Menú

Barcelona, capital de la violencia política

Esta Barcelona 'kaleborrokizada', avinagrada, hostil, es hija natural de quienes detentan el poder en su Ayuntamiento y en la sediciosa Administración regional.

EDITORIAL
3
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona | EFE

Ha causado honda conmoción en toda España el brutal ataque que sufrieron el sábado por la tarde, en plena Avenida Meridiana de la Ciudad Condal, dos jóvenes de la plataforma Barcelona con la Selección a manos de unos salvajes nacionalistas. Su crimen: pedir públicamente, en el mejor espíritu cívico, que España vuelva a jugar en la segunda ciudad de España.

Es el último episodio del terrible serial que está viviendo la capital de la comunidad autónoma catalana, que padece un grave problema de violencia política, perpetrada con intolerable impunidad por criminales sobrados de odio a España y a lo que ellos suelen denominar "el sistema", es decir, al Estado de Derecho.

Lo peor, lo más grave y peligroso, es que los criminales y quienes deberían perseguirlos y proteger a sus víctimas, es decir, a la sociedad, comparten fobias y objetivos, entre los que descuellan la demonización de las Fuerzas de Seguridad y la erradicación de todo lo que suene o evoque a España. En la atmósfera insoportable que se está generando en Barcelona, no sorprende que TV3 y La Vanguardia silencien el atentado sufrido por las jóvenes de Barcelona con la Selección, que los agresores no hayan sido detenidos… y que una execrable turba violenta reokupe una propiedad privada luego de aterrorizar al propietario y poner en retirada a unas humilladas y ofendidas fuerzas del orden.

Esta Barcelona kaleborrokizada, avinagrada, hostil, es hija natural de quienes detentan el poder en su Ayuntamiento y en la sediciosa Administración regional. Es una Barcelona que indigna y da una profunda vergüenza ajena. Es la ciudad que están destrozando los que quieren acabar con España y que, en el ínterin, están devastando Cataluña.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios