Menú

Andalucía

Pedro de Tena

Adiós al susanismo en la dirección nacional del PSOE

Se acabó el susanismo en la dirección nacional del PSOE, pero la incertidumbre permanece en Andalucía.

Adiós al susanismo en la dirección nacional del PSOE - Pedro de Tena
Juan Espadas participan en la mesa redonda del Congreso del PSOe con Ribera y Narbona. | EFE

Para hacernos una idea de la fuerza que Andalucía tiene en la nueva dirección socialista, como ha venido siendo costumbre desde Suresnes, el PSOE andaluz tiene 9 asientos en la nueva Ejecutiva Federal socialista de 47 miembros que preside Pedro Sánchez. Casi un 20 por ciento. Si se la compara con otros territorios, es más visible su musculatura: Madrid sólo tiene 6 y salvo Castilla y León, 4; Canarias,3; País Vasco y Castilla la Mancha, 2, las demás regiones o ciudades autónomas sólo tienen uno. Por ejemplo, Valencia o Aragón o Galicia.

Los titulares de los sillones andaluces son el sevillano Juan Espadas, secretario general del PSOE-A, que es miembro nato por presidir el Consejo de Política Federal, mismo cargo que ostentó Susana Díaz. El jiennense Felipe Sicilia, sanchista de primera hora, es el nuevo portavoz de la flamante Ejecutiva.

En diferentes áreas se hallan el diputado nacional por Sevilla Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, en Política Municipal. Otro jienense y diputado, Juan Francisco Serrano Martínez es secretario para el Pacto de Toledo y la Inclusión Social; María Márquez, parlamentaria andaluza por Huelva se centrará en Formación. Otra sevillana, Beatriz Carrillo es secretaria de Movimientos Sociales, Diversidad y Mayores. La cordobesa y alcaldesa de Montoro (Córdoba), Ana María Romero, tendrá como misión Agricultura, Ganadería y Pesca.

Además de ellos, tiene silla en calidad de vocal la actual ministra de Hacienda, también sevillana, María Jesús Montero, como la tiene la diputada andaluza por Málaga, María Nieves Ramírez Moreno.

Dos factores se aprecian a primera vista. Granada, Almería y Cádiz no tienen quien le escriba en la nueva dirección socialista, quebrándose así el tradicional provincialismo cultivado desde Manuel Chaves hasta Susana Díaz. Sin embargo, Sevilla y Jaén cuentan con 6 de los 9 puestos mientras Huelva, Córdoba y Málaga cuentan con 1 cada una.

Es evidente que la estrategia de Pedro Sánchez y Juan Espadas se centra en la presencia muy activa en las dos provincias que le fueron hostiles al comienzo de su reconquista del PSOE, Sevilla y Jaén. Igualmente es evidente que ya no hay susanista alguno en la Ejecutiva Federal cerrándose así el ciclo anterior. Curioso es que ni ella ni el valenciano y ex ministro José Luis Ábalos hayan sido delegados en este Congreso.

Pero no todo está arreglado en Andalucía cuyo congreso regional se celebrará en Torremolinos (Málaga) los próximos días 6 y 7 de noviembre. Posteriormente, los congresos de las agrupaciones provinciales de Almería, Granada, Jaén y Málaga se celebrarán el 11 y 12 de diciembre, mientras que los de Cádiz, Córdoba, Huelva y Sevilla se celebrarán los días 18 y 19.

Uno de los problemas futuros se centra en Jaén donde el actual secretario general, Paco Reyes, lo ha sido todo durante el mandato de Susana Díaz y ahora ha visto cómo su crítico, Felipe Sicilia, es el nuevo portavoz nacional del partido. De todos es conocido que Sicilia es el encargado de promover el relevo de Reyes que ha logrado colocar, pero en un nivel inferior, a Juan Francisco Serrano.

Otros problemas se barruntan en Cádiz, debido al enfrentamiento entre la actual secretaria general, Irene García, enfrentada tanto al viejo PSOE gaditano de Manuel Chaves y Luis Pizarro como a Susana Díaz.

Tampoco van estar libre de problemas el congreso de Málaga, que parece será dominado por el portavoz del Ayuntamiento de Málaga, Daniel Pérez o el de Huelva, que tendrá que decidir entre Maru Limón, que ha participado en la caída de clan de Mario Jiménez, que ha estado desaparecido, y el alcalde, Gabriel Cruz.

El congreso más llamativo, que no es lo mismo que conflictivo, será el de Sevilla donde tendrá que ser relevada la amiga íntima y leal de Susana Díaz, Verónica Pérez, que tuvo un papel bien visible en la defenestración de Pedro Sánchez en octubre de 2016. Sin embargo, es un congreso que parece totalmente controlado por Juan Espadas.

Hay coincidencia general en señalar que Alfonso Rodríguez Gómez de Celis ha salido reforzado por encima del alcalde de Dos Hermanas y aliado capital de Pedro Sánchez en los comienzos de su batalla interna, Quico Toscano, que ha visto salir a su hombre en la mesa camilla de Sánchez, Francisco Salazar.

Caso especial es la fortaleza de María Jesús Montero, que nunca había manifestado interés por la estructura interna del PSOE, partido en el que no echó los dientes, y que ahora no desdeña formar parte del entramado partidista. La actual portavoz del PSOE en el Parlamento andaluz, Ángeles Férriz, sustituta de Susana Díaz en la Cámara, queda pendiente del congreso regional.

De todos modos, y a pesar de la clarificación relativa del horizonte, las encuestas y la situación estratégica de Juan Espadas, no presagian por ahora una pleamar suficiente capaz de ganar las próximas elecciones andaluzas. Juan Espadas no es parlamentario y su mensaje y su imagen quedan lejos de las provincias. Si las elecciones se anticipan al primer trimestre de 2022, su capacidad de reacción estará debilitada por el escaso tiempo disponible y un rodaje insuficiente.

Temas

En España

    0
    comentarios