Menú
Miguel del Pino

¿Son peligrosos los virus de nuestros animales?

Las mascotas tienen sus virus específicos pero la pregunta es cuáles de ellas pueden contagiarse de la covid y si son capaces de transmitirlas.

Miguel del Pino
0
Las mascotas tienen sus virus específicos pero la pregunta es cuáles de ellas pueden contagiarse de la covid y si son capaces de transmitirlas.
Perro | Pixabay

La matanza anunciada de quince millones de visones americanos alojados en granjas de peletería europeos, o lo que es igual, la extinción de esta variedad doméstica del visón y de la industria de la peletería, no sólo afecta a la sensibilidad sino a nuestro propio instinto de defensa. ¿Son peligrosas las mascotas en relación con la Covid?

Claro que los animales y entre ellos nuestras mascotas tienen sus virus específicos, pero la pregunta de actualidad se refiere a cuáles de ellas pueden contagiarse de la Covid y si son capaces de transmitirla al hombre.

Desde el comienzo de la pandemia, los Colegios de Veterinarios se pusieron en marcha de manera febril para investigar a nuestras mascotas y determinar si podían, o no, transmitir a los propietarios y a la sociedad en general la nueva enfermedad. Afortunadamente y a pesar de la catástrofe de los visones, no nos llegan malas noticias.

Conviene recordar que la covid es una zoonosis, es decir una enfermedad infecciosa que tiene su origen en cierta especie animal a partir de la cual se transmite al hombre, bien de manera directa o bien indirectamente a través de un vector intermedio que suele ser un artrópodo (insecto o ácaro generalmente)

Todavía no sabemos a ciencia cierta cuál ha sido la especie que ha transmitido el virus Sars Cov-2 a nuestra especie: en realidad sabemos muy poco de los laboratorios de investigación virológica de Wuhan y por extensión de China, de modo que es complicado desmentir de manera categórica cualquiera de las hipótesis que han circulado sobre el origen de la pandemia, por fantasiosas que algunas de ellas puedan ser: lo que parecería lógico es haber recurrido en primer lugar a la Ciencia Veterinaria.

Los veterinarios han sido los grandes ignorados por las autoridades en el estudio de esta zoonosis, y no sólo en nuestro país, sino en todo el mundo: habría sido magnífico que se hubiera incluido a veterinarios en las comisiones de expertos, suponiendo, claro está, que en lo referente a nuestro Gobierno, tales comisiones hubieran existido. ¿O han existido realmente, y se ha preferido dejar por mentiroso al ministro Illa con tal de no revelar las verdaderas identidades de quienes han asesorado a nuestros gobernantes?

Pero a pesar de haber sido ninguneados los veterinarios españoles, a partir de sus colegios profesionales nos han ilustrado con recomendaciones, eficaces y prudentes, y algunas de ellas se refieren a nuestras mascotas más populares y queridas.

Podemos estar tranquilos con los perros: sólo se ha registrado algún caso esporádico como el de un ejemplar muy viejecito que murió en Estados Unidos a causa de un linfoma y parece que portaba el virus Sars Cov 2 por haberse contagiado de personas asintomáticas.

Claro que las patitas de un perro pueden contaminarse en un paseo lo mismo que nuestros zapatos, de manera que extrememos la higiene, utilizando limpiadores específicos para animales domésticos, y mantengamos la presunción de inocencia canina.

Los gatos tampoco suponen ningún problema, aunque en este caso haya que recomendar una medida que debería seguirse siempre. Evitar que deambulen en libertad por el exterior del domicilio.

Los grandes felinos han sufrido en algunos zoológicos norteamericanos contagios a partir de sus cuidadores; resulta curiosa su resistencia, en función de la cual no muestran signos de gravedad, y los que se presentan en ellos son más digestivos que respiratorios.

Los mustélidos, como los visones de las granjas, son particularmente susceptibles a contagiarse a partir de sus cuidadores; lo peor es que parece que ya se han producido en ellos mutaciones del virus que podrían hacer más complicada la labor de obtención de vacunas de alcance universal, pobres animales a los que parece que se va a proceder al inmediato exterminio.

Los virus habituales en nuestras mascotas

Los ignorados veterinarios, a los que nos honramos en homenajear aquí, tienen controlados a través de los programas de vacunación todos los virus habituales o esporádicos de nuestras mascotas: virus de Carré o “moquillo” del perro y otros carnívoros, coronavirus de los gatos, parvovirus de perros y gatos, circovirus de los pájaros y tantos otros “microorganismos filtrables, invisibles e incultivables”, como denominaron a los virus sus descubridores, Mayer e Ivanowski: todos pueden controlarse siguiendo sencillos protocolos.

También el virus de la rabia, el más temido de todos los que pueden transmitirse de animal a hombre ha dejado de ser un problema práctico en nuestro país, al encontrarse en estos momentos erradicado; pero la vecindad de países como Marruecos, donde sigue existiendo entre perros abandonados, o la posibilidad de llegada a la Península de brotes procedentes de la fauna silvestre, debe mentalizarnos para no bajar la guardia y seguir vacunando a todas nuestras mascotas susceptibles de contraerla. Sigamos siempre los consejos del veterinario.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios