Menú

20 cementerios alrededor del mundo que merecen ser visitados en vida

Los cementerios son lugares donde encontrar la paz y la tranquilidad, tanto para los vivos como para los difuntos. Cada vez son más las ciudades que reivindican sus cementerios como reclamo turístico, y es que hay muchos que son auténticos museos al aire libre. 

El cementerio de Père-Lachaise, en París
1 / 20

El cementerio de Père-Lachaise, en París

El cementerio de Père-Lachaise, en París es uno de los más visitados del mundo y cada año recibe a miles de turistas que desean ver la sepultura de personalidades como María Callas, Edith Piaf o la del cantante de The Doors, Jim Morrison. 

Cementerio Nacional de Arlington, en Washington DC
2 / 20

Cementerio Nacional de Arlington, en Washington DC

Una instantánea del impresionante Cementerio Nacional de Arlington, en Washington DC. Uno de los camposantos más conocidos a nivel mundial. Su atractivo reside, no tanto en su varlor artístico, sino en su historia. 

El cementerio del Bosque, en Estocolmo
3 / 20

El cementerio del Bosque, en Estocolmo

Se trata de una de las necrópolis más impresionantes del mundo. Situada en lo alto de la colina del Skogskyrkogarden de Estocolmo, a 20 minutos en metro del centro de la ciudad. Este cementerio de unas 100.000 tumbas fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994,

Cementerio de Xoxocotlan en Oaxaca, México.
4 / 20

Cementerio de Xoxocotlan en Oaxaca, México.

A quince minutos de la ciudad de Oaxaca, los misioneros españoles establecieron el cementerio de Xoxo en el siglo XVI. Este cementerio se llena de vida en el Día de los muertos, cuando los familiares se reúnen para celebrar a sus seres queridos.

Montmartre, París
5 / 20

Montmartre, París

El cementerio de Montmartre es la imagen fúnebre del París artístico, musical y romántico de la época, que se traduce en algunas de las tumbas más originales de Europa.

Cementerio de la ciudad de Cluj, en Rumanía.
6 / 20

Cementerio de la ciudad de Cluj, en Rumanía.

El cementerio de la ciudad de Cluj, en Rumanía, se encuentra ubicado en una colina cercana a la ciudad lo que hace que el paseo por entre sus históricas tumbas sea muy pictórico.

Cementerio de La Almudena, Madrid
7 / 20

Cementerio de La Almudena, Madrid

La Almudena, en Madrid, es la principal necrópolis de Madrid, ubicado en el barrio de Ventas, es el cementerio más grande de la ciudad y uno de los mayores de Europa.

Cementerio Británico de Madrid
8 / 20

Cementerio Británico de Madrid

El Cementerio Británico de Madrid es un curioso remanso de paz en el populoso barrio de Carabanchel. Un terreno pequeño pero con mucho encanto en el que durante décadas han encontrado su eterno descanso súbditos del Reino Unido y también algunos de otros países que no podían usar un camposanto católico.

Cementerio Estadounidense de Normandía, Francia
9 / 20

Cementerio Estadounidense de Normandía, Francia

El Cementerio Estadounidense de Normandía es un cementerio y memorial de la Segunda Guerra Mundial, en Colleville-sur-Mer al Francia, donde se encuentran los soldados estadounidenses muertos en Europa durante esta guerra.

Cementerio militar alemán de Normandía
10 / 20

Cementerio militar alemán de Normandía

El cementerio militar alemán de Normandía es tan diferente al americano que parece contraponer toda una filosofía vital radicalmente distinta: frente a la eficiencia y practicidad propia de los estadounidenses el camposanto germano parece una oda al tempestuoso espíritu romántico de los teutones.

Cementerio de Génova, Italia
11 / 20

Cementerio de Génova, Italia

Se trata de otro de los cementerios más famosos del mundo y uno de los más grandes de Europa. Caminar entre las tumbas y mausoleos del cementerio de Staglieno es como hacerlo por las salas de escultura de los museos más prestigiosos de Italia.

Roseto Comunale,  en Roma
12 / 20

Roseto Comunale, en Roma

La Rosaleda comunal (Roseto Comunale) es un lugar extraordinario por la increíble profusión de rosales que crecen entre él, lo que lo convierte en un jardín precioso. En 1645 la comunidad judía de Roma comenzó a utilizar esta zona como lugar de enterramiento, y así se estableció como cementerio judío, que existió hasta 1934. El terreno después fue vendido, sus tumbas se trasladaron al “Cementerio del verano” y en su lugar el régimen fascista creó la vía del Circo Massimo. Hoy, desde lo alto de este mágico lugar, se puede apreciar el trazado del pavimento en forma de menorá (el ebreo candelabro de siete brazos), en honor al antiguo cementerio judío que allí estuvo emplazado.

El cementerio de Greyfriars, en Edimburgo
13 / 20

El cementerio de Greyfriars, en Edimburgo

El cementerio de Greyfriars es uno de los más conocidos de Edimburgo por las fantasiosas leyendas que van ligadas a su nombre y al del perrito Bobby (una mascota muy querida por los escoceses cuya lápida encontramos a la entrada aunque su cadáver realmente fue inhumado fuera del cementerio). Esta necrópolis también ha adquirido fama mundial por tratarse de uno de los lugares por donde paseaba a menudo J.K. Rowling mientras se hallaba inmersa en la escritura de la saga de Harry Potter.  

Cementerio viejo de Beziers
14 / 20

Cementerio viejo de Beziers

Menos famoso que otros cementerios de Francia y, en especial que los de París, el de Beziers es una verdadera galería de arte al aire libre que da cuenta del glorioso momento que vivió esta ciudad del sur del país a finales del siglo XIX y principios del XX.

Cementerio de Glendaloug, Irlanda
15 / 20

Cementerio de Glendaloug, Irlanda

En plena naturaleza el cementerio de Glendalough estaba junto a un importante conjunto monástico -de ahí la torre redonda de la imagen- y hoy en día es uno de esos lugares en los que se respira la Irlanda más auténtica, con tumbas de varios siglos de antiguedad que podrían inspirar un relato de terror gótico.

Cementerio de Forthill, en Galway, Irlanda
16 / 20

Cementerio de Forthill, en Galway, Irlanda

El pequeño cementerio de Forthill, en Galway, es quizá menos espectacular que otros de la propia Irlanda y que casi todos los de esta galería, pero guarda una historia que no hay que olvidar: allí fueron masacrados 300 españoles, naúfragos de la Armada Invencible, que habían sido detenidos en las costas cercanas. Una placa de piedra instalada hace unas décadas es hoy en día el único recuerdo físico que queda de ellos.

Cemitério dos Prazeres, Lisboa
17 / 20

Cemitério dos Prazeres, Lisboa

Se trata del lugar de enterramiento de famosas personalidades portuguesas, principalmente actores, escritores, pintores, presentadores de programas de televisión. Su inusual nombre proviene del barrio que se halla más cercano a este campo santo, Prazeres, que significa placeres. El cementerio se creó en 1833, tras una epidemia de cólera que asoló Lisboa y diezmó la ciudad. 

Cementerio Judío de Praga
18 / 20

Cementerio Judío de Praga

El cementerio judío de Praga es uno de los lugares más sobrecogedores de la capital checa: la increíble acumulación de tumbas en un espacio relativamente pequeño crea una impresión única en el viajero, que al mismo tiempo se maravilla de la belleza resultante de tan azaroso proceso y se conmueve por la situación de ese pueblo, casi obligado a no dar una sepultura digna a los suyos.

Monte de los Olivos en Jerusalén
19 / 20

Monte de los Olivos en Jerusalén

Muy distinto al cementerio viejo de Praga, el del Monte de los Olivos en Jerusalén es también espectacular y, además, tiene singular importancia para judíos de todo el mundo, no sólo porque a sus pies están las tumbas de varios patriarcas sino porque muchos creen que los enterrados allí serán los primeros en resucitar. Cientos de miles de tumbas dan fe de esa creencia.

Cementerio judío de Remuh, Cracovia
20 / 20

Cementerio judío de Remuh, Cracovia

En pleno barrio judío de Cracovia, el pequeño cementerio de la sinagoga Remuh parece transportarnos a un pasado muy lejano. Milagrosamente la propia sinagoga, el camposanto y casi todo el barrio sobrevivieron a la II Guerra Mundial.

Temas

Recomendamos

0
comentarios