Menú
David Vinuesa

Luis Enrique pone el capote y entran como toros

El seleccionador sabe que un sector de la prensa y de la afición jamás estarán con él pase lo que pase.

El seleccionador sabe que un sector de la prensa y de la afición jamás estarán con él pase lo que pase.
Luis Enrique pone el capote y entran como toros | Cordon Press

A estas alturas de la película, todos los actores y actrices de la misma saben ya cuál es su papel y qué deben hacer para ser protagonistas. Para bien o para mal, a favor o en contra de la España de Luis Enrique, periodistas y aficionados están ya colocados en la parrilla de salida del Gran Premio del Mundial y de ahí no les va a mover nadie. Si España gana el Mundial, Luis Enrique y sus chicos serán héroes. Si España no lo hace bien, Luis Enrique y sus chicos serán atacados.

Como todo el pescado esta vendido ya, Luis Enrique ha tomado la decisión de terminar de absorber todo el foco mediático a su alrededor para, como hizo el gran Luis Aragonés, dejar libertad al equipo de cara al campeonato. El seleccionador sabe que los hay que, pase lo que pase, siempre van a ir a por él y como eso no va a cambiar, él toma la estrategia más adecuada dentro de ese contexto. ¿Van a por mí pase lo que pase? Pues voy a poneros el capote por delante a ver si entráis como toros hacia el rojo de la selección con cada frase o tuit que ponga. Y mientras tanto, el vestuario se blinda de puertas para dentro.

Luis Enrique ha decidido tomar esta estrategia porque no tiene ninguna duda de que van a entrar al capote como miuras y lógicamente no se equivoca. Si hay algo sencillo en este país, diría que en todo el mundo, es poner por delante el capote para que los ofendidos se lancen como locos a por él. Redes sociales, aficionados, prensa... somos carne de cañón todos para entrar en provocaciones y Luis Enrique lo sabe. Lo sabe y lo estimula. Lo estimula y lo domina. "Si consigo que todos estos enloquezcan con lo que hago yo, el vestuario será cada vez más sólido", piensa el asturiano.

Y la estrategia, aunque evidente, funciona. A la vista está. Han entrado en modo apisonadora. Pero por mucho que se critique últimamente que Luis Enrique intenta crear un enemigo exterior para consolidar al grupo, la realidad es que gracias a esas embestidas al capote, Lucho lo está consiguiendo. Traducción: si te parece mal que haga eso Luis Enrique, no le sigas el juego, pero si te pone el capote por delante y te lanzas a por él... chico, que estáis haciendo justo lo que él quería almas de cántaro.

Luis Enrique no tiene nada que perder además. Como he dicho antes, todo se reduce a puerta grande o enfermería. Ganar el Mundial o recibir palos. Él sabe que no hay término medio. Pasó en la Eurocopa. Primero se dijo que no había equipo para nada. Luego cuando se llegó a semifinales se comentó que era suerte. Y cuando quedaron eliminados, toda la rabia acumulada desde la fase de grupos hasta el partido ante Italia se desató. "Os lo dijimos". Bueno, nos lo dijeron en la fase de grupos y nada. En octavos y nada. En cuartos y nada. Hombre, suspender 4 veces el carnet de conducir y celebrarlo como un loco a la quinta... Hay que respetarse un poco más, ¿no? Aunque bueno, peores cosas hemos vivido en los últimos cinco o seis años con cosas repetidas que no pasan.

Luis Enrique ha definido su estrategia y va a ir a muerte con ella. Me parece que acierta. Dentro de que no va a poder hacer nada por convencer a sus odiadores y que tampoco creo que el apoyo de estos sea necesario, no lo fue cuando disparaban diariamente contra Luis Aragonés y no lo va a ser ahora, Luis Enrique va a blindar el vestuario. A los monstruos no mirar, como decían en Los Simpson. Eso sí, capote para ellos y que a los chavales les dejen en paz un rato. ¡A por Luis Enrique! ¡Sacad las antorchas! Haced eso, pero no tengáis ninguna duda de que estáis haciendo exactamente lo que vuestro objetivo quiere. Bienvenidos al juego de Luis Enrique, ya formáis parte de él.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad