Menú

El indulto de rebaño

El "diálogo" ha sido siempre una entelequia inventada por los secesionistas y Sánchez para vendernos la moto a todos

0

El Gobierno de Sánchez ya ha iniciado los globos sonda para tantear el panorama político ante la proximidad de los indultos a los condenados encarcelados del procés. Ya veo al presidente todos los días en televisión anunciando que queda un día menos para el indulto de rebaño. Pero no nos engañemos, los indultos no van a resolver nada y todas las partes lo saben, pero sin embargo hay una estrategia maquiavélica muy definida.

A este Gobierno no le interesa liberar a políticos independentistas como un acto de justicia o de oportunidad para restablecer el diálogo. Este ha sido siempre una entelequia inventada por los secesionistas y Sánchez para vendernos la moto a todos. Porque de ahí no va a salir nada, salvo la constante fuga de votos del PSOE al PP cuando se anuncien que el Gobierno nacido de una moción contra la supuesta corrupción del PP, protege a políticos malversadores que ni están arrepentidos y que atentan contra la unidad de España, pero Sánchez solo necesita dos cosas para conseguir su objetivo de llegar a 2023, aprobar los presupuestos del año que viene, para lo que depende de ERC y que no se articule una mayoría de bloqueo cuando Iglesias reviva en unos meses con él único propósito que ya tiene en la vida pública: cargarse a Sánchez. Y cree que al menos los indultos que tanto daño y coste tendrán para la historia de España, le sirvan a un presupuesto tan insignificante. Prefiere a etarras o independentistas antes que pactar con los constitucionalistas, y no es difícil entender la razón.

Lo bueno o malo de los indultos, es que no se puede renunciar a ellos; en cuanto se aprueba, si se dan las condiciones, a la calle, aunque no quieras. Y por ahí comienza el relato. El Gobierno indultará a los encarcelados, mayoritariamente de ERC y sobre todo a su gran líder, aunque sólo será del delito de sedición, dejando claro que a los corruptos no se les indulta, porque esto sería como si un gobierno del PP indultara a Bárcenas.

A continuación, el gobierno de Cataluña sobre el que manda Puigdemont, se sentirá traicionado, y se creará un casus belli que sin indultos no existiría. Entonces según la bolita mágica de Sánchez, con Junqueras en la calle podría pactar un acuerdo de Gobierno sin Junts y de paso aprobar los presupuestos de 2022, la única manera que tiene Sánchez de agotar la legislatura. Sin ERC, no hay ni presupuestos ni legislatura, y esto es lo único que del caso catalán le interesa a Sánchez. A cambio, según el sueño húmedo de Sánchez, ERC con los Comunes y PSOE pactarán un gobierno de izquierdas no secesionista; se equivoca, ERC y Junts como Thelma y Louise ya solo tienen un destino en común: el precipicio del soberanismo y no se van a dejar convencer por el ilusionismo del presidente del gobierno.

El Supremo tiene razón cuando indica cuáles son las condiciones de derecho y de hecho que no se cumplen para los indultos, los principales que ni los han pedido los interesados ni que están arrepentidos. El Gobierno puede dictar un indulto contra la fiscalía, contra el Supremo, contra el PSOE, contra los ministros no apoltronados y contra España, pero tanto coste político será a cambio de nada. Ni presupuestos ni concordia, ni leches, todo a cambio de nada.

Los secesionistas que mandan saben que nunca tendrán nada que lleve a un referéndum ni nada que se le parezca, pero como les interesa seguir en el poder engañan constantemente a los independentistas de buena fe; estos deben saber que están siendo traicionados por unos líderes que admiten en público y privado que nunca habrá independencia ni nada que se le parezca, pero que tampoco lo van a evidenciar apoyando a un gobierno Pinocho.

Sánchez alega que con los indultos habrá concordia y se equivoca; pretendía evitar el conflicto con la inmoralidad de los indultos y acabará siendo un inmoral con un conflicto todavía mayor.

El problema es que los indultos acabarán con el PSO…e , y dejarán a la izquierda española como un partido anti España. Frente a ellos un centro reformador que tiene soluciones integradoras pero dentro del marco de la ley, del que nadie puede salirse ni siquiera en la defensa de la concordia.

No nos engañes Pedro, no estás pensando en España con los indultos sino en mantenerte en la poltrona; no vas a solucionar ningún problema de España sino a ahondarlo y además vas a dejar a la izquierda en el resto de España en vías de extinción. ¿Cómo se puede ser socialista un nacionalista antiespañol?, Sánchez va a conseguir que el lema de las primarias de su partido para los opositores sea socialismo o sanchismo, porque ese es el dilema al que se enfrentan los afiliados del PSOE, a decidir si quieren seguir en la tradición socialista española o se van a echar en manos de este vendedor de ungüentos que solo busca su beneficio personal aunque sea a costa de todos los españoles y de trocear a la nación entre soberanistas y marroquíes.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot