Menú

Maduro recupera la paranoia chavista

El chavismo siempre ve amenazas a su alrededor. Maduro recupera ahora esa costumbre y dice que "expertos" de EEUU quieren inocularle un veneno mortal.

27
El chavismo siempre ve amenazas a su alrededor. Maduro recupera ahora esa costumbre y dice que "expertos" de EEUU quieren inocularle un veneno mortal.

Además del desastre económico que ha llevado a Venezuela a sufrir una grave escasez de alimentos y productos, los 14 años de gobierno chavista han tenido una particular característica: la constante paranoia de sus líderes de creer que el resto del mundo quiere atacar su país o derrocarlos mediante diversos métodos.

Ese discurso de la paranoia ha estado siempre presente en las palabras de Hugo Chávez y fue heredado por Nicolás Maduro incluso antes de las elecciones del 14 de abril. Entonces, el candidato chavista acusó en uno de sus mítines a Henrique Capriles de contratar mercenarios salvadoreños para asesinarle y provocar una ola de violencia en el país. Nunca presentó datos que demostraran las acusaciones. Pocas semanas antes, dijo que Chávez padeció un cáncer "que rompía todas las regularidades" y que tenía pruebas de que la enfermedad le había sido inoculada. Como era de esperar, tampoco presentó nada.

Esta semana ya van dos teorías. La primera ocurrió el lunes cuando dijo que la CNN en Español estaba detrás de una campaña para llamar a un golpe de Estado en Venezuela. Y ahora aprovecha una visita de Capriles a Colombia para lanzar otra acusación: que "todo el Estado colombiano se ha puesto de acuerdo" para derrocarlo y que a ese país vecino llegaron desde EEUU unos expertos con un veneno mortal que pretenden inoculárselo. De hecho, esto lo dijo después de una maratón de declaraciones a través de la televisión. Ahí no dejó de denunciar "una operación sicológica" y un plan de "sabotajes a la economía".

Maduro utilizó una de sus últimas presentaciones para señalar que a Colombia "llegó un equipo desde Miami junto a Roger Noriega", el exembajador estadounidense. Según él, se trata de "un grupo de expertos con un veneno y están preparados para venir a Venezuela a inocularme el veneno a mí". Aclaró que "no para que me muera en un día, no, para enfermarme en el transcurso de los meses que están por venir. ¿Me quedo callado? Tengo que denunciarlo y enfrentarlo. Ellos no lo van a lograr, tengan la seguridad de que no van a lograrlo, porque yo voy a vivir muchos años y voy a ser presidente de este país por muchos años".

Sobre la "operación sicológica", Maduro le achacó la intención de "dividir" a "fuerzas revolucionarias" y destruir moralmente a sus líderes. Se trata de "un plan de conspiración contra la paz de Venezuela desde Bogotá" y "lamentablemente cuenta con el apoyo del más alto nivel de "algunas instituciones del Estado colombiano", remarcó inicialmente, pero luego acusó a "todo el Estado colombiano". Maduro dijo tener las pruebas de sus denuncias y estar dispuesto a mostrarlas, pero en privado: "Tengo los elementos probatorios para demostrar a cualquiera en el mundo, en privado tendría que ser, porque no voy a revelar las fuentes preciosas que ha logrado construir la Inteligencia del Estado revolucionario venezolano".

Sobre la visita de Capriles a Colombia en la que fue recibido por el presidente Juan Manuel Santos, Maduro dijo que perdió la confianza en su colega colombiano y que por ello evalúa toda la relación bilateral: "Aquí está nuestra mano para respetarnos, pero se ha violado el acuerdo de Santa Marta" que comprometió a Santos a no inmiscuirse en los asuntos internos de Venezuela.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios