Menú

Las informaciones sobre el software de la Complutense colocan a Begoña Gómez en una posición insostenible

El proceder de Gómez no es sólo reprobable. Es que, de confirmarse estas informaciones, podría estar rozando la apropiación indebida.

El proceder de Gómez no es sólo reprobable. Es que, de confirmarse estas informaciones, podría estar rozando la apropiación indebida.
Algún alma cándida habrá podido pensar que, dadas las circunstancias que la rodean, Begoña Gómez habría renunciado este año a su papel destacado en el 8M conseguido por ser esposa de quién es. Pues ese alma cándida se equivocaba. | C.Jordá

Las informaciones publicadas por El Confidencial y El Mundo esta semana colocan a la mujer del presidente del Gobierno, Begoña Gómez, en una situación insostenible.

Además, esas informaciones sobre el software que Gómez pidió gratis a tres empresas ponen de manifiesto la impunidad con la que ha actuado desde que su marido es presidente del Gobierno. Sólo desde la percepción de que es intocable por ser la mujer de Pedro Sánchez se explica que Begoña Gómez se haya conducido durante años en el ejercicio de sus actividades profesionales con tanta irresponsabilidad y alegría.

Es grave que la mujer del presidente del Gobierno firme cartas de recomendación a favor de empresas que se presentan a concursos públicos, que a su vez le han organizado su cátedra en la Universidad Complutense. Pero pedir que te hagan gratis una aplicación para su cátedra; que cuando esas empresas se retiran porque ven que puede haber un conflicto de interés, se hace un concurso público para que se termine la aplicación; y que una vez terminada esa aplicación es registrada en la Oficina de Patentes a nombre de Begoña Gómez es una actuación que, como poco, debe calificarse de reprobable, cuando no de apropiación indebida.

El software gratis

Las informaciones de esta semana se inician en El Confidencial, donde cuentan que Begoña Gómez negoció personalmente con tres empresas para que les hiciese una aplicación informática —un software— para su máster de Transformación Social Competitiva en la Universidad Complutense. Un software que permite a las empresas comprobar si cumplen los criterios de la Agenda 2030 de desarrollo sostenible. Esas tres empresas son Indra, Telefónica y Google, que fabricaron la aplicación a coste cero tras la petición de Begoña Gómez, que explotó evidentemente su condición de esposa del presidente del Gobierno. Es con esa condición con la que Gómez se dirige a tres multinacionales con exigencias de que le hagan un software gratis.

El proyecto se inició en 2022 liderado por Minsait, filial tecnológica de Indra, y durante el desarrollo del mismo Begoña Gómez visitó varias veces las instalaciones de Indra y Telefónica, donde fue recibida por los máximos responsables de las compañías, como informa El Confidencial.

En septiembre de 2023, cuando el desembolso ascendía a 150.000 euros, las tres compañías se retiraron del proyecto para no caer en un conflicto de intereses, ya que no podían seguir justificando una colaboración altruista de esa envergadura, cuando el máster lo dirigía la mujer del presidente del Gobierno. Entre otras cosas, Indra tenía una importante participación pública y Telefónica era adjudicataria de grandes contratos públicos, además de que en esos momentos el Estado estaba valorando volver a participar en la propiedad de la misma.

Finalización del software por concurso público

Tras la retirada de las tres multinacionales, Begoña Gómez consigue que el rectorado de la UCM saque a concurso público la finalización del software, un concurso que se hizo público el 11 de septiembre de 2023 en el que la propia Gómez firmó el pliego de prescripciones técnicas de la licitación.

El concurso se lo acabó llevando Deloitte Consulting SLU, por un importe de 60.500 euros, lo que hace que el coste total del software se eleve hasta los 210.500 euros.

Begoña Gómez registra el software a su nombre

Por si todo lo anterior no fuese suficientemente escandaloso y reprobable, al día siguiente El Confidencial publica una segunda información. Ya no se trata de que gracias a ser la mujer del presidente del Gobierno tres multinacionales hagan gratis el software para la cátedra de Begoña Gómez, sino que la mujer del presidente registró a nombre de una empresa de la que es 100% propietaria esa aplicación informática que es propiedad de la Universidad Complutense.

Es decir: la mujer de Pedro Sánchez registró en la Oficina de Patentes la aplicación de sostenibilidad que le hicieron gratis para la Universidad Indra, Telefónica y Google, y finalizó Deloitte tras concurso público de la propia UCM, y administra una empresa que ofrece esa herramienta informática en una web.

El vicerrector no autorizó a Gómez registrar el software

El pasado jueves, el diario El Mundo publicó que el que fuera vicerrector de relaciones institucionales de la Universidad Complutense, Juan Carlos Doadrio, no autorizó a Begoña Gómez que registrara a su nombre la aplicación informática elaborada gratuitamente por Indra, Telefónica y Google, y finalizada por Deloitte con dinero público. También le indicó que el registro en la Oficina de Patentes y Marcas debía realizarlo por los cauces universitarios al tratarse de una propiedad pública y haberse invertido dinero público. Juan Carlos Doadrio, además, desconocía que Gómez hubiese registrado a su nombre el software: "No se me informó de esto ni a mí, ni a la comisión de la cátedra".

Con todo ello sorprende que el rector de la Universidad Complutense de Madrid, Joaquín Goyeche, quitase importancia a las irregularidades en la actuación de Begoña Gómez en una reunión del claustro, como informa también El Mundo.

"Ese software no se hizo con dinero de la Universidad Complutense, se hizo con el dinero de la cátedra que tuviera que pagar el que sea, que yo no lo sé ni me importa", afirmó Joaquín Goyache ante el claustro.

Unas afirmaciones que resultan sorprendentes porque las tres multinacionales colaboraron con la cátedra de Begoña Gómez porque era una cátedra de la UCM. Y porque, además, es la UCM la que sacó a concurso público la finalización de ese software registrado ahora por una empresa de la que Begoña Gómez es propietaria al 100%. El proceder de Gómez no es sólo reprobable sino que podría estar rozando la apropiación indebida si se confirman todas estas informaciones.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso