Menú

Los doce del patíbulo y Varadarajan

Los nacionalistas catalanes están tan complacidos que si les llaman solipsistas les parece estupendo, incluso después de mirar el diccionario.

Pablo Planas
0
Carles Puigdemont | EFE

Los nacionalistas catalanes están tan complacidos que si les llaman solipsistas les parece estupendo, incluso después de mirar el diccionario. La inclusión de Carles Puigdemont, el presidente de la CUP y luego ya de la Generalidad de Junts pel Sí, en un listado de peligros públicos para el buen curso de la civilización y el progreso de Europa ha generado una espontánea oleada de satisfacción que ha merecido hasta una nota en TV3. Teníamos razón, se dicen unos a otros, "el món ens mira". Es verdad, y muy mal que les mira.

En la revista estadounidense Politico, de cierta nombradía, aparece el listado que presenta a los ejemplares por orden alfabético, siendo, a modo de ejemplo, los "british tabloid editors" primeros; los "russian hackers", octavos; Geert Wilders, el último y Puigdemont, el sexto en una clasificación en la que también están Beppe Grillo y Michael Flynn, el más que probable secretario de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, cuyas opiniones dejan a su jefe, Donald Trump, como un boy scout, compara el autor del artículo.

Que Puigdemont salga al lado de Flynn parece un chiste, como el nombre del paciente recolector de potenciales riesgos en carne y hueso, el señor Tunku Varadarajan, pero si googlean un poco verán que es un periodista y escritor indio que estudió en Oxford, investiga en Stanford, escribe sobre Europa y, ojo al dato, es del Real Madrid.

Varadarajan se toma una cierta distancia para contemplar el mundo en general y el viejo continente en particular. Habla español, pero con humor inglés, y arranca su texto previniendo al lector que si 2016 fue malo, hay razones para pensar que el 17 puede ser catastrófico para Europa. Avisa que da por obvios y descontados los nombres de Putin, Erdogan, Trump, Theresa May y Marine Le Pen y que en su lugar ofrece unos alerones, flecos, colgajos o spoilers de los antecitados. Y advierte:

Lo mejor que podemos esperar de ellos es que tengan un año relativamente tranquilo.

Como a Varadarajan el caso catalán, del que parece bien informado, no le afecta, se permite comparar el final del proceso con un Barça-Madrid en "rumbo de colisión". Prevé que tendrán que tomar partido las instituciones europeas y que será negativo para los separatistas, porque la Unión Europea no está para Escocias, Flandes y Ligas del Norte. De la operación Diálogo, en cambio, no dice nada.

Aunque Varadarajan defina a Puigdemont y al resto como esa clase de gente que, si la lía, el lector "deseará no salir de la cama y taparse la temblorosa cabeza con la almohada", y escriba además que lo que pretende el amigo es que una parte de España decida por el todo, los separatistas han acogido la aparición de Puigdemont en el dirty dozen 2017 como la confirmación de que sus esfuerzos diplomáticos empiezan a verse reconocidos. Eso sí, en TV3 omiten lo de pajilleros y ni siquiera dicen que el periodista indio es del Madrid. Se quedan con que Europa tendrá que decidir. Y sí, eso también sale en lo de Varadarajan.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco