proyecto de Pablo Iglesias, convertido en un reducto político cada vez más estrecho, sectario e incapaz de trabajar con otras fuerzas. Es decir, su consagración definitiva como partido antisistema". En realidad, ha sido su único acto de dignidad desde que Yolanda se la jugó. A ver en qué se traduce.

Para Raúl del Pozo, "empieza la venganza de los agraviados, y hay una grieta en el que llamaron Gobierno de coalición progresista. La guerra será en las redes. Yolanda y Pedro volverán a tener trastornos del sueño porque diputadas supervivientes no se han dejado anular y van a organizar la venganza. La huida de Podemos deja a Sumar con 25 diputados y al Gobierno más debilitado, al borde de la derrota diaria. Pablo Iglesias seguirá a siendo el timonel y, si se une a los separatas, su partido posiblemente desaparecerá". En realidad, ha desaparecido ya, quedan los últimos de Filipinas que poco podrán hacer.

El País

"Pedro Sánchez se abre a explorar la ‘fórmula Guilarte’ para renovar el Poder Judicial si fracasa su cita con Feijóo". Qué perra, pero qué perra tiene Sánchez con el dominio total de la Justicia. Ya no disimula nada. "El Gobierno pondrá "sobre la mesa" la idea del presidente del Poder Judicial de quitarle al Consejo la competencia sobre nombramientos de cargos judiciales y magistrados del Supremo si fracasa su reunión con el líder del PP antes de Navidades".


"El PP lleva la bronca total contra el Gobierno al 45º aniversario de la Constitución", dice el ultrasanchista Xosé Hermida, otro de los periodistas siervos favoritos de Sánchez que pululan por el folletín basura de Moncloa. "Feijóo cubre a Sánchez de descalificaciones". Con lo bien que trata Sánchez a Feijóo, hay que jorobarse. Si le ha llamado hasta narcotraficante. Eso sí, siempre al amparo de la inmunidad parlamentaria, no le vaya a caer una demanda por calumnias. "Día sí y día también, el PP martillea con la tesis de que España se encuentra inmersa en un momento dramático", se duele Hermida. "El líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, llegó al Congreso para participar en los actos, se puso delante de un micrófono y lanzó una retahíla de acusaciones contra el presidente del Gobierno, del que dijo que "lidera un movimiento en contra de la Constitución". Ni más ni menos". Bueno, chavalín periodista, eso lo ha reconocido hasta el propio Sánchez. No le intentes enmendar la plana al amo.


"En los tiempos en que lucía como el barón centrista y moderado del PP, Feijóo reprendía con dureza a la entonces portavoz parlamentaria de su partido, Cayetana Álvarez de Toledo, por los "espectáculos" que ofrecía en el Congreso", dice el plumilla sanchista. "El mismo Feijóo que este miércoles se presentó en el Congreso con una comitiva en cuya primera fila, junto a varios presidentes autonómicos, figuraba una sonriente Álvarez de Toledo". ¿Cambio de posición política, Xosé?


A lo que vamos, que frente al dóberman Feijóo, pudimos ver al siempre moderado y conciliador Sánchez, el querido líder de Xosé. "Presumió de algunos logros de su Gobierno, habló de la desigualdad entre hombres y mujeres, y deploró la violencia machista. Y aun en un tono mucho menos desabrido que el de Feijóo, no dejó pasar la ocasión de colar el reproche al PP por la falta de renovación del Consejo General del Poder Judicial". Qué raro, nunca habla de que el PP no le deja poner bajo su bota a los jueces. No parece que hablara, o Xosé no lo cuenta, ni de la amnistía, ni de la persecución al poder judicial, ni del relator salvadoreño que ha contratado fuera de España para ir contra España. De esas minucias, chitón.


Pepa Bueno pone en su "lugar" a Podemos. "La líder de los morados, Ione Belarra, aseguró que no van a poner en peligro el Gobierno, pero dejó claro que quieren tener propia voz en las negociaciones de las leyes". Vamos, que se va a dedicar a lo único que han demostrado saber hacer, tonterías de chiquillos y ruido. Pepa, que a cara dura no la gana nadie, culpa a Irene Montero y Pablo Iglesias del enfado de sus chicos, e incluso dice que "la animadversión personal de ambos hacia la vicepresidenta —agitado de forma permanente por sus fieles— no ha sido un factor menor en la ruptura". Pero Pepa, si fue Pablo quien la puso de vicepresidenta a dedo y ella la que le traicionó.


"El enroque personal, el activismo como forma de ejercer el poder institucional y las sucesivas purgas internas han ido reduciendo su predicamento a la vista de todos. Podemos es un partido en evidente retroceso y sin presencia en muchos territorios. La incapacidad para promover una renovación real de liderazgo tras la salida de Pablo Iglesias y el ensimismamiento de su estrategia lo han dejado reducido a cinco diputados, obtenidos bajo el paraguas de Sumar", dice la Pepa sin cortarse un pelo, como si no hubiéramos sido todos atónitos testigos de la puñalada trapera de la Yoli.


"A pesar de las evidentes intenciones de Podemos, Díaz ha mantenido oficialmente la ficción de que la unidad no corría peligro. Cuando firmó un pacto de Gobierno de coalición con el PSOE hablaba en nombre de 31 diputados, pero de facto solo tenía 26. El fracaso también es en parte suyo por no haber sido capaz de articular el encaje de los morados en su proyecto. El único culpable de la ruptura es Podemos, pero la responsabilidad es compartida". Pellizquito de monja a la reina de la peluquería.


ABC

"El PP rechaza una mesa para negociar con Sánchez como las que ofrece a Junts y ERC". Pero si Sánchez sólo quiere negociar el CGPJ. "Alberto Núñez Feijóo contratacó a la ofensiva de Pedro Sánchez que desde el lunes ha puesto a todos sus terminales mediáticos a presionar al PP para que acceda a actualizar el Consejo General del Poder Judicial, ofreciéndole la reforma y renovación simultánea del organismo". No le servirá de nada. La prensa adicta es eso, adicta.


"El PSOE aprueba a Podemos como interlocutor mientras Sumar habla de transfuguismo". Que Yolanda hable de trasfugismo provoca cierto rubor. Y Belarra confirma lo que todos sabemos, que no es más que una pataleta de niños mimados. "Belarra no pondrá en riesgo la legislatura". Que serán buenos chicos y no pondrán en riesgo sus traseros en el Congreso, a ver de qué iban a vivir sin sus sueldazos a costa del lomo de todos los españoles (unos más que otros). Dice el editorial que "es indudable que la vicepresidenta Yolanda Díaz no ha sabido gestionar la pluralidad de siglas que se han aglutinado bajo la plataforma que lidera. En apenas unos meses, la tensión con Podemos ha ido agravándose hasta hacerse insostenible, lo que demuestra una escasa capacidad negociadora que debería inquietar al presidente del Gobierno". Pedro duerme a pierna suelta. Sabe que estos gamberros no arriesgarán nunca su Gobierno porque se quedaría sin la pastuqui que les otorga el asiento de diputado. Ni Sánchez ni los podemitas son tan idiotas. Eso sí, "los hechos parecen demostrar, también, que el liderazgo de Díaz es más cosmético que real y que tiene más forma que fondo". Yolanda Díaz es una invención de la izquierda mediática.


Luis Herrero lleva meses dándole vueltas a "qué errores cometí en el análisis predictivo" sobre Pedro Sánchez. "¿Qué fue lo que pasé por alto?". Da igual, Luis, que te rompas la cabeza no va a cambiar los hechos. Pero como es muy cabezota, "en estos últimos cuatro meses he repasado con atención todas las respuestas que gente más lista que yo le ha ido dando a esa pregunta. Una de las más interesantes se la escuché al escritor Arturo Pérez Reverte durante la entrevista que le hicieron hace unos días en 'El Hormiguero'". "Donde los demás vemos a un político al uso, henchido de ambición y enamorado de sí mismo, él ve a un asesino". Sí, cuadra mucho con el personaje. "Afirma Pérez Reverte que no hay ningún otro pistolero que le haga sombra en toda Europa. Dice de él lo que ya sabemos: que es tenaz, atrevido y que carece de escrúpulos, pero añade que tiene el instinto exterminador del jugador de ajedrez". A esto, Luis le pone alguna pega. "Lo que de verdad le hace peligroso no es su ingenio mortal para mover las piezas en el tablero, sino la facilidad con que éstas se dejan manejar a su antojo". Les va el sueldo en ello y no ganan nada con enfrentarse al puto amo.

La Razón

"Referéndum a la escocesa o reformar la ley orgánica", estas son las condiciones de Puchi. "Por más que lo nieguen desde La Moncloa, la meta del expresidente de la Generalitat fugado Carles Puigdemont es el referéndum de autodeterminación y en la «mesa» de Ginebra en absoluto ha renunciado a él. En realidad, se siente fuerte y parte de una posición de máximos". Normal, Sánchez depende de él. Frente a esto, el editorial esgrime la Constitución como arma contra sus enemigos. "Ha alcanzado la Constitución su 45 aniversario en un estado de plenitud doctrinal, pero de honda adversidad política e institucional. Nunca en su historia había sido atacada en sus cimientos con esta virulencia por tan poderosos enemigos que se asientan en la dirección del Estado bajo el liderazgo del presidente del Gobierno". Pues nada, muchas felicidades a la Constitución. "Los españoles necesitamos más Constitución y no menos, más Ley y no menos, más libertad e igualdad y no menos, más justicia independiente y menos despotismo. Hemos disfrutado de una historia de éxito gracias a un texto que ha incentivado la concordia y el diálogo sin trincheras ni cainismo. Toca impedir que una minoría nos lo arrebate y nos condene a las tinieblas". La única solución es echar a esas minorías.


Marhuenda no ve a Sánchez tan killer. "Tiene el enorme desgaste de la amnistía y las mesas negociadoras con los independentistas, incluida la humillación de los mediadores o relatores. La oposición controla el Senado, numerosas autonomías y ayuntamientos, así como el mayor grupo en el Congreso. Hace mal en desdeñar a sus adversarios. No menos importante es el rechazo popular. A ello tiene que añadir los factores incontrolables que surgen en cualquier legislatura". Ya, pero tiene el poder y una poderosa argamasa para unir a todos: cerrar el paso a la derecha. Y todo lo demás se lo pasa por el forro.

En España

    0
    comentarios