Menú

Eurovegas, un proyecto modélico

Eurovegas es un ejemplo de capitalismo y libertad. Un referente. Así pues, bienvenido sea.

EDITORIAL
3

Eurovegas, el mayor complejo de ocio de toda Europa, se ubicará en Madrid, y más concretamente en el municipio de Alcorcón, tal y como han confirmado este viernes el presidente de dicha comunidad, Ignacio González, y el número dos de Las Vegas Sands, Michael Leven.

El proyecto de inversión más importante que se va a producir en España, y seguramente en todo el Viejo Continente, durante los próximos años ya es una realidad. El proceso de construcción, que se desarrollará en tres fases, comenzará este mismo año, y se prevé que la primera etapa esté terminada no más tarde de 2017.

El macrocomplejo, que ocupará una extensión de 700 hectáreas, albergará doce grandes centros vacacionales, con 3.000 habitaciones cada uno, y representará una inversión total estimada en 27.000 millones de euros. Eurovegas aspira a convertirse en el mayor referente de ocio y convenciones del continente; pretende atraer a cerca de once millones de turistas en quince años, provenientes, principalmente, de toda Europa, incluidos los países de la extinta Unión Soviética. Su culminación permitirá crear unos 250.000 puestos de trabajo, entre directos e indirectos; trabajos que previsiblemente irán a parar en su mayoría a ciudadanos españoles. Tan sólo la primera fase supondrá una inversión de casi 2.700 millones de euros y generará cerca de 80.000 empleos.

La envergadura de la apuesta de Sheldon Adelson –propietario de Las Vegas Sands– en Europa dificulta identificar en detalle las enormes implicaciones económicas que tal proyecto tendrá no sólo para Madrid, sino para el conjunto de España. El potencial que tiene para crear nuevas oportunidades de negocio, generadoras netas de riqueza y empleo, es, hoy por hoy, difícil de calibrar, tal y como aconteció en su día con la propia ciudad de Las Vegas o con los proyectos de Adelson en Macao y Singapur.

Todo son ventajas y beneficios, ya que Madrid se convertirá en uno de los grandes referentes del mundo, mucho más de lo que es hoy, en el mercado del turismo y el ocio. De ahí, precisamente, que resulte del todo incomprensible el rechazo frontal que ha venido manteniendo la izquierda política y mediática al proyecto, blandiendo como principal argumento una moralina del todo hipócrita y falaz, con constantes alusiones al juego, las drogas y la prostitución.

En este sentido, destacan especialmente las críticas lanzadas desde el Partido Socialista de Madrid, que preside Tomás Gómez, el cual no ha dudado en acusar al Gobierno regional de apostar por "modelos equivocados". El que se equivoca es él, y, en general, la progresía española al criticar un plan empresarial, perfectamente legítimo y legal, cuyo único fin es crear riqueza y empleo en el mercado del ocio y las convenciones, y sin necesidad alguna de dinero público. El único modelo válido para los socialistas ya es ampliamente conocido: el de la subvención, el amiguismo y el sector público. Eurovegas, por el contrario, es un ejemplo de capitalismo y libertad. Un referente. Así pues, bienvenido sea.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios