Menú
Pablo Planas

El fantasma de Sánchez y la cara de Irene Montero

Nadie alberga dudas sobre la estabilidad del Ejecutivo. Ni los de Podemos se van a ir por dignidad, ni los del PSOE les van a echar por decoro.

Nadie alberga dudas sobre la estabilidad del Ejecutivo. Ni los de Podemos se van a ir por dignidad, ni los del PSOE les van a echar por decoro.
La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, conversa con la responsable de Igualdad, Irene Montero. | EFE

En la víspera del Día Internacional de la Mujer se aprobó en el Congreso de los Diputados la reforma de la ley del sólo sí es sí, la que rebaja las penas y suelta a los violadores en manada. Reputados juristas explican que con la reforma seguirán las revisiones de sentencia y las excarcelaciones porque los efectos del nuevo texto no son retroactivos, de modo que afectarán a quienes cometan delitos de índole sexual con posterioridad a su publicación en el BOE.

El destrozo, pues, no tiene remedio y el nuevo redactado pergeñado por la ministra de Justicia, Pilar Llop, es un parche, ñapa sobre ñapa, cuyo único objetivo es amortiguar la caída en picado del PSOE en las encuestas a menos de tres meses de las municipales y autonómicas. También habrá que revisar la ley trans, de la que se notan los defectos pero todavía no los efectos. Sólo a alguien muy desquiciado se le puede ocurrir que a cualquiera le baste con decir que su género no coincide con su cuerpo para cambiar de sexo de cara a la Administración. Por no hablar de los "tratamientos" quirúrgicos y hormonales irreversibles para adolescentes.

Al hilo de la histórica votación del 7-M en el Congreso, la estampa más elocuente del desatino estaba en la bancada del presidente del Gobierno y sus ministros, en la que sólo ocupaban sus asientos la ministra de Igualdad, Irene Montero, y la de Asuntos Sociales, Ione Belarra. El resto de las butacas estuvo vacía durante gran parte del debate. Sánchez ni compareció ni votó. Esperpento absoluto con Montero y Belarra solas, tiradas en sus asientos. La primera, al borde del llanto, la segunda, con la mirada vacía.

Nadie alberga la más mínima duda sobre la estabilidad del Ejecutivo. Ni los de Podemos se van a ir por dignidad, ni los del PSOE les van a echar por decoro. Como decía Marx, Groucho, estos son sus principios y si no les gustan, tienen otros.

Hay cosas que son difíciles de explicar y aún más de entender. Por ejemplo, el tema ese de que el consentimiento está en el centro de la ley del sí es sí, tanto en su versión original como en la reformada. Pero aún más difícil resulta explicar y entender que el PSOE reforme una ley mientras sostiene que es perfecta. Si ha habido que cambiarla es que no era perfecta, ¿no? La ausencia en el debate de todos los ministros socialistas con su presidente al frente, más la de la vicepresidenta Yolanda Díaz, el titular de Universidades, Subirats, y el de Consumo, Garzón, es otra cosa muy difícil de entender porque seguramente es inexplicable.

Montero y Belarra dieron la cara, aguantaron solas el chaparrón, abandonadas a su suerte, traicionadas por Yolanda Díaz, Garzón y Subirats, menospreciadas por Sánchez y los ministros de su partido. El responsable de que se haya rebajado la pena de más de setecientos delincuentes sexuales (y subiendo) es Pedro Sánchez en mucha mayor medida que Irene Montero. La ministra de Igualdad se equivocó, vive instalada en el error, es obstinada, orgullosa e inflexible y se niega a apearse del burro digan lo que digan las víctimas y las encuestas. De acuerdo, pero entre ella y Sánchez no hay color porque es el presidente del Gobierno quien debería haber evitado en primer lugar la promulgación de la ley y quien tendría que haber cesado acto seguido a la ministra.

Otra cosa es que Montero se empecine en sus errores, como el de haber montado una charla de "tuppersex" con la participación estelar de la secretaria de Estado Ángela Rodríguez y una presentadora de la telebasura de Telecinco para conmemorar el Día de la Mujer. Sólo faltaba el patrocinio de una marca de consoladores.

Y aún así es peor lo de Sánchez y Yolanda Fijosdiscontinuos Díaz.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso