Menú
Pablo Planas

Meterse con los riojanos

Alguien que es capaz de dirigirse así a los ciudadanos no merece un cargo público.

Alguien que es capaz de dirigirse así a los ciudadanos no merece un cargo público.
Joan Laporta y Óscar Puente en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid. EFE/ Daniel González | EFE

Cada minuto que pasa Óscar Puente como ministro de "Transportes y Movilidad Sostenible" es una ofensa a una gran parte de los españoles, a los que este personaje desprecia y menosprecia con hechuras de abusón de patio de colegio y matón de salón recreativo. Pero cuenta con el máximo apoyo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que es su valedor, su protector, su jefe/colega, quien le permite pasarse el día soltando bilis en X. Puente es el dóberman del PSOE, un tipo sin filtro, el típico pecho palomo del PSOE.

La última hazaña del ministro ha consistido en insultar y amenazar a los riojanos porque el diario local, La Rioja, se queja de su aislamiento ferroviario y le da la razón al gobierno autonómico, que es del PP. El contexto es que entre Logroño y Madrid sólo hay un tren diario que tarda unas tres horas y media y pasa por Zaragoza. El gobierno autonómico pide más frecuencia, dos trenes diarios, y Puente anuncia otro tren a Madrid que irá por Burgos y tardará todavía más, casi cuatro horas. El gobierno regional se queja. Los medios se quejan y va Puente y esputa en X que "no queremos importunar a los vecinos y vecinas de la Rioja. Si su gobierno considera que no es útil ese tren, lo emplearemos en otros destinos donde sí les sea útil. No estamos para molestar a nadie, ni para desperdiciar el material ferroviario del que disponemos". Mensaje este que es continuación de este otro: "Es bastante obvio que no quieren el tren que hemos puesto. Nos hemos equivocado. Llevar a los territorios lo que quieren a veces es posible y a veces no. Pero lo que no tiene sentido es llevarles lo que no quieren. Pensaremos en un territorio en el que ese tren sea más útil". Todo ello acompañado con la reproducción de dos páginas del antedicho diario La Rioja críticas con el tren del ministro.

La Rioja es una pequeña comunidad en la que se alternan gobiernos socialistas y populares. Gente tranquila, abierta y generalmente sin dobleces. En materia ferroviaria, un agujero negro, un apeadero de nivel más o menos extremeño. O sea que un tren a Madrid de más es lo de menos. Lo sustantivo es que Puente emplee un lenguaje de cacique, de dictadorcito y amenace con llevarse su tren a otro sitio. Como si los trenes fueran suyos, como si la política ferroviaria de España dependiera de él y la decidiera él en función de lo que le brote. Y se lo dice a los ciudadanos de La Rioja, uno de los lugares más tranquilos, pacíficos, discretos y sin pretensiones de España.

A Puente, que cuida mucho más su lenguaje cuando habla de Cataluña o el País Vasco, meterse con La Rioja y con los riojanos le va a salir gratis. Y es que además tampoco es lo peor que ha dicho en calidad de ministro. Fue el primero en dar la razón a los separatistas catalanes en sus acusaciones de "lawfare" y quien ponderó las supuestas cualidades demócratas y progresistas de Bildu. Aspira a figurar en el cuadro de honor del sanchismo con Rubiales, Koldo y Ábalos. Alguien que es capaz de dirigirse así a los ciudadanos no merece un cargo público.

Temas

En España

    0
    comentarios