Menú
David Vinuesa

El Metropolitano eligió animar al Atlético de Madrid

Cuando el juego del equipo empezaba a generar pitos, el 95% del estadio rojiblanco cambió el sonido de viento por ánimo para los suyos.

David Vinuesa
0
Cuando el juego del equipo empezaba a generar pitos, el 95% del estadio rojiblanco cambió el sonido de viento por ánimo para los suyos.
Morata se abrazó con Simeone tras el gol. | Cordon Press

Suena muy raro decir que el Wanda Metropolitano eligió animar al Atlético de Madrid. Debería ser una frase tonta, sin ningún sentido, ya que lo normal y lo habitual es que el estadio del conjunto rojiblanco anime a los hombres del Cholo Simeone. Eso debería ser lo normal, como bien comento, pero en tiempos de 'guerra' y con 'soldados' nuevos, la trinchera colchonera empieza a escuchar con asiduidad frases que anuncian una aparente muerte futura.

Ante el Bayer Leverkusen sucedieron cosas insólitas en el coliseo madrileño. Aún mucha gente se intenta explicar por qué cuando el fondo sur animó de forma personalizada al Cholo Simeone, una parte de la afición empezó a silbar. Sí, suena extraño, pero hay gente que pitó los apoyos al técnico argentino e incluso los gritos de ayuda que se otorgaron a un desafortunado Koke. Una parte del campo quería animar a su equipo pese al mal partido de los suyos y otra pensó que lo más adecuado era dejar claro que no les gustaba lo que estaban viendo. Esa parte más minoritaria se tomó los ánimos casi como si de una ofensa personal se tratase y nadie entendió por qué.

El fútbol tiene según los historiadores alrededor de 166 años y en todo ese tiempo todavía no se conoce a ningún equipo que empiece a jugar mejor cuando sus aficionados lo pitan. En Inglaterra, cuna del fútbol, entendieron hace mucho tiempo que del minuto 1 al 90 toca apoyar al equipo y una vez finalizada la batalla se inicia o no el consejo de guerra. En España nos cuesta más porque hay cierta tendencia al 'cuñadismo' deportivo, es decir, a buscar antes el triunfo de tu opinión que la victoria de tu equipo. Si el fútbol tiene ya una edad considerable, imaginen el 'cuñadismo'. Hay aficionados que son antes hinchas de sí mismos que seguidores de su propio equipo. Se adora el poder decir a viva voz ese famoso "ves, ya te lo decía yo" antes que el modesto y más humilde "vaya, pues me he equivocado".

La pasada noche hubo un duelo en las gradas del Wanda Metropolitano que ganó claramente la parte que quería animar a su equipo durante otro partido horrible del equipo del Cholo. Fue una noche de trincheras y de valentía. El partido pedía pitos y el juego impreciso de los jugadores del Atlético era como para irse del estadio en la grada y en el campo pasar la pelota a un compañero para evitar asumir responsabilidades. Por suerte para todas las partes, la afición eligió animar y el equipo correr aunque fuese a lo loco y con más corazón que cabeza. Se quemaron los pies de lo que quemaba el balón y solo así llegó el gol de Morata. Ese es el camino a seguir y esa travesía será más segura sin sonidos de viento.

El Atlético tiene aún mucho camino por delante y cuando debe demostrar ese carácter que se le demanda es del minuto 1 al 90. Lo mismo que la afición, según mi punto de vista, que tiene un reto igual de importante o más. La crítica es necesaria, mitificar y perdonar todo nunca ha ayudado a nadie, tampoco perder el respeto a los que se lo han ganado, pero si los colchoneros y colchoneras que llenan el Metropolitano entienden que durante 90 minutos viven en la misma trinchera que sus jugadores, la supervivencia y la victoria en la guerra final estarán más cerca. Ojo, el 'Pupas' lleva muchos años esperando a recuperar su sitio y si le dejan entrar volverá para quedarse.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios