Menú

El Ejército frustra el intento de Zelaya de regresar a Honduras

Honduras ha hecho fracasar el intento de Zelaya de regresar al país. El avión venezolano en el que viajaba ha tenido que volverse tras tratar de aterrizar en Tegucigalpa. Amenaza con volver a intentarlo. En los disturbios en el aeropuerto se ha registrado un muerto.

AGENCIAS
0

El avión en el que viaja el presidente derrocado de Honduras, Manuel Zelaya, ha tenido que cambiar de rumbo después de que las autoridades amenazaran con enviar aviones de las fuerzas aéreas para interceptar su aeronave. El destino, Managua, aunque después podría dirigirse a El Salvador.

En conversación telefónica con la cadena Telesur mientras su aparato sobrevolaba el Aeropuerto Internacional de Tocontín, en Tegucigalpa, Zelaya se mostró resignado y dijo que viajaría a la nación vecina para reunirse con los líderes de la Organización de Estados Americanos y "buscar otro mecanismo para entrar" en Honduras.

Desde la nave se había quejado de que impidieran el aterrizaje de su avión en el aeropuerto al haber colocado unos vehículos en las pistas. En efecto, el Ejército había situado camiones en la zona para tratar de evitar la llegada del presidente depuesto, objetivo que, finalmente, se ha conseguido.

Lo que no ha conseguido evitarse han sido los enfrentamientos entre seguidores de Zelaya y las fuerzas de seguridad. Los simpatizantes del presidente derrocado acudieron a esperarle y en los disturbios se han registrado un muerto y al menos diez heridos. Así lo han confirmado autoridades y cuerpos de socorro.

Un incierto viaje en solitario

El depuesto presidente finalmente no tuvo como compañeros de viaje a otros líderes de la zona, como pretendía. "Si Zelaya aterriza y considera oportuno que vayamos, iremos", se limitó a decir en Washington el presidente de Ecuador, Rafael Correa en una breve rueda de prensa. Tanto Correa como Cristina Fernández y el paraguayo Fernando Lago siguieron la crisis en El Salvador. Con Zelaya sólo fue en el avión el ex canciller nicaragüense Miguel D'Escoto, sandinista y actual presidente de la Asamblea General de la ONU.

Tras el anuncio de Zelaya de que pensaba volver a Honduras, las autoridades del país le advirtieron que no le dejarían pasar. "Con el respaldo del presidente de la República y las Fuerzas Armadas, como canciller he dado instrucciones que no dejen entrar el avión", declaró el canciller Enrique Ortez a la prensa. Sus palabras no hicieron desistir al ex presidente hondureño.

Mientras, el nuevo presidente de Honduras, Roberto Micheletti, reiteró que han evitado la entrada de Zelaya en Honduras para evitar "conflictos internos" y aseguró que hay movimientos de "algunas tropas" nicaragüenses hacia la frontera común. "Estamos informados de que en el sector de Nicaragua se están moviendo algunas tropas hacia la frontera", dijo Micheletti, quien pidió al presidente Daniel Ortega que "por favor respete nuestra soberanía". Ortega, en declaraciones a Radio Ya, dijo que la denuncia es "totalmente falsa".

Una semana de la expulsión de Zelaya

Este domingo se cumple una semana de la caída de Zelaya y su expulsión a Costa Rica, tras lo cual el Parlamento eligió como presidente del país a Roberto Micheletti, hasta ese día jefe del Parlamento y tercero en la línea de sucesión constitucional (el vicepresidente renunció en 2008).

Según el nuevo gobierno, Zelaya es objeto de una orden de captura acusado de delitos en relación con una consulta que pretendía celebrar el domingo anterior con la intención de instalar una Asamblea Nacional Constituyente, que había sido declarada ilegal por diversos órganos del Estado. El Gobierno de Micheletti, la Iglesia católica y otros sectores han pedido a Zelaya que desista de volver al país para evitar un derramamiento de sangre.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 25 comentarios guardados

    Servicios