Menú
David Vinuesa

Atlético, si las molestias de Oblak te molestan te fastidias

Los aficionados rojiblancos no entienden que varios de sus jugadores tocados sigan aún con sus selecciones.

David Vinuesa
0
Los aficionados rojiblancos no entienden que varios de sus jugadores tocados sigan aún con sus selecciones.
Oblak ya tuvo problemas con uno de sus hombros. | EFE

Con un Atlético de Madrid-Barcelona en seis días y si la maldita pandemia del coronavirus no se lo impidiese, once de cada diez seguidores del conjunto rojiblanco cogerían su coche particular y se irían a Eslovenia para coger a Oblak del brazo y decirle con tranquilidad: "Vente conmigo Jan, pon el hombro en reposo y no te preocupes que yo te dejo en el Metropolitano en un periquete". ¿Por qué lo harían? Porque es totalmente incomprensible que un jugador tocado, cuyo sueldo de dos cifras empieza con 1 y acaba con 0, siga concentrado con su selección cuando en el último partido de Eslovenia se cayó del once a última hora por molestias en un hombro. Un hombro que, para mayor drama, ya entró en quirófano en 2016.

Lo más seguro es que las molestias de Oblak queden en eso, en un simple susto y en un movimiento esloveno de precaución para evitar males mayores. De hecho desde el Atlético informan de algo menor y de que ni mucho menos han saltado las alarmas en torno a su portero, sin embargo, es difícil de entender cómo se sigue permitiendo que jugadores tocados fuercen poco, muy poco, mucho o 'muy mucho' con selecciones que lo máximo que se están jugando es ganar la Liga de las Naciones. Ojo, en algunos casos, ni eso.

En cada parón, la sensación que algunas selecciones transmiten a los equipos que pagan cifras astronómicas a sus estrellas es que si, por ejemplo, las molestias de Oblak te molestan te fastidias. Si le estás pagando 10 millones netos al año al mejor portero del mundo, pero Eslovenia tiene que jugar ante Grecia el miércoles, te fastidias. Y si crees que quitar a Jan en el mismísimo calentamiento previo al inicio del choque porque le molesta su hombro operado va a provocar que vuelva a Madrid, no te lo crees ni tú y si te molesta, lo dicho, te fastidias.

El planning de Eslovenia está claro. Someterán a Oblak a pruebas médicas para ver si puede jugar el miércoles y como no se vea nada grave te jugará los 90 minutos mientras el Atlético reza con el rosario todas las oraciones posibles para que ante el Barcelona juegue Jan y no el debutante Grbic. Así funciona el mundo de los parones por selecciones. Tú les pagas y ellos les utilizan. Reciben al jugador sano y te lo devuelven como haya quedado.¿Qué pasa si vuelve lesionado? Pues que el club lo recupera, se come el pastel y como el próximo parón no es hasta marzo, la selección en cuestión se lava las manos ya que dentro de unos meses volverá a tener al futbolista en perfectas condiciones. Ole Ole y Ole, si te molesta, ya sabes, te jo...

Ojo, si los jugadores se encuentran bien, adelante. No seamos extremistas. Si Koke y Marcos Llorente se encuentran bien físicamente y no hay ningún problema, que jueguen con España. Si Joao Félix no tiene cansancio ni fatiga, que juegue con Portugal. Pero si Héctor Herrera no juega el primer amistoso de México, sí amistoso, por una sobrecarga, ¿qué hace aún en Austria esperando para jugar un 'partidazo colosal' en forma de 'pachanga' ante Japón? ¿Y qué hace Savic con Montenegro, selección con la que por cierto se ha lesionado 2 de cada 3 veces, cuando no pudo jugar el choque ante Kazajistán por molestias físicas? ¿Y por qué Trippier se queda con Inglaterra cuando sufrió un fuerte choque en la cabeza y los ingleses ya no se juegan nada en el último partido que les toca jugar? ¿Por qué? Pues porque tú les pagas, ellos les utilizan y si no te gusta te fastidias. Te fastidias, les sigues pagando y si vuelven lesionados, les recuperas para cederlos en el próximo parón.

Por todo lo dicho anteriormente, el Atlético de Madrid, que tampoco parece levantar demasiado la voz para evitar este tipo de problemas, se pasará los próximos días tocando madera para que el hombro de Oblak aguante, la cabeza de Trippier mejore y que Savic y Herrera no pasen de unas molestias a una lesión. Rezos por ellos y también durante el Brasil-Uruguay que se jugará al otro lado del mundo. Con la relativa tranquilidad de que el positivo por COVID de Matías Viña no ha afectado de momento a Luis Suárez, Torreira o Giménez, Simeone espera que no haya ningún susto ni con ellos ni con Felipe y Lodi por parte de Brasil. Lo único bueno de este parón para el Cholo es que Kondogbia sí necesita jugar con la República Centroafricana y lo está haciendo, pero por si acaso, más madera por Geoffrey.

¡Toquen madera colchoneros!

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios