Menú
Agapito Maestre

13 de junio, contra el rencor

sistiré a Colón para defender mi libertad, radical y subjetiva, que me hace ciudadano. Iré a Colón para protestar contra quienes han hecho del odio a España su principal seña de identidad.

Agapito Maestre
0
sistiré a Colón para defender mi libertad, radical y subjetiva, que me hace ciudadano. Iré a Colón para protestar contra quienes han hecho del odio a España su principal seña de identidad.
Plaza de Colón de Madrid | Alamy

Tres veces me afirmo por la manifestación del 13 de junio en Colón. Porque es deber ciudadano principal pensar en público, dar un argumento a nuestros conciudadanos, sobre las razones y las pasiones que nos llevan a concentrarnos en Colón contra la coalición gubernamental, liderada por Sánchez, digo que hay cien argumentos contra la anunciada concesión de indultos a los golpistas catalanes. Suscribo todos los aportados por la plataforma Unión 78, convocante del acto, acepto los derivados del informe del Tribunal Supremo y, por supuesto, hago mías todas las experiencias democráticas que, desde 2017 hasta hoy, han tenido lugar contra los golpistas, empezando por el discurso en televisión del Jefe del Estado y siguiendo con las manifestaciones de la sociedad civil, entre las que cabe recordar la de Barcelona de 2017, a favor de la Constitución de 1978.

Sí, la defensa de la unidad de España es la primera y última razón para participar en la Manifestación de Colón. Sin España no hay libertades ni democracia. Asistiré a Colón para defender mi libertad, radical y subjetiva, que junto a la de mis congéneres me hace ciudadano. Iré a Colón para protestar contra quienes han hecho del odio a España su principal seña de identidad. Y, de paso, trataré de ayudarles a esos españoles que no quieren serlo para que resuelvan su gravísimo problema psicológico: el rencor. ¿Quién alguna vez en su vida no ha hablado mal de España? Nuestra nación ha sufrido en el último siglo y medio, por no decir en toda su historia, como ninguna otra nación de Occidente el resentimiento de los malogrados, pero al final, peor o mejor, España ha sobrevivido. ¿Lograrán algo parecido sus enemigos?

Sí, yo me acercaré a Colón para recordarles a los rencorosos que tienen una oportunidad para salvarse del trauma que les persigue: sus infinitas ansias de matar a todo lo que les da vida. Porque el rencor es una terrible enfermedad de difícil erradicación, espero que esta manifestación les sirva a los resentidos o bien para atisbar su final o bien para curarse. El rencor, emanación directa de la conciencia de inferioridad de la coalición gubernamental, está cegando a Sánchez y los separatistas: creen que los defensores de España, según se expresan sus voceros en los medios de comunicación, no les asiste ni una razón ni un derecho. Esta gente está fuera de la realidad. Hay que estar al margen de cualquier tipo de sentido común para seguir farfullando que concederán los indultos por "generosidad". El resentimiento cierra la mente ante la feroz realidad: aún existen españoles que defienden España.

Sí, millones de ciudadanos españoles asistiremos a Colón para defender a España y tratar de curar a los españoles resentidos. Aquí cabemos todos. La manifestación del 13 de junio no es, no debería ser, una canalización del odio contra nadie sino de integración, primero, de un gobierno que nos conduce al abismo y, en segundo lugar, de millones de ciudadanos que hemos sido sometidos en los últimos cuarenta años a violento castigo de los separatistas hasta el punto de convertirnos, a veces, en individuos tan odiosos o resentidos como ellos. Una sociedad rota, que no es lo mismo que dividida al modo de las sociedades plurales, necesita actos generosos de conciliación como el de 13 junio para acabar con la hostilidad mutua, la discordia y el resentimiento. Solo la unanimidad española puede acabar con el sectarismo particularista de los resentidos.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot