Menú
Alonso Holguín

Henri Parot, miserable

¿Qué derecho tienen los terroristas a humillar aún más a las víctimas del terrorismo?

Alonso Holguín
0
¿Qué derecho tienen los terroristas a humillar aún más a las víctimas del terrorismo?
Archivo.

Henri Parot es un ser miserable, rastrero, de lo peor, más malo que la carne de pescuezo. Nació en 1958 en Argel. Su entrada en la banda terrorista ETA tuvo lugar de la mano de Domingo Iturbe Abasolo, Txomin, que creó el comando Argala con ciudadanos franceses –entre ellos el hermano de Henri–, así llamado por el asesino etarra que encabezaba el comando que mató al almirante Luis Carrero Blanco, presidente del Gobierno de España. El comando Argala, o Itinerante, perpetró acciones terroristas en todo el territorio español, sin límites de zona asignada por la dirección etarra. Su cobardía no tenía límites; su metodología era rastrera; su objetivo podía ser cualquiera, con independencia de la edad, la profesión o el lugar de residencia.

A continuación refiero asesinatos en los que Henri Parot estuvo implicado:

– José Luis Legasa, empresario, fue asesinado el 2 de noviembre de 1978 cuando se bajaba de su coche para visitar una obra junto a su hermano Miguel. Recibió cinco disparos a quemarropa y fue rematado con uno más cuando yacía en el suelo. Había denunciado la extorsión del impuesto revolucionario.

– José Francisco Mateu Cánoves, magistrado del Tribunal Supremo, asesinado el 16 de noviembre de 1978 en la calle Claudio Coello de Madrid hacia las 09:30 de la mañana. Dos terroristas le esperaban agazapados entre dos coches. Años después, su hijo Ignacio ingresó en la Guardia Civil: en 1986 fue asesinado con una bomba trampa en Arechavaleta (Guipúzcoa).

– Constantino Ortín Gil, general del ejército, fue asesinado el 3 de enero de 1979 en Madrid. Era gobernador militar de Madrid y fue acribillado cuando se disponía a entrar en su domicilio.

– El teniente general Luis Gómez Hortigüela y los coroneles Jesús Ábalos Giménez y Agustín Laso Corral, así como Luis Gómez Borrero, conductor civil, fueron asesinados en Madrid el 25 de mayor de 1979, en la confluencia de las calles Corazón de María y Clara del Rey. Los terroristas ametrallaron el coche oficial en el que circulaban. Además, lanzaron al interior del mismo una granada, para asegurar la muerte de todos los ocupantes.

– José Luis Ramírez Villar, soldado, fue asesinado el 18 de marzo de 1980. Una bomba adosada a una motocicleta explosionó cuando pasaba a su lado en la calle Ayala de Madrid. El objetivo de los terroristas era un general, al cual daba protección Ramírez.

– El teniente coronel Guillermo Tevar Seco, el suboficial Antonio Nogueras García y el soldado Manuel Rodríguez Taboada fueron asesinados el 7 de mayo de 1981 en Madrid. Murieron tras explosionar un paquete bomba colocado sobre el techo del vehículo en el que circulaban por la calle Conde Peñalver.

– Víctor Lago Román, general de división, fue asesinado el 4 de mayo de 1982 cuando circulaba en un vehículo oficial por la avenida Reyes Católicos de Madrid. Ametrallado desde una motocicleta, recibió media docena de balazos en la cabeza.

– Guillermo Quintana Lacaci, teniente general de ejército, fue asesinado a quemarropa el 29 de enero de 1984 tras asistir a misa con su esposa en la calle Martín de los Heros de Madrid.

– Clément Perret, empresario hostelero, fue tiroteado por unos terroristas mientras se encontraba en la pizzería que regentaba en Benicasim el 16 de agosto de 1985. Recibió 13 disparos. La prensa había publicado su presunta implicación en los GAL (Grupos Antiterroristas de Liberación).

— Cristóbal Colón de Carvajal y Maroto, vicealmirante, y Manuel Trigo Muñoz, conductor civil, fueron asesinados el 6 de febrero de 1986 en la calle Tambre de Madrid. Los terroristas ametrallaron el vehículo oficial en el que circulaban y lanzaron una granada de mano a su interior. El comandante Antonio Rodríguez-Toubes salvó milagrosamente la vida, tras más de mil días de convalecencia.

– Ángel José Ramos Saavedra, conductor civil, y Manuel Rivera Sánchez, comandante del ejército, fallecieron el 30 de enero de 1987 en Zaragoza luego de que el autobús en el que circulaban fuera objeto de un atentado con coche bomba en la plaza de César Augusto.

– Carmen Pascual Carrillo fue asesinada el 16 de mayo de 1987 en un atentado con coche bomba contra la Dirección General de la Guardia Civil. En ese momento paseaba por los alrededores del recinto en compañía de unos familiares.

– El 11 de diciembre de 1987, poco después de las 6 de la mañana, los terroristas hicieron explotar un coche bomba cargado con 250 kilos de amonal junto a la zona de viviendas de la casa cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza. Fueron asesinados Pedro Ángel Alcaraz Martos; Esther Barrera Alcaraz y Miriam Barrera Alcaraz (hermanas de 3 años de edad); José Ignacio Ballarín Cazaña (guardia civil), Silvia Ballarín Gay (hija del anterior); Emilio Capilla Tocado (guardia civil), María Dolores Franco Muñoz (esposa del anterior), Rocío Capilla Franco (hija de los dos anteriores); José Julián Pino Arriero (sargento de la Guardia Civil), María del Carmen Fernández Muñoz (esposa del anterior) y Silvia Pino Fernández (hija de los dos anteriores).

– Jaime Bilbao Iglesias y el niño Luis Delgado Villalonga fueron asesinados el 22 de noviembre de 1988 al ser los vehículos en que circulaban alcanzados por la explosión de una furgoneta con 60 kilos de amonal y 70 de metralla junto a la Dirección General de la Guardia Civil.

– Juan Antonio García Andrés y José Antonio Montes Gila, policías nacionales, fueron asesinados el 8 de mayo de 1989 en un atentado con coche bomba.

– José María Martín-Posadillo Muñiz, coronel, e Ignacio Julio Barangua Arbués, comandante, fueron asesinados el día 19 de julio de 1989 por unos terroristas que los ametrallaron cuando circulaban en un vehículo oficial por la avenida Ciudad de Barcelona de Madrid.

– Conrada Muñoz Herrera, madre del funcionario de prisiones Dionisio Bolívar Muñoz, murió tras abrir un paquete bomba remitido a su hijo.

– Carmen Tagle González, fiscal de la Audiencia Nacional, fue asesinada el 12 de septiembre de 1989 tras ser tiroteada a la entrada del garaje de su domicilio.

– José Martínez Moreno, teniente coronel del ejército, fue asesinado el 17 de 1989 tras ser tiroteado en la glorieta de Carlos V de Madrid.

***

El 2 de abril de 1990 Henri Parot se puso muy nervioso en un control rutinario de la Guardia Civil en Sevilla. Conducía una furgoneta con más de 300 kilos de amonal. Su objetivo era la Jefatura de Policía Nacional de la ciudad andaluza. Disparó a dos agentes, hiriéndoles en las piernas. Pero finalmente fue detenido y puesto a disposición judicial.

En los juicios a los que fue sometido acumuló condenadas por 4.592 años de cárcel, y se le impusieron indemnizaciones a sus víctimas por valor de cientos de millones de pesetas.

¿Qué mierda de homenaje pretenden hacerle? ¿Qué derecho tienen los terroristas a humillar aún más a las víctimas del terrorismo? ¿Qué hace el ministro del Interior y el Gobierno de España? Nada, repito, nada en defensa de las víctimas del terrorismo, quienes dimos la vida por la democracia en España.

Quedan más de 350 asesinatos etarras por resolver en este hermoso país llamado España. Los ciudadanos, aquellos que aprendieron a aplaudir, espero y deseo que hayan aprendido a votar en las elecciones.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia