Menú

"¿Sabe realmente Rajoy lo que está pasando?"

Casado avisa de que "no es el momento de hablar de pactos" con Ciudadanos y Santamaría dice que "mejor que la gente venga aprendida".

102
Casado avisa de que "no es el momento de hablar de pactos" con Ciudadanos y Santamaría dice que "mejor que la gente venga aprendida".
El presidente, este lunes, en un foro internacional en Barcelona | D. Crespo

En la campaña de las andaluzas, el entorno de Mariano Rajoy aseguraba que las cosas no saldrían tan mal como auguraban las encuestas y darían la sorpresa en las elecciones, pero llegó el día y se produjo el destrozo y la posterior crisis interna. Ahora, la historia se repite. Cargos próximos al presidente opinan que "saldremos mejor parados de lo que nosotros mismos creemos" en las autonómicas y locales. El propio Rajoy, aún asumiendo que las mayorías absolutas es cosa del pasado, ha mostrado a los barones su convicción de una victoria clara el 24M.

"Andalucía es un mundo aparte", arguyen los estrategas del PP, incluido Pedro Arriola. El jefe del Ejecutivo se acoge a los indicadores económicos para afirmar que cada vez se nota más la recuperación en la calle y ello, finalmente, tendrá repercusión en las urnas. Según fuentes del Ejecutivo, los datos relativos al empleo y la Seguridad Social del mes de abril serán "al menos, igual de buenos" que los de marzo. "Hemos fijado rumbo y ya estamos en velocidad de crucero", dijo Rajoy el sábado ante sus candidatos autonómicos, cuando apeló "a la gente honrada y a los seres humanos normales".

Rajoy cree que, al final, los españoles acabarán votando "a quienes han sacado a España de la crisis" frente a los amateurs de Ciudadanos, los "radicales" de Podemos o un PSOE que llevó al país al borde del abismo. "Si no se cambia el rumbo, 2015 será el mejor año en empleo y crecimiento económico en más de una década", prometió este fin de semana. Tal y como informó este diario, el presidente no llega a entender por qué todavía no se le reconocen sus logros.

Los candidatos saben del diagnóstico de Rajoy, pero no se muestran tan seguros del resultado. Las andaluzas generaron un enorme temor interno, que se agudiza sondeo tras sondeo. "¿Sabe realmente el presidente lo que está ocurriendo a su alrededor?", se preguntó un líder autonómico, nada más escucharle, en el acto organizado por Génova para presentar el programa electoral. La sospecha es recurrente entre los candidatos del PP. "A veces, parece que está en una nube", en voz de otro cargo consultado, que vio la referencia "a los seres humanos normales" el ejemplo perfecto para recalcar que "su discurso no funciona". Y añadió: "¿Quiénes son entonces los anormales, nuestro votante de siempre?".

En privado, la mayoría de líderes regionales y locales confiesan que "la cosa pinta mal" y que trabajan para darle la vuelta a las encuestas. "Hay muchísimo trabajo, pero no me asusta, me van los retos difíciles", aseguró Cristina Cifuentes, este lunes, en los micrófonos de esRadio. Tanto ella como Alberto Fabra en TVE abogaron por acabar con los grandes mítines y patearse la calle. A la candidata madrileña se le vio recientemente en un autobús, sin tan siquiera escolta, y al valenciano yendo "puerta a puerta". Ambos también coincidieron en que no puede haber margen en la lucha contra la corrupción. "Ni imputados ni investigados", zanjó Cifuentes.

Los pactos con Ciudadanos

La firmeza contra la corrupción será, a ojos de los candidatos populares, una de las principales herramientas para pactar con Ciudadanos llegado el caso. "No hay que tener miedo a pactar con los partidos de centro", en palabras de Juan Vicente Herrera, que ve como en Castilla y León también se le podría escapar la mayoría absoluta. Preguntado por posibles acuerdos, Fabra no los descartó y deslizó que, si es para "generar estabilidad" y fortalecer la "recuperación económica", está abierto a conversar con Ciudadanos. Todo, destacó sin medias tintas, para evitar que "vuelvan modelos antiguos", en relación a un posible pacto entre PSOE, Podemos y otras formaciones de izquierda.

La dirección nacional no cierra la puerta a negociar con Ciudadanos, pero insiste en reclamar discreción a sus barones. "No es el momento de hablar de pactos, sinceramente. Nosotros salimos a ganar, somos un partido ganador, y habrá que preguntarles a ellos si habiendo perdido pactarían con un partido que haya ganado", según Pablo Casado, en una entrevista en ABC. Si bien, reconoció que con Ciudadanos "nos une el principio de defensa de la unidad de España y el respeto a la transición y la Constitución". Y ello se agarran no pocos candidatos.

Razones para criticar a Rivera

En todo caso, la dirección reivindica su derecho a criticar a Albert Rivera y a los suyos. Aunque "nos guste que respeten al sistema y no pretendan dar una patada en el tablero", Casado encontró argumentos para el ataque. "Pretenden abrir el asunto de la legalización de drogas o la eutanasia, que pensamos que son debates que ahora mismo en España no tienen mucho interés; y han propuesto acabar con los planes de construcción del AVE y suprimir miles de ayuntamientos, que pensamos que al final no va a servir para ahorrar costes", arguyó.

Cifuentes, por ejemplo, coincide en criticar aquello que no le gusta -como subir los impuestos- pese a que no descarte un acuerdo. "Yo me llevo muy bien con Rivera", y no lo disimula. Tampoco Esperanza Aguirre, que también hace números porque ella sí se cree las encuestas y ve muy complejo alcanzar la mayoría absoluta.

A cuarenta días de los comicios, Carlos Floriano reunió al comité de campaña en la sede nacional, pero ningún portavoz ofreció una rueda de prensa. Hace meses que María Dolores de Cospedal, la secretaria general, no comparece en Génova13. Desde Palma de Mallorca, y pese a la exigencia de barones como Luisa Fernanda Rudi o el citado Herrera de hacer discursos más ideológicos, Soraya Sáenz de Santamaría se centró en la economía ante cargos del PP. España, dijo, "puede asomar la cabeza" porque se hicieron reformas que "todo el mundo reconoce".

"No nos ha tocado inaugurar mucho, hemos sido un gobierno más de pagar que de gastar, de arreglar más que de innovar. Ahora es cuando nos toca", recalcó. "Ahora toca seguir trabajando desde la experiencia. Mejor que la gente venga aprendida", destacó, incluyendo el ataque contra Ciudadanos. Mientras los candidatos tratan de reinventarse. "Campañas baratas y muy pegadas al ciudadano", explican. De ahí que se citen con dirigentes o simples ciudadanos o que opten por acudir a mercados y plazas. Y recuperan el lamento sobre Rajoy, en voz de un candidato hoy en el poder: "El problema de Mariano es que parece que está en su mundo. Que no sabe lo que pasa en la calle".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation