Menú
David Vinuesa

No me dejan escribir sobre Thomas Lemar

El jugador francés está en un estado de forma tremendo y el equipo lo nota cada vez que tiene el balón.

David Vinuesa
0
El jugador francés está en un estado de forma tremendo y el equipo lo nota cada vez que tiene el balón.
Lemar ante el Liverpool. | Cordon Press

No me dejan escribir sobre Thomas Lemar. Ahora mismo estoy jugándome mi salud escribiendo estas líneas sobre el jugador francés del conjunto rojiblanco. He vencido el miedo ante una posible ‘vendetta’ futura y publico esta columna contra todo y contra todos. No voy a esconderme más y esquivaré el intento de censura al que he sido sometido. Voy a hablar maravillosamente bien de Don Thomas Lemar I de Francia, le pese a quien le pese.

Esta es mi verdad, que no me dejan escribir sobre Thomas Lemar, aunque bien es cierto que me han intentado censurar por un motivo que los rojiblancos van a entender perfectamente. Hace unas semanas, mi compañero Domingo Soriano, reconocido seguidor colchonero, se acercó a mí en la redacción de Libertad Digital y de manera tranquila y sosegada me dijo: "Me gustan tus columnas, pero te aviso, ni una sola palabra sobre Thomas Lemar". ¿Por qué? La razón es muy simple y tiene mucho sentido. Domingo quiere que Thomas Lemar viva eternamente en el Metropolitano y su ‘amenaza’ era y es meramente estratégica. Objetivo claro: si los focos están en otros jugadores, los City, Liverpool, PSG, Bayern y compañía mirarán directamente a esas luces y el Atlético, con Lemar bien tapadito y arropadito en la oscuridad mediática, seguirá de colchonero. Rojiblanco y en botella, del Atleti. Así de simple.

Porque lo de Lemar está siendo un escándalo constante y cuento con el permiso del propio Domingo para hacer oficiales y públicas sus siguientes declaraciones sobre el ex del Mónaco: "Creo que nunca el Atleti (al menos en mi vida adulta) había tenido sobre el campo, como el otro día, a tres jugadores juntos con habilidades técnicas de nivel top 10 mundial. Un tridente tipo Lemar-Griezmann-Joao es lo que yo siempre envidié en otros equipos... pensaba ¡qué suerte los seguidores del Bayern o el City!".

Y estoy totalmente de acuerdo con Domingo, las cosas como son, porque tres hombres del perfil técnico de Lemar, Griezmann y Joao, juntos todos sobre el terreno de juego, no aparecen tampoco en mi memoria futbolística. Insisto en que los tres son una delicia, sin embargo, me sigo quedando ahora mismo con Thomas Lemar. El galo ha callado bocas, incluyendo la mía, a base de un fútbol preciosista y sobre todo vertical. Porque Lemar lo que ha aportado y aporta en mayor medida al fútbol del Atlético es vértigo. Incluso cuando Simeone no termina de atreverse a salir de la cueva, Lemar coge una antorcha, guía al resto hacia el exterior y a golpe de cintura y regate pone al servicio de los suyos el calorcito del fútbol ofensivo. Lemar es, en la actualidad, la calefacción que falta en el Wanda Metropolitano cuando hace frío.

Por todo lo dicho anteriormente, la estrategia de Domingo, que yo hoy me he saltado a la torera, me parece acertada. En condiciones normales y con otro perfil público y mediático, Lemar estaría ahora cada dos por tres en las páginas de los diarios The Sun, Daily Mail, La Gazzeta dello Sport, Marca, As, Le Parisien o Bild. Pero no, no lo está y la única realidad ahora mismo es que el Atlético ya está negociando su renovación para regocijo de alguien que siempre confió en él, Diego Pablo Simeone. Sí, sí, el Cholo, el que supuestamente quita talento a los jugadores. ¡Ay, las leyendas urbanas!

En conclusión, lo siento Domingo, no podía callarme esto más. Eso sí, espero poder contarte pronto que Lemar está renovado. ¡Adieu!

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia