Menú
Pablo Planas

La Abogacía del golpista

ERC se ha cobrado el peaje por anticipado con la conversión de la Abogacía del Estado en el despacho privado de Junqueras.

Pablo Planas
0

ERC se ha cobrado el peaje por anticipado con la conversión de la Abogacía del Estado en el despacho privado de Junqueras.
EFE

Como todo es susceptible de empeorar, el PSOE ha llegado a un acuerdo con ERC que supone un serio y dramático revés para la unidad de España y el constitucionalismo en Cataluña. Durante los años más duros del desafío golpista, los socialistas catalanes se mantuvieron en un delicado equilibrio entre la legalidad y los postulados separatistas. Apoyaron con desgana iniciativas como Sociedad Civil Catalana (SCC) y algunos de sus dirigentes hasta se dejaron ver en las cabeceras de las manifestaciones convocadas por dicha organización. Hay fotos de Iceta con Arrimadas, Albiol y Rivera.

Se notaba que no estaban excesivamente cómodos los dirigentes del PSC, que la bandera de España no acaba de cuadrarles, que hubieran preferido otros compañeros y otro contexto, pero en la fractura social provocada por los independentistas, estos les asignaron el papel de "unionistas", de "ñordos" por los orígenes geográficos "impuros" de algunos de sus dirigentes y de no pocos de sus votantes. Temerosos de quedar en tierra de nadie, se metieron a desgana detrás de las pancartas por la unidad de España y la igualdad entre españoles.

No hacía falta ser un lince para determinar que esa era una posición meramente táctica y puntual. En cuanto se diera la ocasión, volverían los socialistas a una mal llamada equidistancia entre los partidarios de la ley y quienes la pisotean a mayor gloria del proyecto totalitario y supremacista cuyo germen está en el mismo catalanismo. Equidistancia de la que han transitado en un suspiro hasta el terreno de ERC, ahí donde la trampa del derecho a decidir y el espejuelo del derecho a la autodeterminación. Ya dijo Iceta que harían lo que hiciera falta por facilitar la investidura de Pedro Sánchez. Y por si no quedaba claro, José Zaragoza añadió que estaban mucho más cómodos pactando con ERC que con los partidos constitucionalistas. Verde y con asas.

Además del impacto en España, el acuerdo tiene también una repercusión internacional. ERC se ha cobrado el peaje por anticipado con la conversión de la Abogacía del Estado en el despacho privado de Junqueras. Han puesto al servicio de ERC una institución del Estado con el que quiere acabar ERC. Ya habrá tiempo para negociar el referéndum. Lo primero es convertir a Junqueras en el símbolo de una derrota de España en Europa, que el parlamento europeo vote un suplicatorio como si fuera un jurado popular. No es precisamente improbable que la cámara decida que a Junqueras le asisten todos los derechos como eurodiputado, que se imponga de nuevo el peso de la Leyenda Negra y que la sentencia del Tribunal Supremo sea a efectos continentales mero y húmedo papel mojado.

Colaborador de esRadio y LD.

En España

    0
    comentarios

    Servicios