Menú

Rajoy es recibido en el centro Melilla con aplausos y gritos de "presidente"

Los ciudadanos de Melilla han respondido a las amenazas de Marruecos ovacionando a Rajoy. En el centro de la localidad, el líder del PP ha sido recibido con aplausos y gritos de "presidente". "¿Para moverse por el territorio nacional hay que pedir permiso?", se pregunta Aguirre.

0

El líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, mantiene su viaje a Melilla este jueves pese a las presiones de Marruecos, que ha tachado la visita de "provocación". Según un portavoz autorizado de Génova, la agenda no sufrirá variación alguna: en torno al medio día se dará un paseo por la ciudad autónoma junto a su presidente, Juan José Imbroda, media hora más tarde se reunirá con el Consejo de Gobierno y ya a la una atenderá a los medios de comunicación en rueda de prensa.

Oficialmente, este portavoz rechaza "hacer comentarios" sobre la carta del primer ministro alauí, Abbas el Fasi, que califica de "atentado contra la dignidad y el sentimiento nacional de los marroquíes" el desplazamiento del jefe de la oposición.

Dicho lo cual, las palabras del portavoz de Mohamed VI no han caído en saco roto en la sede nacional de los populares, más bien todo lo contrario. Un miembro responsable de la política exterior del partido considera que la consigna de "buena vecindad" entre los dos países queda "tocada de muerte" con declaraciones como las de El Fasi, por lo que exige al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que tome nota ante "unas amenazas" que son "del todo intolerables".

"Melilla es España, Rajoy no tiene que pedir permiso para ir o dejar de ir (...) como si quiere estar todos los días allí o ubicar la sede nacional del Partido Popular. Por lo que a nosotros respecta Marruecos puede decir misa", sentencia, muy enfadado, un diputado de rango del principal partido de la oposición.

Desde el PP de Melilla son aún más efusivos. Un miembro de la Ejecutiva de Imbroda tacha de "ataque" lo dicho por Marruecos y agradece "ahora más que nunca" que Rajoy haya decidido visitar la ciudad autónoma, "que tiene que aguantar como Marruecos se la anexiona verbalmente un día sí y otro también".

Este dirigente popular teme, además, que se puedan volver a producir altercados como los vividos en el mes de agosto así como "jornadas de desabastecimiento". Recuerda, a renglón seguido, que ya terminó el mes de ramadán, en el que muchos marroquíes hacen ayuno diario desde el alba hasta que se pone el sol.

Por otro lado, y según ha podido saber Libertad Digital, responsables del PP ya se han puesto en contacto con el Ministerio del Interior a fin de "concretar" las medidas de seguridad durante la estancia de Rajoy en la ciudad. Alfredo Pérez Rubalcaba sabía del desplazamiento, al menos desde el pasado fin de semana.

En este sentido, en Génova se quejan de que "nadie del Gobierno" haya salido públicamente a contestar a Marruecos, pues "estamos hablando de un ciudadano español que quiere visitar España".

La vehemencia con la que el PP ha salido a defender a su líder contrasta, en parte, con la respuesta que dio a la visita de José María Aznar en agosto, en pleno conflicto diplomático. Entonces, la secretaria general de la formación, María Dolores de Cospedal, puso el acento en que el ex presidente no había acudido como representante de Génova.

Aguirre: "Melilla es tan española como Segovia"

Las reacciones públicas tampoco se han hecho esperar. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se ha mostrado "profundamente" sorprendida por las críticas que se están realizando a la visita del líder de la oposición porque, según ha dicho, "es (una ciudad) tan española como Segovia".

"¿Para moverse por el territorio nacional hay que pedir permiso?", se ha preguntado Aguirre, quien ha recordado que este verano sucedió algo similar cuando el ex presidente del Gobierno José María Aznar viajó a Melilla.

En declaraciones a Telecinco, la dirigente regional ha sido cuestionada por el malestar del Gobierno marroquí por la visita de Rajoy, a lo que ha respondido remontándose a lo ocurrido este verano en la frontera con Marruecos, cuando las mujeres policía españolas sufrieron diversos ataques.

"El Gobierno marroquí este verano hizo cinco notas diplomáticas de protesta pretendiendo que lo que eran humillaciones a las mujeres policía en la frontera eran unos ataques a Marruecos, y a nuestro ministro de Asuntos Exteriores (Miguel Ángel Moratinos), que estaba de vacaciones en Francia, no le pareció oportuno aparecer", ha señalado, según informa EP.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 24 comentarios guardados

    Servicios