Menú

Alsasua o la ignominia del PSOE de Sánchez

El PSOE no sólo no envió a nadie al homenaje a la Guardia Civil en Alsasua, sino que ha tenido la desvergüenza de criticar en los términos más miserables a quienes sí acudieron a la llamada de España Ciudadana por, cuánta desvergüenza, "agitar el odio”.

0

La plataforma España Ciudadana acudió este domingo a la localidad navarra de Alsasua para llevar a cabo un acto de apoyo a la Guardia Civil, al cumplirse dos años de la salvaje agresión que dos miembros del Instituto Armado y sus novias sufrieron en ese bastión proetarra. El homenaje a la Benemérita se desarrolló en una plaza acordonada por la propia Guardia Civil y por la Policía Foral y asediada por una violenta chusma proetarra enemiga de España y de la Libertad.

En su intervención, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, defendió la españolidad de Navarra y la derogación de la disposición transitoria de la Constitución que permitiría la anexión de la Comunidad Foral por parte del País Vasco. Otro tanto hizo el filósofo Fernando Savater, que denunció las pretensiones nacionalistas de crear una nueva tribu cuando navarros y vascos ya están unidos por su condición de españoles.

Aunque el homenaje lo organizó la referida entidad, impulsada por Ciudadanos, asistieron al mismo numerosos militantes y simpatizantes de otros partidos, como el PP y Vox, que estuvo representado –entre otros– por su presidente, Santiago Abascal, y su cofundador José Antonio Ortega Lara, víctima del secuestro más prolongado de los perpetrados por la banda terrorista ETA.

En cuanto al PSOE, no sólo no tuvo a bien enviar a ningún representante a tan oportuno y necesario homenaje a la Guardia Civil en una localidad donde tan difícil tiene el desempeño de su labor, sino que ha tenido la desvergüenza de criticar en los términos más miserables a quienes sí acudieron a la llamada de España Ciudadana por, cuánta desvergüenza, "agitar el odio".

Eso es lo que escribió en las redes sociales el portavoz socialista en el Senado, el indeseable Ander Gil, que para mayor vileza afirmó que ninguno de los asistentes tuvo que "mirar por la mañana bajo su coche" cuando ETA manchaba las calles vascas y navarras de sangre. Hablar así de gente como Abascal, Savater, Ortega Lara o Beatriz Sánchez Seco –víctima del atentado de ETA contra la casa cuartel de Zaragoza que pronunció unas palabras en el acto– es tan repugnante que no cabe sino rememorar a la matriarca de los Pagaza cuando vaticinó que el también socialista Patxi López haría cosas como lehendakari que nos helarían la sangre.

A todo esto, los que volvieron a convertir Alsasua en un albañal de odio fueron los enemigos de España. Los cachorros, mamporreros y albaceas de la banda terrorista ETA.

Lo sucedido este domingo en Alsasua es estremecedoramente descriptivo: a un lado había individuos comprometidos con España y con la Libertad, votantes de partidos como Ciudadanos, PP o Vox, y al otro una chusma vociferante enemiga jurada de España y las libertades. El PSOE, el PSOE de este Pedro Sánchez que ha tomado el poder gracias a los nacionalistas golpistas que devastan Cataluña y a los nacionalistas posterroristas que siguen imponiendo el miedo en el País Vasco y en localidades navarras como Alsasua, no sólo no estuvo sino que se dedicó a difamar a personas como Santiago Abascal, Fernando Savater, Beatriz Sánchez Seco y José Antonio Ortega Lara. Cosas que hielan la sangre y hunden al PSOE de Sánchez en la sima de la infamia política.

España no puede estar en manos de semejantes indeseables.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios