Menú

Exteriores 11 de Enero de 2010

AMÉRICA

A tiros

Carlos Alberto Montaner
El mapa político latinoamericano está cambiando a tiros. La violencia es el problema mayor de Venezuela. Así lo perciben los venezolanos de acuerdo con las últimas encuestas. Eso se refleja en la caída de la popularidad de Hugo Chávez. Y con razón: Caracas se ha convertido en una ciudad sin ley, en la que el 95% de los crímenes ni siquiera llega a los tribunales.
ESTADOS UNIDOS

Unos más iguales que otros

Carlos Ball
La actual recesión en EEUU ha hecho que 7,5 millones de personas hayan perdido su trabajo; número que seguirá aumentando, mes tras mes, durante un período difícil de predecir con exactitud, pero que los analistas serios prevén será tan duro como largo. Sin embargo, Larry Summers, el principal asesor económico del presidente Obama, declaró el 13 de diciembre: "Todo el mundo está de acuerdo en que la recesión terminó".
LAS GUERRAS DE TODA LA VIDA

El arzobispo de Praga y Tony Blair

Horacio Vázquez-Rial
Claus Hjort Frederiksen.
"En 2006, el Ministro de Empleo [de Dinamarca] Claus Hjort Frederiksen, explicó que los musulmanes han abusado del sistema de seguridad social en tal medida que eventualmente podrían llevar al estado a la bancarrota (son el 5% de la población, pero consumen el 40% de los recursos de la seguridad social)", informa Sebastián Urbina en su muy recomendable blog.
VENEZUELA

Chávez y la división de poderes

Antonio José Chinchetru
Hugo Chávez.
En uno de esos largos textos que, siguiendo el ejemplo de Fidel Castro, publica para impartir doctrina y mostrar su peculiar modo de ver el mundo, Chávez proclama: "El tiempo es propicio para que todos los poderes, liberados del lastre de su     división –como consecuencia de una nefasta herencia que debemos superar más temprano que tarde– trabajen coordinadamente como lo exige el constitucionalismo popular que toma forma en Venezuela y en nuestra América".
ECUADOR

Apartheid laboral

Gabriela Calderón de Burgos
Rafael Correa.
El código laboral ecuatoriano –que es previo a Rafael Correa– parte de la idea de que es necesaria la intervención del Estado para proteger al trabajador del jefe. En ese sentido, Ecuador no es un caso extraño: creo que no existe un solo país cuya legislación laboral no que parta de ese supuesto.