Menú
Cristina Losada

La Historia pasará

El partido de Sánchez no puede decir que pasó a la Historia por su lucha contra la dictadura, por eso tiene que presumir de exhumar al dictador.

El partido de Sánchez no puede decir que pasó a la Historia por su lucha contra la dictadura, por eso tiene que presumir de exhumar al dictador.
Pedro Sánchez | Europapress

Ha causado una lógica sensación que el presidente del Gobierno haya dicho que pasará a la Historia por haber exhumado a Franco. Ha impresionado, y no favorablemente, que se concediera a sí mismo esa importancia, más cuando dijo que la exhumación era "una de las cosas" que le haría pasar a la Historia, con lo que daba la impresión de que este asunto lo lleva meditando cierto tiempo y que anota en un cuaderno los puntos que hace para lograr tal paso a la trascendencia. En nuestro país ha habido presidentes envanecidos y presidentes que se creyeron Dios en algún momento loco, pero creo que nos faltaba por ver uno que dijera que iba a pasar a la Historia con tanta sobradez. Como si lo pudiera decidir él mismo. Todo esto, claro, siempre que se pueda dar por bueno pasar a la Historia, cosa dudosa viendo lo que ha pasado por ahí.

La Historia no se escribe con exhumaciones, por muy de dictador que sean. Pero el partido al que pertenece Sánchez no puede decir que pasó a la Historia por su lucha contra la dictadura de Franco, y es por eso por lo que tiene que presumir de exhumar al dictador. Los que estuvieron no presumen. Dicho con más precisión: los que presumen son los que no estuvieron. Y presumen a base de invenciones calenturientas y sucedáneos vergonzantes. El antifranquismo retrospectivo se ha expandido tanto por su sectarismo simple, pero también porque sirve de relleno moral de un vacío. El PSOE necesita relleno para una hoja de servicios que ahí está completamente en blanco. O en la que figuraría aquello que agregó Ramón Tamames, del PCE, al lema de los 100 años de honradez del PSOE: "Y cuarenta de vacaciones".

El franquismo los pilló fuera de juego, pero de la II República sí debería saber ese partido, aunque sólo fuera porque sus siglas existían entonces y tuvieron un infausto protagonismo. Ciertamente hay pasados que es mejor no exhumar. Pero todo es leche y miel en la República inventada. De "legado de luz" y de "pasado luminoso", habló el presidente. Es el cuento para niños grandes de una República maravillosa y sin tacha que fue cruelmente truncada. Nadie sabe si Sánchez pasará a la Historia, pero es seguro que el conocimiento de la historia no ha pasado por él.

Como todo esto lo dijo en el Ateneo de Madrid, pongamos las palabras que un insigne ateneísta llamado Manuel Azaña, en tiempos presidente de la República, le dijo a Sánchez Albornoz: "La guerra está perdida, pero si por milagro la ganáramos, en el primer barco que saliera de España tendríamos que salir los republicanos, si nos dejaban". Así de luminosa fue la Segunda. Cuando se acaba en una guerra civil como aquélla no hay un legado político que se deba encomiar. Al contrario. Y a los muertos siempre, siempre, hay que dejarlos en paz.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios