Menú
Pablo Planas

Las viejecitas de Podemos

En sólo unos meses, la estrategia de Podemos respecto a los carcamales ha cambiado por completo.

Pablo Planas
0
En sólo unos meses, la estrategia de Podemos respecto a los carcamales ha cambiado por completo.
Íñigo Errejón | EFE

Carolina Bescansa es la diputada responsable de las encuestas en Podemos que dijo aquello de que si sólo votaran los menores de 45 años Pablo Iglesias sería presidente. Y luego añadió eso otro de que los universitarios urbanos votaban a su partido, mientras que los viejos analfabetos y palurdos de poblaciones de menos de medio millón de habitantes eran del PP o del PSOE. Advertida de que podía haber ofendido no sólo a los electores de los partidos rivales sino a los ancianos en general, alegó: "¡Cómo! Es un hecho estadístico". Bescansa hablaba por la herida de las elecciones gallegas, en las que arrasó Feijóo, y bramaba como quien preconiza la eutanasia obligatoria o, en su defecto, la incapacitación para votar.

En sólo unos meses, la estrategia de Podemos respecto a los carcamales ha cambiado por completo, ya que alguien ha debido de columbrar que los abuelos y las abuelas son muchos, un filón electoral y otro "hecho estadístico". De modo que de vejestorios han pasado a respetables pensionistas que orientan la acción del bloque morado. Pablo Iglesias mismo sacó a pasear un vídeo de doña Teresa Torres Peral en el que la buena mujer, apodada de inmediato la Abuela de Podemos, se mostraba desolada por la pelea entre Iglesias y Errejón y conminaba a todos sus nietos a apoyar a Pablo en lo de Vistalegre II.

Ahora irrumpe en escena otra abuela, Paquita Martín, que fue la señora que agitó el plató de La Sexta el sábado por la noche con su alegato en favor de la igualdad de las pensiones y de dar trabajo a los jóvenes para que suban las ídem. "Tengo 91 años, pero no soy gilipollas", remató doña Paquita, ya convertida en carne de trending topic.

Quejarse de las pensiones no es ni de derechas ni de ser progre, pero pedir trabajo para los jóvenes al objeto de que paguen las pensiones rezuma paleoizquierdismo podemita. No quiere decir eso que la señora Martín sea una espontánea de Podemos. A lo mejor, y como sostenía Bescansa, doña Paquita vota al PP; pero ante el coqueteo de la ministra Montserrat con el precio de los medicamentos y las dudas que siembra la ministra Báñez sobre el sistema, la televisiva abuelita Paz se ha declarado en rebeldía y exige la misma pensión para todos, hayan cotizado mucho, poco o nada.

Sea como fuere, el protagonismo concedido a estas dos mujeres, como si fueran la yaya espídica de las fabadas del anuncio, no oculta la cruda realidad. Los nietos de izquierdas y los de derechas se disputan la herencia de la abuela. Los primeros la sacan a pasear y la utilizan en sus técnicas propagandísticas. Los segundos creen que toma demasiadas pastillas.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia