Menú

EFE da voz a la "número dos" de Sendero Luminoso para presentar su "nuevo" discurso

La Agencia EFE ha logrado entrevistar otra vez a Elena Iparraguirre, número dos del sanguinario grupo terrorista Sendero Luminoso y mujer de Abimael Guzmán. La criminal intenta hacer creer ahora que existe un cambio en los terroristas excarcelados, que pretenden entrar en la vida política.

0
La Agencia EFE ha logrado entrevistar otra vez a Elena Iparraguirre, número dos del sanguinario grupo terrorista Sendero Luminoso y mujer de Abimael Guzmán. La criminal intenta hacer creer ahora que existe un cambio en los terroristas excarcelados, que pretenden entrar en la vida política.

En su segunda entrevista que la sanguinaria líder terrorista concede a EFE –la primera fue publicada el 14 de octubre de 2006– en el Penal de Mujeres de Chorrillos (Lima), donde purga cadena perpetua, Elena Iparraguirre intenta convencer de que el Partido Comunista del Perú (PCP) –más conocido como "Sendero Luminoso"– quiere entrar en política y tiene previsto presentar candidatos para las próximas elecciones municipales y regionales de 2010 y las generales de 2011.

La terrorista, que fue capturada junto a Abimael Guzmán en el 12 de septiembre de 1992 en un barrio residencial de Lima, señaló que los senderistas ya liberados piensan presentarse en solitario o mediante alianzas en las citas electorales a partir de 2010. Para eso, dice, que los ex presos y simpatizantes del PCP están tramitando la inscripción de un "Movimiento pro Amnistía y por los Derechos Fundamentales en el Perú", un grupo que limita sus posibles alianzas a quienes sean partidarios de una amnistía general por los delitos relacionados con el terrorismo, una petición que realizan grupos muy ligados a lo que los senderistas llamaban "lucha armada".

En la entrevista a EFE, Iparraguirre intenta posicionarse en la vida democrática peruana. La terrorista dice que ahora "aceptamos el marco legal republicano" del país ya que el estado peruano actual "no es un estado fascista" como el que combatió contra ellos entre 1980 y 1992, fecha de su captura junto con Guzmán. Hay que recordar que durante esos 12 años, Perú sólo tuvo gobiernos democráticos. De hecho, fue en 1980 cuando recobró la democracia después de varios años de dictadura militar. Ese año fue elegido presidente Fernando Belaunde Terry –que fue derrocado en 1968 por Velasco Alvarado– y en 1985 ganó las elecciones un joven Alan García –hoy presidente– que dejó en 1990 el país en una situación caótica tanto en lo económico como en lo referido a la seguridad, con Sendero Luminoso en su máxima actividad. Después entró Fujimori que respetó la institución democrática hasta que en abril de 1992 decidió cerrar el Parlamento.

Para Iparraguirre, "el Perú necesita una izquierda organizada que sea una verdadera oposición", que no es lo que hoy representa el Partido Nacionalista Peruano de Ollanta Humala, "un hombre demasiado inmaduro, recién nacido en política". Además, calificó de "interesante" el personaje de Alberto Pizango, líder indígena amazónico asilado en Nicaragua, y aún fue más elogiosa con Marco Arana, el cura izquierdista que probablemente se lanzará como candidato presidencial y con quien le "gustaría converger".

Además, la terrorista intenta suavizar el sanguinario pasado de Sendero y dice que si tuviera la ocasión de volver atrás "no cometeríamos tantísimos excesos, pero la sangre vertida no tiritará sola y dará un ejemplo de cómo un pueblo no se dejó avasallar". Además, insiste en una pregunta durante la entrevista: "¿Cómo hacer una guerra revolucionaria sin tantos costos (humanos)?", y reconoce que su grupo cometió muchos "excesos militaristas", especialmente cuando la cabeza del grupo la asume en 1992 el "camarada Feliciano", a quien "se le subió el poder a la cabeza".

También dice que hubo "errores en la selección de los blancos de nuestros ataques", como el hecho de haber golpeado a alcaldes y comités de autodefensa (civiles) "en lugar de atacar a las fuerzas armadas", así como el hecho de que los líderes terroristas no pasara más tiempo en las zonas de combate "pues ahí habría habido más control, menos excesos". Sin embargo, la llamada "camarada Miriam" se jactó de que "en doce años hemos estremecido a un país", de que llegaron a tener tres cuartas partes del país en estado de emergencia y de que "nunca suscribimos un acuerdo de paz".

Tras apuntar que "nuestro periodo histórico terminó", la terrorista intenta convencer de que ya han renunciado a la violencia y por eso criticó a quienes desconocieron el llamamiento de Abimael Guzmán a dejar las armas y siguen en activo en dos valles montañosos del centro-sur del país, donde "trabajan" con grupos narcotraficantes. "Usurpan nuestro nombre aunque son un grupúsculo sin formación ideológica, con apetito de caudillos militares (...) Son personas que no conocen otro modus vivendi, nunca fueron comunistas, son más bien jóvenes sin formación política que van a la aventura de la guerra", sentenció.

En Internacional

    0
    comentarios
    Acceda a los 6 comentarios guardados

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot