Menú

Casado, el Rey y Cataluña

La alusión de Casado a la Corona significa que el Rey ya no está tan solo ante el frente popular separatista

0

Que Pablo Casado anunciara nada más arrancar su discurso de clausura del congreso del PP que ya había comunicado a la Casa Real su elección no fue una mera muestra de cortesía sino un indicio muy revelador de los cambios que propugna el nuevo líder conservador. Se ha acabado en el PP lo de ningunear al Rey.Con la complicidad primero de Rajoy y ahora de Pedro Sánchez, Felipe VI se ha convertido en el pulpo al que atiza el viajante de ratafía que representa a Puigdemont en España para mantener viva la llama de la república catalana.

La posición de Sánchez sobre Felipe VI está clara. Agasajó en la Moncloa al tipo del lazo amarillo que dice que el Rey no es bienvenido en Cataluña por el memorable discurso del monarca el pasado 3 de octubre, dos días después del referéndum ilegal, en plena huelga general montada por la Generalidad sublevada y ante la pavorosa ineptitud de Rajoy y Sáenz de Santamaría. Al cabo de cinco días, cientos de miles de personas plantaron cara en las calles de Barcelona al gobierno separatista catalán. Lo volverían a hacer a finales de ese octubre del golpe a la democracia.

La alusión de Casado a la Corona significa que el Rey ya no está tan solo ante el frente popular separatista y que hay una alternativa para Cataluña diferente al no hacer nada de Rajoy, al diálogo de Soraya y a la temeraria negociación que ha emprendido Sánchez.

La consideración a la figura del jefe del Estado es un paso sustantivo, igual que celebrar la primera ejecutiva posmariana en Barcelona, donde el PP ha quedado reducido a cenizas después de años de complejos e insensateces rematadas por el despropósito de un 155 aplicado por Elsa Artadi y Pere Aragonès en calidad de altos cargos autonómicos de la confianza de Moncloa. Artadi es ahora la portavoz del gobierno separatista y Aragonès, el vicepresidente. Qué vista, Soraya, qué vista.

Haría bien Casado en desconfiar de los reputados asesores que sostenían que en Cataluña no pasaba nada y que son los mismos que están convencidos de que para ocupar el cargo de delegado del Gobierno en Cataluña no vale un ciudadano de Murcia sino que debe ser catalán y catalanista por ese orden exactamente. Luego se extrañan de que un supremacista como Torra haya llegado donde ha llegado.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation