Menú
Pablo Planas

José María Marco, Desokupa y la CUP de la Bonanova

Este jueves hay previsto un acto en Barcelona a favor de España y, si es caso, a favor de una cierta idea de la ley y de la propiedad privada.

Este jueves hay previsto un acto en Barcelona a favor de España y, si es caso, a favor de una cierta idea de la ley y de la propiedad privada.
José María Marco, en esRadio. | David Alonso Rincón

El profesor José María Marco recala este jueves en Barcelona para presentar la actualización de su Historia Patriótica de España, un trabajo que alcanza la vida de la Nación hasta 2018. El hombre se dispone a proclamar la palabra española en tierra de gobernantes nacionalistas, socialistas, populistas y corruptos todos. Cataluña, gran cantera de golpistas.

El momento elegido por Marco es tan oportuno como complicado. Parece que el proceso separatista ya no cotiza, que el riesgo de golpe de Estado ha caído en picado, que en Cataluña preocupa más la puntualidad de los trenes o el fenómeno okupa que los anhelos independentistas. Ojo, todo forma parte de la misma bosta. Los retrasos de Renfe son munición separatista al tiempo que gentes sensatas a la par que propietarias aplauden con las orejas que la Generalidad defienda a los okupas y amenace con expropiar los pisos de grandes "tenedores" que lleven más de dos años deshabitados. La confluencia de factores es evidente. Si la Generalidad anuncia expropiaciones de pisos vacíos o usurpados, tanto los okupas herederos de los squatters de Ámsterdam como las mafias de Timișoara se frotan las manos con el beneplácito de los burgueses de la Bonanova, que prefieren a los perroflautas que a los rapados de Desokupa. Es lo que hay. La materia purulenta y caldosa de la segunda parte del proceso.

La Generalidad catalana acaba de anunciar que expropiará pisos de grandes propietarios para dedicarlos a alquiler social. El consejero que ha proferido tal amenaza no iba disfrazado de guerrillero sandinista. Todo lo contrario. Juli Fernández es el "dandy" del gobierno catalán, un señor capaz de pintarse las uñas y que luce como elemento distintivo un chaleco de diferente color a la chaqueta más una corbata con ornamentos florales. Pero es igual la pinta. Lo que ha dicho este Fernández es que la Generalidad se va a comportar como un gobierno dictatorial y se va a cargar la propiedad privada para competir con Pedro Sánchez en la subasta electoral de pisos gratis.

De modo que si el Gobierno de Sánchez va a repartir pisos, el Govern de ERC no se va a quedar atrás y lo que va a hacer es repartir pisos que previamente haya arrebatado a sus legítimos propietarios, sean un banco, un fondo de inversiones o una inmobiliaria. El gobierno catalán está ya a nivel bolivariano, igual que Podemos con su propuesta de economatos públicos con el nombre de "Precios Justos" o que Sánchez y sus créditos hipotecarios.

Y en la Generalidad lo mismo te anuncian que se ha acabado la propiedad privada de los demás como que mandan a los Mossos d'Esquadra a defender a unos okupas que se han apalancado en dos bloques de la Sareb en el señorial barrio de la Bonanova. Hasta los vecinos que se dejan entrevistar en los medios acusan a los partidos de derechas de azuzar un conflicto que tachan de electoralista.

Claro que sí, lelos. Además, los dos edificios no son de nadie porque son de la Sareb, el "banco malo", y tal vez prefieran los señores y señoras del lugar tener como vecinos a esos simpáticos okupas que a familias sin dinero realojadas por la Generalidad o por el Gobierno. Uno de los bloques era de oficinas. El otro, una casa señorial con jardín. Ahora lucen siniestros, con toda clase de material en las fachadas colocado por los okupas antisistema para disuadir a quienes pretendan desalojarlos. La vieja treta de los cristales mezclados con cemento en las cornisas. Esos chavales saben lo que hacen. Son hijos de buenas familias, nada que ver con los desheredados de Hospitalet, Cornellá y Santa Coloma que curiosamente corren más riesgo de enrolarse en Desokupa que en la CUP de la Bonanova.

El caso es que Marco va a perorar en Barcelona sobre el patriotismo y España en compañía del director de El Mundo en Cataluña, Iñaki Ellakuría. No tengan ninguna duda de que los verdaderos punks son ellos, no los okupas ni los antiokupas. Este jueves hay previsto un acto en Barcelona a favor de España y, si es caso, a favor de una cierta idea de la ley y de la propiedad privada. Todo lo demás es electoralismo, esa mezcla de izquierda, nacionalismo y populismo mediante la que los niños pijos de Sarriá montan follones en San Gervasio y los peras de Sant Gervasi en Sarrià. Se ha anunciado pelea en la Bonanova al mismo tiempo que una conferencia de Marco y Ellakuría en una librería en la confluencia de Casanova con Gran Vía. Estos dos son lo más disruptivo del momento. Dicen que van a hablar de España. Ojo, peligro absoluto.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro