Menú

Villarejo y las Lolas

Lo que va de Delgado a Cospedal...

0
El comisario Villarejo

Dolores de Cospedal, la otrora Generalsekretär del PP, ha renunciado esta semana a su escaño y a la Ejecutiva del partido. Y todo por un breve cameo en Charlando con Villarejo, la serie radiofónica del año.Esto no es óbice, cortapisa ni valladar para que la ministra Delgado, cuyo trío con Garzón y el excomisario también fue un éxito de taquilla, siga aferrada a su condición de Notario Mayor del Reino como una lapa untada en Loctite.

Estos hechos plantean alguna reflexión, no sabemos bien cuál... pero para eso tenemos en nómina al fraile y al gabacho, que nos sacarán de dudas:

CAMPOS MINADOS
por Monsieur de Sans-Foy

Cospedal deja su escaño
y hace mutis por el foro.
Los demás, andad al loro,
porque no sería extraño
que otras vacas del rebaño,
que hasta ayer fueron sagradas,
queden tan desmejoradas
que las priven del pellejo...
por charlar con Villarejo
de cosas que están grabadas.

¿Espiaba Cospedal
o la espiaban a ella?
Pues, repílfora o doncella,
el marrón va a ser igual.
La política es letal
y es hipócrita al cuadrado:
no castiga al que es malvado,
sólo a aquél que, en un affaire,
queda con el culo al aire
porque alguno le ha grabado.

Es lo malo de esta gente
que en política destaca:
vive cerca de la caca,
y a la larga es muy frecuente
que la pise... y lo lamente.
¿Quién se libra? Algún niñato
que no ha roto nunca un plato.
Ya se irá volviendo viejo...
y vendrá algún Villarejo
que le hará pagar el pato.

DELGADO, LA LOLA
por Fray Josepho

La Cospe dimite,
lo cual está bien.
La otra… ya ven:
su culpa no admite.
Rechaza el envite,
se pone de lado,
se engalla y se engola:
Delgado,
la Lola.

La Cospe es Dolores
también, qué carambas.
Pues Lolas son ambas
(hay nombres peores),
cometen errores.
Y aquí la ha cagado
(ya sé que no sola)
Delgado,
la Lola.

Se enroca, se crece,
reitera que nones.
No tiene cojones…
pero lo parece.
Y sigue en sus trece
(aunque la han pillado
soltando su trola):
Delgado,
la Lola.

Dolores desbarra,
porque en un festejo
el tal Villarejo
(un poli macarra)
la graba en la farra.
Después, la han nombrado
ministra española.
Delgado,
la Lola.

Pues eso, Sanfuá.
La Cospe, en desgracia,
aunque era reacia,
se jode y se va.
Y si ella no está,
ya en otro tejado
se encuentra la bola:
Delgado,
la Lola.

Siga a este par en Twitter: @FrayJosepho, @MonsieurSansFoy.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios