Menú
Miguel del Pino

Biodiversidad: así funciona la evolución

El concepto de biodiversidad es especialmente importante en el mundo de la ecología y también especialmente complejo.

El concepto de biodiversidad es especialmente importante en el mundo de la ecología y también especialmente complejo.
Un rinoceronte negro. | Cordon Press

La obsesión por el llamado "cambio climático" acapara titulares y declaraciones en torno a la Naturaleza. Algunos conceptos de gran importancia ecológica quedan en segundo plano y la biodiversidad, cuyo "día mundial" acabamos de celebrar, es uno de ellos.

¿Qué es la biodiversidad?

El concepto parece fácil de describir: "Biodiversidad es el número de especies vivas diferentes que ocupan un ecosistema". Es cierto, pero conviene complementar esta definición con algunas puntualizaciones.

Comencemos por recordar algunos de los conceptos claves para entender la ecología: El ecosistema es la unidad funcional de la naturaleza, y puede definirse como la unión del biotopo y la biocenosis.

Biotopo es el conjunto de condiciones ambientales "no vivas", como la humedad, la temperatura, la oxigenación, los vientos, la presión, etcétera. El concepto de clima resume muchas de dichas condiciones en una sola palabra.

Biocenosis es el conjunto formado por todas las especies que forman el componente biológico de un ecosistema; dicho conjunto de especies determina la biodiversidad que estamos tratando de definir.

Pero no basta con realizar un inventario de especies para dar por conocido el estado de la biodiversidad de una biocenosis. La biodiversidad es un concepto dinámico que se puede alterar sin suprimir directamente una especie; basta con poner trabas a su funcionamiento alterando las condiciones ambientales o establecer barreras físicas entre diversos sectores del biotopo.

Vayamos a un primer ejemplo: un territorio lincero ibérico. Es sabido que el lince ibérico es una de las especies joya de nuestra fauna que cuenta con un reducido número de ejemplares, pero los linces pueden reducir sus efectivos o desparecer no solo por agresión humana directa sino también por parcelar su territorio con vallas o carreteras que impidan la comunicación entre las parejas.

¿Cómo disminuye o se extingue la biodiversidad?

Algunos investigadores prestigiosos encabezados por Louis Leakey advierten sobre la drástica disminución de especies que ha registrado nuestro planeta en los dos últimos siglos.

Leakey habla de la "sexta extinción", aclarando que las cinco anteriores que ha sufrido nuestro planeta han debido ocurrir por grandes circunstancias planetarias, como el choque con meteoritos o el desplazamiento de las placas tectónicas. La sexta, si realmente se produce, se deberá exclusivamente a la acción del hombre.

Debemos reconocer que en algunos casos las causas de la disminución de efectivos de ciertas especies se encuentran en la explotación excesiva por parte del hombre, bien por abusos en caza, pesca o recolección; pero estos ejemplos están en minoría.

Lo que resulta peor para la biodiversidad es el deterioro de las circunstancias vitales de las diferentes especies. Nada peor para los habitantes de un ecosistema selvático que la deforestación del mismo, si bien en diferentes momentos históricos han sido alteraciones climáticas naturales quienes han causado dicha deforestación, en este caso el problema es la tala y la quema, es decir, la acción directa del hombre.

Los paraísos de la biodiversidad

Las selvas ecuatoriales que sobreviven en nuestro planeta son el paraíso de la biodiversidad: en ellas se registra el mayor número de especies por superficie que pueda imaginarse. Hablamos de millones de especies, algunas de ellas ni siquiera descubiertas todavía por nuestros exploradores. Resulta inquietante el hecho de que sean precisamente estas "fábricas de especies" quienes se encuentren en la actualidad más amenazadas por la civilización humana.

Dentro del contexto europeo y en conjunto del reino formado por Europa y Asia que se conoce como Paleártico, la Península Ibérica contiene el mayor número de especies diferentes del planeta, es decir la mayor riqueza en biodiversidad. Posiblemente tal opulencia biológica no se supo poner en valor cuando España se incorporó a las instituciones comunes europeas.

La condición de "plusmarquista en especies" que ostenta España en el reino Paleártico se debe a lo que en ecología se llama "efecto de borde" o ecotono. Somos una frontera entre dos mundos, el Paleártico y el Etiópico (africano). Los ecotonos son especialmente ricos en biodiversidad porque suman especies de ambos mundos junto a otras, exclusivas, producidas por la especialización e hibridación, El lince ibérico, entre los grandes linces boreales y los estilizados linces del desierto norteafricano, sería un excelente ejemplo. Solo hay linces ibéricos en nuestro territorio.

Cuando imaginamos la biodiversidad, o cuando hablamos o escribimos sobre ella, es frecuente que pensemos exclusivamente en el mundo animal; conviene aclarar que hay que contar también con el inventario del resto de seres vivientes pertenecientes a los cinco reinos en que en la actualidad se distribuye la vida. No olvidemos las plantas, los hongos y los microbios. Todos son necesarios para la funcionalidad del ecosistema.

Existen criterios de competencia

La multiplicidad de especies en un ecosistema viene regulada por algunas normas, como el principio de competencia. Los dos rinocerontes africanos ofrecen un buen ejemplo sobre ello.

Conviven en la estepa arbustiva africana dos especies diferentes de rinocerontes conocidos como "negro" y "blanco". Ambos presentan una coloración similar de tono pizarra. La diferencia entre los nombres se debe a una confusión entre los idiomas inglés y swagili que contaminaron las primeras descripciones: blanco deriva de "ancho", en referencia al morro del gigante con el que pasta como haría una vaca en la pradera.

El "negro" tiene el moro más estrecho y terminado en una prolongación apuntada que le permite apresar y comer hojarasca. Las dos especies no entran así en competencia.

Si ambos rinocerontes pretendieran comer lo mismo, es decir realizar la misma función ecológica, la selección natural habría dejado sobrevivir a una sola. La biodiversidad funciona también evitando la competencia.

El ecosistema ofrece a las especies diferentes posibilidades de explotación que se conocen con el nombre de "nicho ecológico" y que por comparación con nuestros puestos de trabajo, podemos llamar "profesión". En nuestro anterior ejemplo, el rinoceronte blanco es pastador y el negro ramoneador; sin competir directamente, ambos sobreviven en el mismo biotopo.

Hemos ofrecido pocos ejemplos, pero los estimamos suficientes para demostrar que el concepto de biodiversidad es especialmente importante en el mundo de la ecología y también especialmente complejo. Para celebrar su "Día mundial" nada mejor que profundizar en la divulgación de su significado.

Miguel del Pino, Catedrático de Ciencias Naturales.

En Opinión

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad