Menú

Eurocopa de Francia 2016

Daniel Blanco

El primero de diez trámites

0

Cuando ha pasado todo un verano y más cuando no has dado la talla en el campeonato de turno, suele costar mucho acostumbrarse de nuevo a ver a la selección. Lo reconozco. Yo, que soy un fanático del combinado nacional, he tenido problemas para sentarme delante del televisor y ver estos dos partidos. El del jueves y el de ayer.

Más que nada porque no suelen valer de mucho estas citas de la selección, pero los puntos al menos dan la tranquilidad de que el deber está cumplido. 5-1 a Macedonia y a otra cosa, que no es muy llamativa tampoco, el 9 de octubre en Bratislava ante Eslovaquia y el 12 en Luxemburgo. España, si quiere, pasará esta clasificación con los 30 puntos posibles pero se dejará alguno por pura inercia o pura desgana en algún desplazamiento con ya todo conseguido.

Porque hay que recodar que pasan las dos primeras de cada grupo y que cada tercera juega repesca. O sea que en este tinglado de clasificación que se ha inventado Platini, si España no está en la Eurocopa es para hacérselo mirar. Más grave; es para no volver a ver fútbol nunca más.

Destacar del partido de anoche los cinco goles de cinco jugadores diferentes. Ramos, Alcácer, Busquets (primero con la selección), Silva y Pedro. Más otras tantas ocasiones que pudieron hacer del marcador un abuso. Esto es lo que significan estos partidos. Ni más ni menos.

Sobre las sensaciones, pues qué quieren que les diga. Ni fu ni fa. No hay que jugar a un fútbol exquisito para golear a Macedonia, pero en otros partidos de este estilo no hemos podido ganar más que por un gol o dos. Porque no se diferenciaba demasiado esto a la visita a EEUU para medirnos a El Salvador antes del Mundial y allí sólo ganamos 0-2. No hay conclusiones claras, ya digo, pero la victoria con goleada es un hecho, por encima que sea más o menos importante.

El futuro es claro. Alcácer tiene gol, Isco juega muy bien, está claro que Carvajal le acabará ganando (opinión mía) el sitio a Juanfran. Iturraspe será titular muchos días. Esto es lo que se ha atisbado en estos partidos. Cuento el de Francia del otro día, para sacar conclusiones buenas. Posesión de balón, la que más.

Pero también hemos de mirar lo malo. Lo hay. España jugó el pasado jueves como si no hubiera porterías y eso entiendo que desespere. Pero ayer jugó a otra cosa y se notó. España tiene mucho gol. Al menos hombres que hacen goles. Pues tiremos a portería sin miedo. Así se acabarán muchos debates surgidos a partir del insulso partido del otro día en París. Contra Alemania en noviembre hay otra prueba exigente. Es amistoso pero de aquí en dos años brillarán más los partidos sin nada en juego que los de esta fase de clasificación.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios