Menú

Lo que está en juego el 28-A

Las elecciones generales del 28 de abril van a ser sin duda las más importantes que se han celebrado en España desde la Transición.

0

Las elecciones generales del 28 de abril van a ser sin duda las más importantes que se han celebrado en España desde la Transición. Se podría decir que también lo fueron las del 15 de junio de 1977, las primeras tras los cuarenta años del régimen franquista. Cuarenta y dos años más tarde, en las elecciones del 28-A lo que está en juego es nada más y nada menos que la unidad de la Nación y el régimen constitucional de 1978.

Por eso, es evidente que la lucha contra el desafío separatista tiene que ser el eje central de la larga campaña que ya ha dado comienzo. El PP ha sido claro al respecto. En boca de Pablo Casado, ha anunciado que si llegan al Gobierno aplicarán un 155 sine die y que afecte a todas las estructuras de la Generalitat, TV3 incluida. Es decir, lo que no hizo Rajoy. Ciudadanos no es sospechoso de ser tibio en esta cuestión, aunque se equivocó gravemente cuando exigió a Rajoy que, junto a la aplicación light del 155, procediera a convocar elecciones cuanto antes, como así hizo el político gallego. Y en cuanto a Vox, nadie duda de cuál es su idea sobre lo que hay que hacer en Cataluña. Su personación en el juicio contra los políticos catalanes que intentaron dar un golpe al Estado como acusación particular hace innecesaria cualquier explicación.

Tampoco en el flanco de la izquierda hay dudas. El Gobierno de Sánchez no ha ocultado sus cartas en Cataluña: so capa de esa palabra que para algunos resulta tan arrebatadora, diálogo, el pastel quedó al descubierto cuando se supo que Moncloa había ofrecido a la Generalitat una mesa de partidos y un relator-mediador. Algo que provocó la indignación de muchos españoles que se sintieron ofendidos y humillados por esa actitud vergonzante del Gobierno del Reino de España.

Por no hablar de la humillación que supuso que Sánchez aceptara sin más, en su reunión de diciembre con Torra, el papel con los 21 puntos que este le entregó, sin tener la dignidad y el coraje de romperlo en pedazos delante de sus narices y dar por concluida la reunión.

En cuanto a Podemos, un partido que negocia en la cárcel los Presupuestos Generales del Estado con Oriol Junqueras, que está siendo juzgado por los graves delitos de rebelión, sedición, desobediencia y malversación de fondos públicos, poco más hay que añadir. Podemos siempre ha estado y estará al lado de los que tienen como objetivo la destrucción del régimen constitucional del 78, Monarquía incluida.

Por eso sería bueno para la salud de nuestra democracia que el 28-A se cumplieran los pronósticos de las encuestas que auguran un pésimo resultado a los de Pablo Iglesias.

En las próximas elecciones generales básicamente está en juego el futuro de España. No sólo, aunque sé en una parte muy importante, por cómo se afrontará desde el próximo Gobierno el pulso secesionista, que a buen seguro seguirá desde Cataluña, mucho más si hay una sentencia condenatoria del Tribunal Supremo. También está en juego si los españoles quieren que en la Moncloa siga un presidente al frente de un proyecto frentista-populista-independentista que no se para en nada y ante nada con tal de estar en el poder, o si, por el contrario, se opta por un Gobierno de centro-derecha, cuyo liderazgo dirimirán las urnas, pero que en la lógica de los hechos tendrá que estar integrado por los tres partidos que son netamente constitucionalistas.

Serán unas elecciones y una campaña a cara de perro, donde los partidos del centro-derecha tienen que salir sin complejos, dejando a un lado esa pseudomoderación que algunos les piden. No son momentos para andarse con medias tintas o mensajes políticamente correctos. Propuestas firmes, claras y que los ciudadanos elijan.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation