Menú
José García Domínguez

La derecha más idiota del mundo

Como a los niños (y a los tontos), les gusta jugar con fuego. El problema es que esta vez nos quemaremos todos.

José García Domínguez
0
Como a los niños (y a los tontos), les gusta jugar con fuego. El problema es que esta vez nos quemaremos todos.

François Mitterrand solía decir que la derecha francesa es la más idiota del mundo. Pero era porque no conocía a la española. Así, fiel a su tradición, la nuestra va camino de repetir otra soberana torpeza temeraria, muy similar a la que cometiera cuando el referéndum de la OTAN. Entonces, como en el circo, vimos lo nunca visto, el más difícil todavía: Fraga y su corte de carcamales de Atapuerca caminando alegres del bracete de los comunistas prosoviéticos (aún existía el Pacto de Varsovia) y el resto de la extrema izquierda solo por el prurito de sacar a Felipe González de la Moncloa. Un genuino ejercicio de imbecilidad histórica que a punto estuvo de colocar al Reino de España fuera de la órbita del todavía Mercado Común Europeo (recuérdese que el no perdió por los pelos el referéndum). Idéntica insensatez, esa miopía de anteponer el tacticismo cortoplacista de los intereses de partido a la defensa estratégica del sistema, es la que ahora mismo vuelven a exhibir con su impúdico auxilio tácito a Podemos en detrimento del PSOE.

Aún con el cadáver insepulto del Pasok expuesto en la plaza Sintagma de Atenas, hacía falta estar muy ciego para emular aquí los mismos pasos que catapultaron a Syriza hacia la hegemonía en el espacio de la izquierda griega. Bien, pues lo están haciendo. Uno tras otro, el Partido Popular parece empeñado en repetir en nuestro particular ámbito doméstico todas y cada una de las condiciones que llevaron a la sustitución de la socialdemocracia por los antisistema en las instituciones helenas. No otro propósito, por cierto, puede encerrar la interesada proyección de los de Iglesias a interlocutores preferentes, si no únicos, en la campaña del PP. Lo que no ha ocurrido en la realidad, el célebre sorpasso, está siendo provocado de modo obsesivo en el plano del agit prop mediático por los augures publicitarios del partido de Rajoy y sus obedientes terminales periodísticas. El ninguneo deliberado de Pedro Sánchez, la legitimación implícita de Podemos en tanto que genuinos representantes de la izquierda…

El acoso displicente a Ciudadanos, la apelación al miedo de brocha gorda con el afán evidente de polarizar al máximo la confrontación entre la derecha y Podemos, en detrimento de las formaciones del centro, todo en la campaña del Partido Popular parece diseñado con un único objetivo: ayudar a Pablo Iglesias en su nada secreto afán de acabar con el secular papel dominante del PSOE en la izquierda hispana. La misma frivolidad suicida que cuando el referéndum de la OTAN; exactamente la misma. Con la única diferencia de que aquella vez los salvó de sí mismos un inopinado rapto de lucidez del electorado a ultimísima hora. El mismo que no volverá a rescatarlos el 26-J. Como a los niños (y a los tontos), les gusta jugar con fuego. El problema es que esta vez nos quemaremos todos.  

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia