Menú

El arte ucraniano busca su identidad en Madrid tras un viaje entre bombas

El Museo Thyssen presenta En el ojo del huracán, una exposición que reúne 69 obras ucranianas, entre pinturas, dibujos, collages o diseños teatrales, de las primeras décadas del siglo XX. Tradicionalmente, han sido expuestas bajo la etiqueta de “vanguardia rusa y soviética”. En palabras del director de la pinacoteca madrileña, Guillermo Solana, es hora de “recuperar su identidad robada”.

1 / 9

Las obras de arte que forman parte de la exposición se han trasladado desde Kyiv al Museo Nacional Thyssen-Bornemisza de Madrid en unas condiciones excepcionales, convirtiéndose en el mayor transporte de arte legal que sale de un país devastado por la guerra hasta la fecha. | Imagen: Ellen + Michael Ringier, Suiza. Carrusel. Óleo sobre lienzo.

2 / 9

Las obras de arte que han llegado hasta Madrid partieron un día en el que cayeron más de un centenar de bombas rusas. Han sido transportadas en dos camiones, custodiadas por tanques, y recorrieron 3.000 kilómetros. | Imagen: Manuil Shekhtman. Pogromo judío, 1926. Temple sobre lienzo.

3 / 9

Dos restauradoras revisan en Kyiv una de las obras que forman parte de la exposición. 

4 / 9

“El genocidio cultural no mata, pero roba la identidad”, reivindicó Serhii Pohoreltsev, el embajador de Ucrania en España, durante la presentación de la exposición. | Imagen: Oleksandr Bohomazov. Paisaje, locomotora, 1914-1915.

5 / 9

En el ojo del huracán. Vanguardia en Ucrania, 1900-1930 muestra las diferentes tendencias artísticas, desde el arte figurativo hasta el futurismo o el constructivismo. El desarrollo de la vanguardia en Ucrania tuvo lugar en un complejo contexto sociopolítico en el que colapsaron imperios, estalló la primera guerra mundial y las revoluciones de 1917, a las que siguió la guerra de independencia de Ucrania (1917-1921) y la posterior creación de la Ucrania soviética. La despiadada represión estalinista contra la intelectualidad ucraniana llevó a la ejecución de docenas artistas e intelectuales. La hambruna de 1932 y 1933 mató a casi cinco millones de ucranianos. | Imagen: Semen Yoffe. En la galería de tiro, 1932. Óleo sobre lienzo.

6 / 9

A pesar del contexto social tan hostil, el arte ucraniano vivió un periodo de experimentación extraordinario. La muestra cuenta con los principales maestros de la vanguardia ucraniana, como Oleksandr Bohomazov, Vasyl Yermilov, Viktor Palmov y Anatol Petrytskyi.| Imagen: Wladimir Baranoff-Rossiné. Adán y Eva, 1912. Óleo sobre lienzo.

7 / 9

En las dos primeras décadas del siglo XX, las principales ciudades ucranianas se convirtieron en centros de experimentación teatral, coexistiendo directores, dramaturgos y escenógrafos que revolucionaron el teatro. | Imagen: Vadym Meller. Boceto para la coreografía “Máscaras” para la escuela de movimiento de Bronislava Nijinska, Kyiv, 1919

8 / 9

El principal impulsor de las artes visuales en Ucrania en las décadas de 1920 y 1930 fue el Instituto de Arte de Kyiv. Fueron profesores Viktor Palmov, artista muy experimental y uno de los participantes más activos en los procesos artísticos de la República, y Oleksandr Bohomazov, del que se presenta una de sus obras más destacadas, la que vemos en la imagen. | Imagen: Oleksandr Bohomazov. Afilando las sierras, 1927. Óleo sobre lienzo.

9 / 9

La exposición puede verse en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza hasta el 30 de abril de 2023 y después viajará a Colonia, al Museum Ludwig, donde permanecerá hasta el 24 de septiembre de 2023. | Imagen: Ivan Padalka. Fotógrafo, 1927. Temple sobre papel.

Temas

Recomendamos

0
comentarios